Ir a contenido

EUROLIGA. BARÇA - MADRID (77-70)

El Barça completa la fiesta de Navarro con un gran triunfo ante el Madrid

El tridente formado por Heurtel, Tomic y Kuric y el dominio en el rebote impulsan a los azulgranas

Luis Mendiola

Heurtel lanza a canasta ante Llull y Tavares

Heurtel lanza a canasta ante Llull y Tavares / JORDI COTRINA

La celebración en el Palau Blaugrana fue completa. La liturgia del barcelonismo instaló a Juan Carlos Navarro en el Olimpo de las leyendas con la retirada oficial de su camiseta con el número 11, que será la que cuelgue del techo del recinto azulgrana, y el equipo completó la fiesta con una valiosa victoria frente al Madrid (77-70) que le acerca un poco más a su objetivo de los ‘play-off’. El homenaje a 'La Bomba' fue redondo.

En una semana trufada de clásicos, tanto en fútbol como en baloncesto, iniciada el miércoles con la conquista del Bernabéu y el billete para la final de Copa para el equipo de Ernesto Valverde, el baloncesto puso también su grano de arena. No pudo ser mejor el prólogo para la cita liguera que aguarda al fútbol este sábado también en Chamartín.

El tridente formado por Heurtel (17 puntos, 10 asistencias), Tomic (22 puntos, 13 rebotes) y Kuric (15 puntos), todos en números espectaculares, unido al dominio en la pelea por el rebote de los azulgranas (39 por 28), marcó diferencias y rompió una racha negra de los barcelonistas que habían perdido los últimos cinco partidos europeos con los madridistas y no levantaban el puño desde noviembre del 2016.  

 El triunfo lleva un premio añadido para el Barça, la cuarta plaza provisional, que deberá ratificar la próxima semana en la cancha del Anadolu Efes, con quien está empatado. El premio, en caso de conseguirlo, no puede resultar más valioso: la ventaja de campo en las eliminatorias de cuartos de final.

“Era una victoria muy valiosa por el partido y por lo que representaba. Creo que hemos jugado a un nivel muy alto, de lo mejor de esta etapa”, valoró Tomic, que elogió el trabajo de Heurtel.  “Es el mejor base para un pívot”, admitió. “Hemos jugado muy bien, con rebote ofensivo y defensivo”, recalcó Heurtel.

Desgaste en defensa

Tomic y también Kuric fueron los encargados de despertar al Barça en un pulso que no empezó bien para los azulgranas, situado en una batalla física, con la defensa como principal argumento y en el que acumularon 11 pérdidas en los primeros 20 minutos, unos números muy alejados de lo que es habitual para el equipo de Pesic, que cuida de forma especial el balón.

El Madrid supo desplegar mejor su plan de partido, amparado en la intimidación inicial de Tavares, en las acciones de Ayón y también en el acierto exterior de Rudy y Carroll, y eso llevó al equipo de Laso a abrir margen con cierta claridad (21-29, m. 15).

Después de un primer cuarto en el que los azulgranas vivieron de la inspiración de Heurtel y también de los puntos de Ribas, los jugadores de Pesic, lograron encontrar el camino hacia sus pívots, especialmente a Tomic. Frente a Ayón, el croata impulsó la reacción barcelonista con unos minutos espléndidos en los que se disparó hasta los 13 puntos en los primeros 20 minutos. Y le tomó el relevo un inspiradísimo Kyle Kuric, que multiplicándose con lanzamientos exteriores y penetraciones dio, junto a Heurtel, paso a los mejores minutos del Barça y a un vuelco notable en el guion (42-37).     

Un parcial de 6-0 impulsó los mejores minutos del Barça en la reanudación, llevando sus ventajas hasta los 13 puntos (50-37, m. 24) y dejando la sensación de que, en cualquier momento,  podía dar el golpe definitivo.

Perdonó más de la cuenta el cuadro azulgrana, sin embargo, y eso dio una vida extra al Madrid que encontró la forma de engancharse de nuevo al encuentro de la mano de Randolph. El ala-pívot estadounidense siempre raya a un nivel altísimo en el clásico y lideró un parcial de 1-9 que dejó todo muy abierto (56-51, m. 30) para el último parcial. En esa fase decisiva, el Barça acentuó su dominio de la zona con Tomic y Singleton (67-54, m. 35) y eso le permitió aguantar las embestidas de los madridistas, que intentaron con triples desesperados de Rudy y Campazzo cambiar su suerte sin conseguirlo.

Ficha técnica

FC Barcelona: Heurtel (17), Hanga (-), Claver (4), Singleton (4), Tomic (22) -cinco inicial-, Seraphin (3), Pangos (5), Ribas (5), Oriola (2) y Kuric (15)

5 de 18 triples (Kuric, 2). 39 rebotes, 11 of. (Tomic, 13). 17 asis (Heurtel, 10).

Real Madrid: Llull (9), Causeur (2), Deck (2), Randolph (12), Tavares (4) -cinco inicial-, Rudy Fernández (15), Campazzo (6), Reyes (4), Ayón (4), Carroll (10), Prepelic (-) y Taylor (2).

8 de 31 triples (Rudy, 3). 28 rebotes, 8 of. (Randolph, 9). 12 asis (Llull, 4)

Árbitros: Matej Boltauzer (Eslovenia), Ilija Belosevic (Serbia) y Emin Mogulkoc (Turquía). Eliminados: Rudy Fernández (min.38).

Parciales: 16-17; 26-20; 14-14; 21-19

Incidencias: partido de la 24ª jornada de la Euroliga disputado en el Palau Blaugrana ante 7.311 espectadores. Antes del partido, el Barcelona retiró la camiseta de Juan Carlos Navarro