Ir a contenido

HOMENAJE A UNA LEYENDA

Navarro: "Echo de menos competir, aún saltaría a la pista"

El Barça retirará hoy el dorsal 11 del jugador de Sant Feliu y lo colgará en el Palau en los prolegómenos del partido contra el Madrid

Luis Mendiola

JORDI COTRINA

Después de una carrera monumental en números (20 temporadas con el Barça) y en conquistas (35 títulos), irrepetible en todos los sentidos, Juan Carlos Navarro recibirá este viernes el reconocimiento de su club, con la retirada oficial de su número 11. El acto se celebrará unos 45 minutos antes del partido de Euroliga frente al Madrid (21.00 horas). Su camiseta colgará del Palau con las de otros mitos del baloncesto azulgrana: Epi, Solozábal, Jiménez y Dueñas.

Llevamos ya varios meses de competición, con usted alejado de las pistas. ¿Cómo es la vida sin esa carga de adrenalina, sin vivir el deporte al día? Mejor que al principio, eso seguro. Pero aún con momentos complicados. Echo muchísimo de menos competir. Han sido muchas vivencias en estos 30 años. Todo eso se ha cortado de raíz. Hay que buscar otras rutinas. Disfruto de otras cosas como la familia. He abierto un negocio. Pero cuando veo a los compañeros jugar, tengo mono y aún saltaría a la pista.

Usted es una persona que se define como familiar y que siempre dice que su mujer y sus dos hijas son lo más importante. En ese aspecto ha salido ganando. Han cambiado un poco las tornas. Ahora como mi mujer está en el negocio, llevo a mis hijas a entrenar y soy el que está más tiempo con ellas. Antes casi nunca podía hacerlo. Van creciendo y aprendiendo y me gusta ver esa mejora. También voy yendo a la ciudad deportiva, veo partidos de chavales. Voy a reuniones en el club. Es todo un poco diferente. Pero es ley de vida.

Ha abierto un restaurante en Sant Just, la VemutTeca. ¿Necesitaba emprender un nuevo proyecto? Era una idea de mi mujer desde hace tiempo. Y ha coincidido que yo también tengo más tiempo y puedo pasarme.  A ella siempre le ha gustado cocinar. Y lo que intentamos es que la gente coma bien, que esté a gusto, que repita. De momento llevamos dos meses y algo y está yendo muy bien.

Dicen que lo peor para un deportista es la hora de la retirada. Usted creía que iba a seguir y se enfadó por las formas. Al verlo ahora desde cierta distancia, cree que era la decisión correcta. Sí me ha costado bastante asumirlo. No me gustó como pasó. Y el club ha dicho varias veces que se podían haber hecho las cosas mejor. Pero ya está. Hay que pasar página y ser positivos. Es la decisión que se tomó en su momento y no lo he analizado mucho más. De hecho, es una cosa que tenía llegar tarde o temprano.

"Que retiren mi camiseta me hace sentir orgulloso. Va a ser emocionante"

El cub retira su camiseta con el número 11. ¿Qué supone para usted? Es lo máximo. Quiere decir que has hecho las cosas bien, que te has dejado la piel por tu club, en tu casa, por el Barça. Y tener esa camiseta en el Palau para siempre no lo puede decir mucha gente. Es algo que me hace sentir orgulloso.

Cuando la gente mire la camiseta colgada en el Palau ¿qué le gustaría que dijeran de usted?  Espero que la gente piense que soy alguien que se dejó la piel,que lo dio todo y estuvo siempre ahí, en los buenos y los malos tiempos,  y sobre todo un jugador respetado y buena persona.

Entre los homenajes que ha recibido, ha tenido uno de la ACB en la cancha del Madrid durante la Copa ¿Tiene un valor especial para usted? La gente del Wizink reaccionó muy bien. La verdad es que estaba nervioso. Hubo algunos silbidos. Era  inevitable, porque siempre hay alguno por ahí que por hacer más la coña que por lo que piensen, la lía un poco. Incluso hubo gente que silbaba a esos silbidos. Pero orgulloso que tanta gente en el campo rival te ovacione.

