NBA

Anatomía de una canasta

Toronto Raptors jugará la final de conferencia Este tras una canasta histórica de Kawhi Leonard

Marc Gasol y Serge Ibaka fueron protagonistas en la victoria en el séptimo ante Filadelfia

Momento de la última canasta del séptimo partido de la serie entre Tornto y Filadelfia.

Momento de la última canasta del séptimo partido de la serie entre Tornto y Filadelfia. / NBAE

Se lee en minutos

Hay algunas veces en las que las líneas temporales se difuminan y las conexiones artísticas traspasan épocas y avances. En la concepción del mundo de una generación que no ha conocido la vida sin tecnología digital, una fotografía es el retrato de un momento histórico, pero pocas veces lo es rodeado de la expresividad que tenían los grandes pintores analógicos.

En el último segundo del Raptors-Sixers, mientras el balón se debatía entre entrar o salir, Leonard, el lanzador, el centro del cuadro, adoptó esa figura, tenso, en cuclillas, como si fuera la única forma de situar su lengua en el ángulo justo para empujar, de alguna manera, el balón para poner el 92-90 final.

Embiid, aún recomponiendo su figura, atisbó el balón rebotando contra el aro y sus puños se cerraron casi instintivamente, hasta quedar en ese incómodo momento, a media celebración, mientras se decidía el destino de su temporada.

El cuadro de emociones

En los momentos cruciales se revela personalidad de cada individuo, desde el señorío de un Scariolo que apenas varía el gesto, entre retocar su corbata y tapar su boca, hasta la insospechada protagonista, la atónita chica de la toalla. Todo pasando por el inconformista VanVleet, que quería entrar para palmear la pelota; dos guardias de seguridad a los que, acostumbrados a no mirar al juego, les pareció mejor mirar al marcador; o un señor pleno de satisfacción, con una sonrisa apacible, justo detrás de otro serio como si estuviera en una misa de funeral. Entre la gama de reacciones del banquillo, de la expectación a la plegaria, la cara de Simons denota la tragedia.

Máxima presión

La tensión del partido fue máxima, todos los grandes estaban respondiendo en el día señalado, entre ellos la defensa de Marc Gasol sobre la gran amenaza rival Joel Embiid, siempre incómodo, con la efectividad mermado por el constante hostigamiento de una defensa coral, enérgica e intensa de Toronto que desesperó a los de Filadelfia, sobre todo en los minutos decisivos del último cuarto.

Entonces emergió la figura de Kawhi Leonard. Todo el mundo en el pabellón sabía que era el señalado para lanzar el último tiro, incluida la defensa de los Sixers y todo el pabellón canadiense, no hubo truco, ni despiste; solo el milímetro que separa el éxito de la decepción. Marc Gasol despegó de su mano un balón que, previo rodeo por media línea de tres puntos, acabó, casi al final del parqué, en el abismo rojo, rebotando seis veces en el aro, de aquí hacia allá, antes entrar.

Mientras se desataba la locura, en el momento en el que todo el mundo miraba a Kawhi Leonard, Gasol estaba compartiendo un saludo de respeto y admiración con Embiid, la joven megaestrella que ha aprendido, entre lágrimas, una lección de la experiencia. “Volverás a estar en una situación como esta”, confesó el pívot africano que le vaticinó el catalán.

Finales de conferencia

Los Raptors son el patito feo de las franquicias NBA, con sede en Canadá, con un sistema tributario diferente al del resto de equipos, sin el atractivo de otras franquicias para reclutar agentes libres; recuperaron para la causa a una estrella de la liga, Leonard, y, en el último momento del mercado, recurrieron a Marc rebuscando en el mercado, la pieza extra para marcar la diferencia.

Te puede interesar

Marc Gasol va a jugar la final de la conferencia Este de la NBA contra el equipo de su hermano Pau, baja por una fisura en el empeine del pie, a partir de la madrugada del miércoles al jueves, también junto al congoleño nacionalizado español Serge Ibaka. El rival es Milwaukee Bucks, el mejor equipo de la temporada regular gracias al liderazgo imparable de Giannis Antetokounmpo y con la participación activa del montenegrino nacionalizado español Nikola Mirotic.  

En la otra final, la de la conferencia Oeste, los Golden State Warriors comenzarán la defensa del título ante Portland Trail Blazers, que eliminó a los Denver Nuggets de Juancho Hernangómez, esta madrugada con las ausencias de Kevin Durant y DeMarcus Cousins.