23 feb 2020

Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Barça rompe en Estambul su mala racha fuera de casa

Singleton y Tomic impulsan a los azulgranas en la cancha del Darussafaka (71-79)

Luis Mendiola

El azulgrana Chris Singleton supera en el lanzamiento a Evans en el partido de Estambul 

El azulgrana Chris Singleton supera en el lanzamiento a Evans en el partido de Estambul  / TOLGA BOZOGLU (EFE)

Un muro cayó al fin para el Barça en Estambul. Arrancar un triunfo lejos del Palau se había convertido casi en una hazaña para los azulgranas en las últimas temporadas (6 victorias en los últimos 32 desplazamientos) y el equipo de Svetislav Pesic cambió este viernes esa sensación imponiéndose en la cancha del Darussafaka, el campeón de la última Eurocup (71-79) con una actuación sobresaliente de Singleton (18 puntos, 5 rebotes, 22 de valoración) y Tomic (17 puntos), que se combinaron para impulsar a los azulgranas a su segunda victoria en cuatro jornadas en la competición europea.

El triunfo dejó algunas cosas positivas, como la eficacia de la pareja interior azulgrana, el buen trabajo defensivo de la primera parte o el cuidado de balón (solo seis pérdidas). Pero también surgieron detalles preocupantes de un equipo que combina momentos solventes, con bajadas inexplicables de tensión, en los que pierde ventajas cómodas. En la transición entre el quinteto titular del técnico serbio  y la segunda unidad no existe continuidad y las constantes vitales del colectivo caen en picado.

Tomic y Singleton siguen siendo los valores más seguros. El pívot croata cuenta con un protagonismo absoluto. Todos los balones pasan por él. Para que se la juegue en acciones de uno contra uno. O para que distribuya. Y Singleton se lo ha ido ganando en estas pocas semanas. Sus excelentes porcentajes desde el triple lo han convertido en una de las soluciones más recurrentes en el ataque barcelonista. Pero además, el ala-pívot estadounidense suma también en defensa, cuidando las líneas de pase, ayudando en el rebote, colocando algún tapón.

El problema es que pasan los partidos y no aparece nadie capaz de seguir el paso de ninguno de los dos. No tiene explicación más allá de la falta de confianza de jugadores como Claver, Ribas o Heurtel (aunque el francés estuvo bien en la segunda mitad),  o por la falta de forma, como sucede con Seraphin quien, a pesar de sus recursos en ataque, está lejos de su mejor forma.

Después hay en la plantilla jugadores como Kuric, Oriola o Blazic, cuyo rendimiento depende del día, y pueden pasar de protagonistas a testimoniales, sin punto medio. En ese escenario es más inexplicable aún la falta de oportunidades con las que cuentan dos jugadores como Roland Smits o Pustovyi, con una amplia experiencia, más allá de que Pesic, en su libro de cabecera, no apueste por jugar con más de 10 hombres.    

Doble cara

La doble cara del Barça volvió a aparecer así en Estambul. La salida azulgrana fue espectacular en todos los sentidos. En defensa, el equipo de Pesic fue capaz de forzar varias pérdidas y capaz de parar las transiciones en ataque, uno de los aspectos más peligrosos del Darussafaka.  En cinco minutos, los azulgranas habían acumulado un esperanzador margen de 12 puntos (3-15) pero en apenas seis minutos lo había vuelto a perder (22-24, m. 11), enredados en los cambios y el paso de Tomic y Singleton por el banquillo.

La vuelta de los titulares y el acierto desde el triple (tres de Singleton, uno de Ribas) volvió a cambiarle la cara al Barça que recuperó la iniciativa y volvió a funcionar en defensa para irse al descanso con ventaja (40-47).

Cambio de escenario

El Darussafaka subió líneas en la reanudación, elevó su porcentaje de acierto desde el triple, con Evans como protagonista, y empezó a correr y a dominar la zona con un Michael Eric poderoso, con lo que le complicó la vida, y mucho, a los azulgranas. El cambio de guion fue completo y el cuadro turco logró llevar su ventaja hasta los seis puntos del tercer cuarto (64-58, m. 30).

En esas circunstancias adversas, el Barça supo cambiar la dinámica encomendándose, de nuevo, a sus dos pívots titulares, Tomic y Singleton, a un Heurtel mucho más activo, y también a los tiros libres, con un Darussafaka excesivamente cargado de faltas, lo que facilitó el camino del triunfo en el tramo final. 

Ficha técnica

Darussafaka:  McCallum (6),  Kidd, (10) Peiners (- ), Evans (6), Savas (5 ) –cinco inicial- Ozmizrak (5), Demir (8), Ozdemiroglu (- ), Brown (8), Diebler (4 ), Eric (17).

7 de 25 triples (Evans, 2). 32 rebotes, 12 of. (Eric, 9), 12 asistencias

FC Barcelona: Pangos (7), Kuric (3), Claver (2), Singleton (18), Tomic (17) –cinco inicial- Seraphin (9), Ribas (3), Blazic (5 ), Heurtel (13), Oriola (2 ).

6 de 20 triples (Singleton, 3). 36 rebotes, 17 of. (Seraphin, 6). 17 asist (Heurtel, 5).

Parciales: 18-23; 22-24; 24-11; 7-21