Navarro posa en el restaurante que acab de abrir en Sant Just / JORDI COTRINA

¿Qué espera del acto del Palau? Va a ser un momento emocionante, por estar con mi gente, mi familia, mis amigos. Y por todo lo que pasó cuando se aplazó (el fallecimiento de su padre el 25 de noviembre). Es una fecha ya marcada para mí. Vendrán muchos recuerdos de mi padre, de todo lo que hemos vivido, porque siempre ha estado conmigo. Pero estoy deseando que llegue.

"Me costo asumir el adiós. No me gustó. Pero hay que ser positivo. Tarde o temprano tenía que llegar” 

Ha tenido que oírse muchas cosas en algunas pistas, pero no sé si lo que más le ha molestado han sido los cánticos de 'Navarro vete al teatro'. Bueno, no. Incluso lo veo gracioso. Pero no siento que haya hecho nunca teatro. Es un poco injusto. Siempre decían que me daban poco y yo lo exageraba más. En cada equipo hay dos o tres jugadores que hacen eso o más. Y siempre lo he dicho. Yo he recibido mucho más de lo que he dado.

Un comentario común en el baloncesto es que en una generación de oro como la suya, usted ha sido el jugador de más talento. Nunca me he visto así. Ha habido jugadores increíbles y por eso hemos hecho lo que hemos hecho. Quizás yo he tenido más desparpajo o talento natural, aunque también he trabajado mucho para llegar hasta aquí. Yo también hablaría de Raúl, López, de Pau... Supongo que cuando lo dicen es en comparación con el físico y mis características.

Tiene una carrera inigualable en títulos y reconocimientos, en especial en su club.  Cuando repasa los números ¿qué piensa? Te vas dando cuenta en los homenajes en los que recuerdan mi historial de que he hecho una gran carrera. Pero siempre he sido de los que quería más. Y hubo un impasse de unos años al principio y un periodo en los últimos tiempos 3 o 4 años con el Barça en los que no se ganó tanto. Me hubiera gustado ganar alguna liga más. Una Euroliga más hubiera estado genial. Pero no me puedo quejar, sin duda.

Con qué se queda de todos estos años. ¿Cuál ha sido su mejor recompensa? Me quedo con lo que me dice la gente por la calle. Me dan las gracias por haberlo dado todo al deporte. Y aparte de los títulos, me quedo con la relación que he tenido con mis compañeros. Soy alguien que se ha llevado bien con todo el mundo.

El club le dio la oportunidad de escoger sus pasos. Ha encontrado ya su espacio ¿Dónde cree que puede ser más útil su experiencia? No sé aún. Hablamos de que este fuera un año de transición. Ellos querían que me metiera más. Que viajara con el primer equipo. Yo de momento no lo veía. Quiero ver donde encajo. Ahora estoy en la Ciutat Esportiva viendo chavales, ayudándoles. Eso me llena más. Pero no descarto nada. Estoy formándome y aprendiendo cómo va el club por dentro.

El homenaje llega con la visita del Madrid justo después de la final de Copa.  ¿Cómo valora lo que pasó en Madrid y la reacción blanca? El Barça tuvo una reacción increíble. Todo el mundo vio lo que pasó y si se hubiera pitado esa falta clarísima a Singleton no estaríamos hablando de nada de esto. Pero creo que el Barça fue más consistente y jugó mejor. Después se cometieron muchos errores, como los propios árbitros han dicho. Pero el Barça fue justo vencedor.

Pesic llegó como recurso pero en dos años ha ganado dos títulos ¿Ha recuperado el Barça el buen camino y la estabilidad? Creo que una de las cosas que tiene Pesic es que tiene a todo el mundo en su sitio y la gente va a tope. Es su filosofía. Que no hay ningún partido ni entreno que se tire. Hay que trabajar y trabajar. Hay una mejora increíble de cómo estábamos antes al momento actual. La gente de afuera ha vuelto a tener respeto por el Barça, el que teníamos hace años.