Ir a contenido

LA LIGA DE BALONCESTO

El Barça homenajea a Navarro con una paliza al Madrid

El nuevo líder deborda al equipo blanco por 86-69 tras el minuto de silencio por la muerte del padre de 'la Bomba'

Joan Carles Armengol

Los jugadores de ambos equipos guardan un minuto de silencio por la muerte del padre de Navarro.

Los jugadores de ambos equipos guardan un minuto de silencio por la muerte del padre de Navarro. / EFE / MARTA PÉREZ

El partido comenzó con un minuto de silencio y acabó con el Palau Blaugrana, repleto de público, desbordado por el entusiasmo. Juan Carlos Navarro, por desgracia, no pudo recibir el homenaje de la retirada de su camiseta, ese número 11 que el gran capitán lució durante casi dos décadas. El fallecimiento de su padre de madrugada frustró la fiesta prevista. Pero el equipo quiso rendir a 'la Bomba' su particular homenaje y realizó un partidazo ante el rival al que más ganas le tiene. El clásico se resolvió con un contundente 86-69 y el Barça accediendo en solitario al liderato de la Liga ACB, con 9 victorias y una derrota, por delante de un Real Madrid que se vio desbordado totalmente en una tarde-noche de emociones azulgranas. Navarro verá colgada su camiseta en otra ocasión, pero de momento sus excompañeros le dedicaron una exhibición que demuestra que el Barça, después de dos temporadas para olvidar, quiere volver a estar lo más arriba en el baloncesto español y europeo.

El clásico era la culminación de 10 días intensísimos con cinco partidos aglomerados, que se resolvieron con una sola derrota y un gran balance: líder en la Liga ACB y en la zona alta, con 6 victorias y 3 derrotas, en la Euroliga. Y lo mejor es que no parece ser esta una situación provisional. El equipo, con Svetislav Pesic en el banquillo, se ha vuelto a unir, ha formado una piña, y todos los jugadores intentar aportar lo mejor que tienen. Como Kyle Kuric, el bombardero de los tres puntos, que destrozó la resistencia blanca con tres triples y 11 puntos en el último cuarto. Como Pierre Oriola, un ídolo de casa en un Palau que ayer acogió su mejor entrada de la temporada (7.160 espectadores), que se fue con 9 puntos oportunos y el reconocimiento por su intensidad. Como Thomas Heurtel, 11 puntos dede la dirección del juego en la que también brilló Kevin Pangos (7 y 4 asistencias). Como Chris Singleton (12 y 8 rebotes), como el recobrado Adam Hanga (12 y 3 rebotes), o como el impagable Kevin Seraphin de gran reserva, que cuando sale es capaz de capturar 8 rebotes (3 de ellos ofensivos) y colaborar en ataque (6 puntos).

En definitiva, una nueva gran exhibición coral del Barça, de los titulares y los teóricos suplentes, que decantó del lado local en los últimos 10 minutos un choque tan caliente como es habitual. El Madrid de Pablo Laso, con la baja de Sergio Llull, se fue de nueve en el segundo cuarto (24-33, m. 14) y solo perdía de cuatro al final del tercer cuarto (63-59). Pero el Barça no dudó en ningún momento y, con un gran dominio bajo los aros (36 rebotes a 27, pero 11 a 5 en ataque) y un mejor control de la pelota (solo 10 pérdidas, por 15 de los blancos), le propinó un parcial de 13-0 en el último periodo que le disparó hacia un triunfo tan merecido como emotivo. Va por el Barça, va por Navarro.

La ficha

86 - Barça Lassa (20+19+24+23): Pangos (7), Kuric (16), Claver (6), Singleton (12), Tomic (7) -cinco inicial-, Seraphin (6), Ribas (-), Hanga (12), Blazic (-), Heurtel (11) y Oriola (9).

69 - Real Madrid (19+17+23+10): Campazzo (10), Carroll (12), Deck (1), Randolph (8), Tavares (8) -cinco inicial-, Causeur (2), Fernández (2), Ayón (9), Prepelic (3), Taylor (10) y Reyes (4).

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Sergio Manuel y Álberto Sánchez. Sin eliminados.

Incidencias: partido de la décima jornada de la Liga Endesa disputado en el Palau Blaugrana ante 7.160 espectadores. Antes del partido se guardó un minuto de silencio en memoria del padre del exjugador Juan Carlos Navarro. Los jugadores de ambos equipos lucieron un crespón negro por este motivo.