Ir a contenido

'FINAL FOUR' EN VITORIA

El CSKA deja al Madrid fuera de la final de la Euroliga (95-90)

El equipo blanco se derrumba en el último parcial y desperdicia una ventaja de 14 puntos

Sergio Rodríguez y De Colo (23 puntos cada uno) dirigen al conjunto ruso, que se jugará el título con el Efes

José María Expósito

Campazzo, desolado durante los minutos de derrumbe blanco.

Campazzo, desolado durante los minutos de derrumbe blanco. / AP / ÁLVARO BARRIENTOS

El Real Madrid ha perdido este viernes la semifinal de la Euroliga que le enfrentaba al CSKA de Moscú (95-90) y no podrá defender este domingo (20.30 horas) el título de campeón de la Euroliga. El conjunto ruso, a remolque todo el partido, ha remontado una desventaja que ha llegado a los 14 puntos en el tercer cuarto tras un antológico cortocircuito del Madrid al inicio del último parcial.

Los 46 puntos repartidos a medias entre Sergio Rodríguez y Nando de Colo (que llevaba 4 al descanso) condujeron al CSKA a la final, donde se enfrentarán con el Efes, que sorprendió al Fenerbahce con un Larkin estelar. En las filas del Madrid, que este año ha perdido la final de Copa contra el Barça y al que tras este batacazo solo le queda la Liga para no quedarse en blanco, los 2 puntos de Ayón y el 1 de 10 en triples de Sergio Llull son el mejor resumen de la derrota. Los vencedores se fueron al 50% de acierto en triples y los derrotados se quedaron en el 29%.

Llull lanza un grito de desesperación. / AP (ÁLVARO BARRIENTOS)

El equipo de Pablo Laso empezó ejerciendo un claro dominio en la zona gracias a Tavares, que acabó el primer parcial con 6 puntos, 7 rebotes y 3 tapones. El miedo que el pívot caboverdiano ejerció sobre los pilares rusos permitió a los blancos cobrar su primera gran ventaja (11-22, m. 7). Sin embargo, de ahí al final del primer cuarto emergió Sergio Rodríguez con una asistencia, un triple y un tiro de dos que dejaron todo abierto (18-22).

El 'Chacho' emerge

El partido entró en una fase de ataques rápidos que le venía como anillo al dedo al 'Chacho'. El jugador canario, sin el apoyo de un De Colo desaparecido hasta el descanso, consiguió él solo voltear el marcador y poner por delante a su equipo (29-28, m. 14). Hasta los dos últimos minutos el CSKA ya no se iba a ver por encima. Laso dio entrada a Causeur (máximo anotador blanco al final con 18 puntos) y el escolta francés le respondió con 9 puntos en poco más de 4 minutos con los que el que el hasta hoy campeón de Europa le mantuvo el pulso a los moscovitas, que cerraron el parcial con un triple de Clyburn (43-45). 

Sergio Rodríguez, presionado por Trey Thompkins. / REUTERS (SERGIO PÉREZ)

Estaba claro que el camino del Madrid hacia la final del domingo pasaba por frenar a Sergio Rodríguez, y de ello se encargó Campazzo. El argentino endureció su defensa sobre el canario y por momentos salió victorioso. Tan duro era el duelo que Dimitrios Itoudis tuvo que darle descanso, momento que aprovechó el Madrid para dispararse en el marcador (51-65. m. 26).

Lo único positivo que sacó el CSKA del cuarto fue el despertar de De Colo, que al bajón del 'Chacho' respondió cogiendo al fin las riendas del ataque y sumó 9 puntos en esos 10 minutos. Esa aparición, sumada a los minutos de Tavares en el banquillo con 3 faltas, a lo que un errático Ayón no respondió como se esperaba, permitió a los rusos llegar con vida al parcial definitivo (m. 65-73).

Cortocircuito blanco

Llegó entonces el cortocircuito en el cuadro blanco. Del 69-78 pasó al 76-78 por una serie de errores de todo tipo. Llull se quedó corto en tres triples consecutivos, De Colo recibió un tiro libre extra tras errar porque sonó inesperadamente la megafonía y a Laso le señalaron técnica por lanzar la toalla al suelo mientras abroncaba a los suyos, lo que los árbitros (entre ellos la alemana Anne Panther, primer mujer en arbitrar en una 'final four') interpretaron como una protesta hacia ellos.

Pablo Laso discute con los árbitros. / EFE (JUAN CARLOS HIDALGO)

Un triple de Clyburn, que había decidido sumarse al festival (18 puntos), colocó al CSKA a un solo punto (79-80) de un Madrid que se había ido del partido. Sin embargo, el estadounidense no fue capaz de completar la remontada desde la línea de tiros libres y Taylor anotó desde la esquina un triple liberador para su equipo, al que en los últimos minutos se le había hecho de noche detrás de la línea (80-83. m. 33).

Llull le da emoción

Pero fue una gota de agua en el desierto. El Madrid siguió atascado en ataque, al revés que De Colo, que puso por fin al CSKA con ventaja a 1.21 del final y con dos tiros libres esta vez sí convertidos encarriló la victoria (89-85 a falta de 45 segundos). Llull anotó un triple estratosférico que puso al Madrid a un punto con 17 segundos por jugar, pero Higgins no falló sus cuatro lanzamientos desde la línea de personal y el Madrid vio como se le escapaba una final que tuvo en sus manos.

CSKA, 95 - Real Madrid, 90

CSKA de Moscú: De Colo (23), Hackett (3), Kurbanov (-), Clyburn (18) y Hunter (8) --quinteto inicial--; Rodríguez (23), Hines (6), Higgins (11), Bolomboy (-) y Peters (3).

Real Madrid: Campazzo (10), Rudy Fernández (10), Taylor (3), Randolph (12) y Tavares (6) --quinteto inicial-- Carroll (5), Ayón (2), Causeur (18), Thompkins (9), Deck (2) y Llull (13).

Parciales: 18-22, 25-23, 22-28 y 30-17.

Árbitros: Boltauzer (ESL), Ryzhyk (UCR) y Panther (ALE). Eliminaron por faltas personales a Campazzo, Rudy Fernández y Tavares en el Real Madrid.

Pabellón: Fernando Buesa Arena (13.199 espectadores).