Ir a contenido

ENTREVISTA CON EL ENTRENADOR DEL BARÇA DE BALONCESTO

Pesic: "Pienso que el nuevo Navarro es el equipo"

El técnico azulgrana se confiesa feliz por el cambio vivido en el Barça antes de afrontar el 'play-off' europeo

"Tenemos un plan, sabemos cómo jugar contra el Efes, tácticamente estamos preparados", asegura

Luis Mendiola

Svetislav Pesic posa para la entrevista con El Periódico

Svetislav Pesic posa para la entrevista con El Periódico / ALBERT BERTRAN

Su llegada hace 14 meses al Barça como relevo de Sito Alonso se interpretó como provisional, una salida al laberinto de malos resultados y pérdida de prestigio que se vivía. Pero en este margen de tiempo, el efecto de Svetislav Pesic (28/08/49, Novi Sad, Serbia) ha sido tan beneficioso en el baloncesto azulgrana como en su primera etapa en el Palau (2002-04) cuando levantó la primera Euroliga. Dos títulos de Copa consecutivos, el liderato de la ACB y la clasificación para los ‘play-off’ de la Euroliga, a donde no se llegaba desde hace tres años, le avalan. Antes de afrontar la eliminatoria europea ante el Anadolu Efes, con los dos primeros partidos en Estambul miércoles y viernes próximos, acepta hablar con EL PERIÓDICO. El técnico parece un hombre en paz con la vida, seguro de los pasos que le aguardan. “En mi vida solo me faltan mis padres y Yugoslavia, todo lo demás lo tengo”, asegura.

_-¿Cómo se siente con todo lo que está por venir con el ‘play-off’, con la posibilidad de llegar a la ‘final four’ y la parte final de la temporada? Lo importante es cómo se sienten los jugadores, que son los protagonistas. Mi trabajo no cambia por lo que viene que es analizar cómo están los jugadores, cómo piensan, cómo reaccionan a las instrucciones del entrenador y tomar decisiones. Y cuando se espera mucho de ti, como siempre se espera del entrenador, no tienes presión, solo vives la tensión como parte que mejora tu concentración. Mi cometido es preparar al equipo para ganar. No hay tiempo para pensar qué pasará ganemos o perdamos. No está en mi cabeza. Fue solo después de ganar la Euroliga en mi primera etapa cuando entendí lo importante que era para la gente y para el club. 

"La afición se ha identificado con el equipo, les gusta cómo juega y lucha" 

 -Da la impresión de que es una persona que se siente cómoda en situaciones de tensión. Me gustan estos momentos, me siento bien. Pero también pienso que lo mejor que podemos hacer para prepararnos para momentos así es jugar bien contra el Breogán, contra el Zaragoza, en todos los partidos que jugamos. ¿Qué quiero decir? Que cuando de verdad el entrenador se siente cómodo es cuando ganas y juegas bien. Esa es la mejor forma de preparar este ‘play-off’ y eso es lo que he hecho.

-¿Cómo analiza la eliminatoria ante el Anadolu Efes? Hace un mes jugaron contra ellos y la derrota del Barça fue contundente. Nos encontraremos con un ambiente extra hostil. Saben utilizar el apoyo del público. Pero una cosa positiva es que nosotros hemos jugado en el último año varias veces contra ellos. Jugamos hace un mes en esa cancha y sabemos lo que nos espera. Y puedes ver en los ojos de nuestros jugadores que queremos ganar. Tenemos un plan. Sabemos cómo jugar contra el Efes y también este tipo de partidos. Cuando perdimos en Estambul, analizamos lo que pasó. Pienso que tácticamente estamos preparados para lo que nos espera.

Pesic ve deseo en la mirada de sus jugadores / ALBERT BERTRAN

-Usted habla del deseo en los jugadores. ¿Es lo que marca la diferencia? El deseo siempre es importante. Pero en este tipo de partidos no basta. El deseo te hace dar un paso extra en defensa, en ataque, en rebotes. Y motivación no falta. Pero lo importante es tener un plan de juego y mantener concentración en momento difíciles. Como en todos los partidos, hará falta tomar buenas decisiones. En ataque y en defensa. Los equipos que pierden menos balones, tienen más oportunidad de controlar el ritmo y ganar.

"El equipo ha mostrado carácter en los momentos difíciles. Ahora  puede competir y ganar a todos"

-Llegó al Barça como una solución temporal, había sensaciones malas. Pero en 14 meses ha cambiado todo. ¿cómo lo ha conseguido? Sé que mi trabajo es importante. Llevo 37 años como entrenador y antes 15 como jugador. Y he entendido hace mucho tiempo una cosa: que el entrenador no puede estar por encima del equipo. Es verdad que hubo una fase de mi carrera en la que pensaba que yo era lo más importante. En esa época, gané de forma consecutiva el Europeo con Alemania, con el Alba Berlín, con Yugoslavia en el Europeo y en el Mundial, el triplete con el Barça. Pensaba que ganábamos porque yo era el entrenador. Lo pensaba de verdad. Eso es confianza en mí, primero. Pero era más que eso. Después llegaron algunas derrotas y choqué con la realidad. Y ahora sé que el entrenador no puede estar por encima del equipo. No es bueno. Pero también es importante que los jugadores sepan que hay una persona que les puede ayudar a mejorar, que es el entrenador. En el Barça vivimos este momento.

