Ir a contenido

LA COPA DEL MUNDO DE BALONCESTO

Anna Cruz: "El objetivo tiene que ser disfrutar de este Mundial"

Luis Mendiola

Anna Cruz bota el balón en un entrenamiento de la selección

Anna Cruz bota el balón en un entrenamiento de la selección / ALBERTO NEVADO / FEB

Entre los nombres claves para entender la época dorada del baloncesto femenino emerge el de Anna Cruz (Barcelona, 27/10/86), una de las integrantes del club de las centenarias (150 internacionalidades), autora de canastas decisivas como la que consiguió sobre la bocina frente a Turquía, que abrió la puerta de las semifinales en los Juegos de Río. Camino de su sexta temporada en el Dynamo Kursk ruso, que dirige el seleccionador Mondelo, cuenta con el título de la WNBA (en 2015 con las Lynx) y también la Euroliga (2017).      

La incombustible Laia Palau asegura que este Mundial en España y jugar delante de su gente es un regalo para una generación única, la mejor de la historia, en la que usted participa. ¿Lo comparte? Creo que hay que disfrutar de este Mundial, ese tiene que ser el objetivo porque no se sabe si vamos a ser capaces de vivir algo parecido nunca más. Es un regalo, un premio a toda una trayectoria de este grupo, algo que nos hace sentir privilegiadas.

En los últimos años son habituales al podio. El hecho de que ahora el torneo sea en casa ¿hace que sientan la presión?No sé cuántos años llevamos haciendo medallas y por eso se nos exige más. Pero nosotras sabemos también lo mucho que nos ha costado y que no va a ser nada fácil conseguirla. Ni nos creemos superiores a nadie, ni tampoco  vamos pensando que vamos a lograr una medalla con la gorra. Pero tampoco estamos demasiado pendientes del favoritismo que nos otorguen. Vamos a ir paso a paso. Y ahora lo que toca es el primer partido con Japón.

El cuadro conduce a un teórico cruce en semifinales con EEUU si se cumple la lógica. Yo lo firmaría ahora mismo. Pero llegar hasta allí va a ser un camino largo y duro. Ya hubo muchas sorpresas en el Europeo y en este Mundial el nivel será muy alto, así que solo podemos pensar en lo que podemos hacer nosotras. ¿EEUU? Vienen con un equipo de super estrellas, y aunque no vengan todas, siguen estando por encima de todos los equipos. Nada es imposible. Pero parten con mucha ventaja.

"Cuando algo cuesta sabe muchísimo mejor. Solo nosotras sabemos lo que nos ha costado llegar donde estamos"

Cuenta con un palmarés envidiable. ¿Le ha dado el baloncesto más de lo que soñaba? Pues pensándolo así, fríamente, he conseguido cosas inesperadas, que ni siquiera había soñado, porque empecé a jugar sin marcarme un objetivo, y cosas cada vez mejores como un anillo de la NBA femenina y una plata olímpica, que no podía ni siquiera imaginar. Al final también es atreverse a afrontar cosas nuevas y seguir dando pasos en mi carrera. Ir a la NBA, al extranjero....

Cruz defiende a Torrens, en un entrenamiento de la selección / ALBERTO NEVADO (feB)

A este grupo de jugadoras les ha costado alcanzar el reconocimiento, que le ha llegado después de años en primera línea. Cuando cuesta tanto, ¿sabe mejor? Sabe muchísimo mejor. Solo nosotras sabemos lo que nos ha costado llegar a donde estamos. Nunca ha sido fácil, pero cuando tienes que hacer un gran esfuerzo, y sabes que has tenido que vaciarte y dar lo máximo, también sabes que ha merecido la pena.

"Este grupo tiene talento, pero nos dejamos la vida en defensa. Tiene garra, actitud. El talento solo no asegura nada"

Alba Torrens, la gran estrella de este grupo, asegura que su mejor canasta no la metió ella, que la metió usted en los  cuartos de los Juegos de Río. Me hace gracia que Alba diga eso, porque en realidad ha metido canastas importantísimas en su carrera. Alba es un lujo capaz de hacer inesperadas en momentos claves. El otro día la definíamos como el genio de la lampara mágica. Pero que diga eso también demuestra la química del grupo. Yo también digo que aquella canasta no la metí yo, la metimos entre todos y también me ayudó la Virgen. Fue increíble. Canastas como esa entra una de quinientas veces que lo intentes. Así que mejor si podemos llegar a los finales de partido sin que tengan que alinearse todos los astros.

Mondelo dice que la clave es que esta selección es sobre todo que es un equipo, con una química muy especial. Cada año mantenemos un núcleo fuerte de jugadoras que llevamos mucho tiempo y que nos  conocemos muy bien, como Silvia Domínguez o Laia Palau, con las que juego casi de memoria. Y las que llegan no desentonan y se adaptan rápido. Es un grupo de talento, pero aparte de eso nos dejamos la vida en defensa. Es lo que destaca de este grupo:  las ganas, el carácter, la garra, la actitud. Saber que si no tienes un buen día, y miras a tus compañeras, otra lo va a tener. Tener solo talento no te asegura que vayas a llegar. Nos hemos ganado a pulso la imagen de rival incómodo, contra el que nadie quiere jugar.