LA LIGA ENDESA

El Barça agrava su caída con una derrota en la pista del Unicaja

Los azulgranas ofrecen una pobre imagen y suman su cuarta derrota en cinco partidos (78-73)

El azulgrana Ante Tomic  intenta el lanzamiento en presencia de Shermadini

El azulgrana Ante Tomic  intenta el lanzamiento en presencia de Shermadini / DANIEL PÉREZ (EFE)

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola

¿Hacía dónde camina el Barça? A punto de cruzar el umbral del 2019, pocos son capaces de adivinarlo. Puede que acabe despertando. Puede. Pero, por ahora, la cotización del equipo de Pesic va a la baja, por las sensaciones que transmite, por la falta de un líder, por la indefinición en el rol de la mayoría de los jugadores. Por las desapariciones en ataque. Y sí, claro, por las derrotas. Como la de este domingo en Málaga (78-73). Una más. Más dolorosa porque se aguardaba una reacción después del repaso del Madrid en la Euroliga. Es la cuarta en los últimos cinco partidos. Puede utilizarse la palabra crisis sin discusión.

Después de meses, el Barça sigue en construcción, es incapaz de dar una imagen convincente y lo que es peor, en lugar de ir incorporando a jugadores al proyecto, los va perdiendo por el camino. Como Tomic, que vive su particular bajón  o Pau Ribas, que ha desaparecido de la rotación y no se tienen noticias.

Pangos y Singleton, dos de los jugadores con quienes existías expectativas más altas, siguen diluyéndose partido a partido, especialmente el base. Del estadounidense se espera mucho más que sus 3 de 11 en tiros de campo. Debía ser un jugador referente. Alguien sobre quien apoyarse en los momentos delicados. Y el papel intrascendente de hombres como Blazic, Pustovyi o Smits sigue acentuándose.

Reproches entre Singleton y Oriola

Con ese panorama, Pesic que suele ser conservador y acostumbra a no jugársela, acaba por no hacer casi rotaciones. O hace cambios poco entendibles, como sucedió en el último cuarto. Eso reduce la aportación de los azulgranas a Heurtel, a Kuric, cuando encuentra la onda, a Claver Oriola. Es decir, muy poco bagaje para las empresas que afronta, como las del Unicaja, un equipo que no ha perdido esta temporada en casa, bien ensamblado por la mano del técnico Luis Casimiro. Y las sensaciones desde el banquillo, como el cruce de reproches entre Singleton y Oriola en un momento del último cuarto, no dejan intuir nada bueno.

El Unicaja funcionó con más regularidad y mejores sensaciones, sobre todo cuando acertó con el triple, un aspecto en el que el canadiense Wiltjer sobresalió (4 de 9). La defensa les dio dividendos, sobre todo en el marcaje a Tomic, al que sacaron del partido . Los triples y también el dominio del rebote reforzaron la confianza de los malagueños, que lograron correr y encontraron más hombres con los que sumar. Los 43 puntos anotados por el banquillo del Unicaja marcaron diferencias.

Desde el inicio se vio que el Barça iba con vuelta perdida, desplegándose sin confianza. Con Pangos se multiplica la espesura. Con Heurtel existe más fluidez (14 asistencias), aunque a veces abusa del bote del balón. Así, el juego de los azulgranas es de corriente alterna. El Unicaja intentó asestarle el golpe antes del descanso (33-22, m. 16), pero el Barça consiguió rehacerse. Pero otro arreón antes del final del tercer cuarto, con tres triples consecutivos de los malagueños y un parcial de 11-2 (62-50) dio un margen tan confortable a los malagueños, que las prisas finales de los barcelonistas no valieron para nada. Por suerte, la derrota sorprendente del Madrid en la cancha del Breogán le permitirá mantener la primera posición de la Liga.

 Ficha técnica

Unicaja: Roberts (6), Jaime Fernández (7), Milosavljevic (4), Wiltjer (14), Shermadini (4) - cinco inicial- Díaz (2), Díez (8), Salin (8), Lessort (10), Waczynski (8) y Suárez (7).

FC Barcelona: Pangos (8), Kuric (12), Hanga (12), Singleton (9), Tomic (4) - cinco inicial- Smiths (-), Heurtel (8), Pustovyi (8), Claver (7) y Oriola (5).

Noticias relacionadas

Árbitros: Peruga, Aliaga y Torres. Sin eliminados

Incidencias: Partido correspondiente a la 12ª jornada de la Liga Endesa en el Palacio Martín Carpena ante 9.750 espectadores