-¿Le satisfacen más los dos títulos de Copa o que el equipo haya asumido su filosofía? Hemos ganados dos Copas y, naturalmente, estamos muy contentos por ganarlas contra un gran equipo como el Madrid y en su pista. Pero para mí mejor el mejor resultado de este año no fue la Copa ni estar primeros en la Liga, sino que justo después de la Copa, que supuso un enorme esfuerzo porque fueron tres partidos consecutivos y una final con prórroga, a la semana siguiente volvimos a ganar otra vez contra el Madrid y contra el Baskonia. Eso para mí es el gran éxito. Me motiva y me demuestra que el equipo tiene ahora también carácter para concentrarse y ganar en momentos difíciles. Si hablamos solo de resultados esto es para mí es más importante que la Copa y me hace sentir muy bien.

-¿Se ha acabado la etapa de reconstrucción o aún queda mucho camino? Del Barça se espera siempre ganar. Pero tengo también la sensación de que los aficionados del Palau se han identificado con equipo, les gusta cómo juega y lucha. No siempre jugamos bien o extraordinario, pero el deseo de ganar y mostrar que son el Barça está siempre ahí y llega a la gente. Que la mayoría de los aficionados crean que podemos clasificar para la ‘final four’ es una señal de que creen en nosotros y que saben que estamos preparados para dar el máximo en el ‘play-off’. Pero después es importante la continuidad. El Barça la tenía con Aíto y después con Xavi (Pascual), aunque eran diferentes épocas y filosofías. En los últimos tiempos, nadie sabe cuántos jugadores han pasado por aquí. Ahora estamos en una etapa en la que todos en el club buscamos esa continuidad y pienso que este equipo ahora tiene una base de jugadores con la que seguir en los próximos años.

El técnico del Barça se considera yugoslavo y añora su antiguo país / Albert bertran

-¿Hay mucho margen entre el Barça y los tres equipos que han marcado el paso en Europa en los últimos años: Madrid, Fenerbahçe y CSKA? Este año era importante para nosotros porque hemos incorporado seis jugadores nuevos, que habían jugador Euroliga, pero en otros equipos, con otros objetivos. Pero sabemos que ahora mismo, en abril, podemos competir y ganar contra todos, que no es fácil, porque todos los grandes como Fener, Madrid o CSKA tienen la ventaja de la continuidad y la experiencia para partidos importantes, los que se deciden en los últimos cinco minutos. Pero nosotros tenemos  deseo de ganar y con eso se compensa la experiencia y también la calidad de otros.

"Hubo un tiempo en que creía que ganábamos por mí. Pero el entrenador no puede estar por encima del equipo"

Todos los grandes tienen una estrella de referencia: Llull, en el Madrid; Larkin, en el Efes; De Colo, en el CSKA...El Barça la tenía en Navarro ¿quién hace ahora ese papel? Navarro había nacido aquí, era un producto del Barça y encontrar un relevo no es fácil. Lleva su tiempo. Pienso que el nuevo Navarro es el equipo. Pero también hay que pensar que hace 15 años Navarro era solo un jugador de equipo. Igual que Llull no es el mismo que cuanto estaba en Manresa. O Jordan en su primer año. Es verdad que los equipos grandes tienen grandes jugadores, con personalidad, gente como Bodiroga en su momento que pueden decidir. Tenemos a Tomic, que tiene su personalidad. Pero juega en una posición en la que es más difícil. Suelen ser más los exteriores los que deciden el destino de un club o de un partido. Ahora vienen partidos donde todos podrán demostrar su personalidad.

-Acaba su contrato en junio ¿Tiene decidido lo que hará? Aún no lo sé. Hubo una época en la que siempre me planteaba qué hacer en los siguientes cuatro años. Ahora no. Ahora me interesa el presente y cómo ayudar al equipo. Pero también intento trabajar como si fuera a estar aquí en los próximos 10 años.Eso no quiere decir que no hable de futuro con el club, sobre conceptos, formación, jugadores. Pero es una temporada muy dura. Con muchos partidos. Tengo que pensar qué quiero: si estar en el baloncesto hacer otras cosas. A veces me falta mi familia. Me falta mi niña (su hija Ivana), mis nietos (Luca, el hijo de Marco y Freja, la hija de Ivana). Ellos siempre me ha ayudado y a veces tengo la sensación de que no he estado con ellos todos lo que debería. No sé…