Ir a contenido

LOS CUARTOS DE FINAL DE LA EUROLIGA

El Barça afronta tocado el primer 'match ball' ante el Efes

"Tenemos que ganar sí o sí. Sabemos que es eso o irse a casa", admite Hanga

Luis Mendiola

Los jugadores azulgranas, en un tiempo muerto del tercer partido ante el Efes

Los jugadores azulgranas, en un tiempo muerto del tercer partido ante el Efes / JAVI FERRÁNDIZ

Tocado anímicamente por el duro correctivo en el tercer encuentro frente al Efes (68-102) y sin margen para el error. Esa es la situación en la que el Barça afronta viernes el partido de Euroliga frente al Anadolu Efes (21.00 horas), convertido en el primero de los dos ‘match ball’ de que dispondrá el equipo turco, que domina la eliminatoria por 2-1, para asegurar su clasificación para la ‘final four’ de la Euroliga.  “Es un partido que hay que ganar sí o sí. Sabemos que es ganar o irse a casa y que es decisivo si queremos sobrevivir, aunque para esto tendremos que mejorar muchas cosas”, asume Adam Hanga.

“Los jugadores están decepcionados, como todo el mundo. Nadie es feliz. Nadie tiene buena cara después de un partido en el que la mayoría pensaba que ganaríamos antes de jugar. Pero ahora no es tiempo de sufrir o llorar. Es tiempo de levantarse inmediatamente. Todo depende de nosotros. Todo está en nuestra manos”, reconoció el técnico Svetislav Pesic, que intenta recomponer en el escaso margen de 48 horas la confianza de un vestuario que saltó hecha pedazos ante el vendaval del equipo turco.

El base estadounidense Shane Larkin fue una pesadilla con 30 puntos, pero todo el Anadolu Efes desplegó un ataque demoledor, hasta pasar por encima del Barça, que no supo en ningún momento cómo parar el golpe. El equipo de Ergin Ataman se aplicó con un ritmo alto de juego, movió bien el balón, y encontró siempre a un tirador abierto: Larkin, Micic, Simon o Beaubois, aunque los interiores Moerman y Pleiss también sumaron.

Más actitud

 Pesic considera que no es tanto un problema táctico, como un problema de la actitud con la que afrontar el partido. “Tenemos que estar centrados en jugar al baloncesto, no en ganar o perder”, valoró el preparador yugoslavo. “Creo que nos faltó intensidad, sobre todo en defensa y en el uno contra uno”, apuntó sobre los problemas que lastraron al Barça en el partido de este miércoles, antes de subrayar lo que necesitaban cambiar. “Tenemos que tomar decisiones, no esperar. Tomar la iniciativa y asumir la responsabilidad cada uno, el entrenador también, para ver cómo podemos ganar y hacer cosas que parecen fáciles, como meter los tiros libres. En este partido metimos 8 de 21. Hay que meterlos también. Son detalles importantes que pueden hacer cambiar un partido”, resumió Pesic.

Hanga, cree, por su parte, que el Barça debe llevar el partido a un pulso más físico, como sucedió en los dos partidos en Estambul. “A nadie le gusta perder de 30. Pero al final es lo mismo que perder de uno. La derrota hay que tomársela como un mal día. No tenemos mucho tiempo pero tampoco creo que sea algo táctico. Tenemos que jugar más físico. Luego podemos perder como en el primer partido, pero no como sucedió ayer”.