Ir a contenido

EL INICIO DE LA PRETEMPORADA

La vida sin Navarro: el Barça abre una etapa incierta

El baloncesto azulgrana afronta el nuevo curso sin el referente en los últimos 20 años y el mejor jugador de toda su historia

Luis Mendiola

Navarro besa la Copa conquistada en febrero, su último trofeo como jugador del Barça

Navarro besa la Copa conquistada en febrero, su último trofeo como jugador del Barça / Angel Medina (EFE)

Nada será lo mismo para el Barça esta temporada tras hacerse oficial la retirada de las canchas de Juan Carlos Navarro. Será difícil escapar a la sensación de orfandad que deja su marcha en el Palau Blaugrana, su casa en las dos últimas décadas, por mucho que el club le prepare un cargo a su medida para que siga ligado a la sección y se prolongue su huella. Navarro es el Barça hasta donde alcanza la memoria.

Por el banquillo han desfilado técnicos como Aíto, Pesic, Montes, Flores, Ivanovic, Pascual, Bartzokas, Sito y, ahora otra vez, Pesic. Por los despachos, mánagers como Maceiras, Savic, Creus, De la Fuente y Nacho Rodríguez. Pero en todo este tiempo, la gran referencia ha sido ese talento extraordinario camuflado en un cuerpo normal que llegó al FC Barcelona con 13 años desde el equipo de su pueblo, el Santfeliuenc, para convertirse en leyenda.

"Me gustaría que siguiera cerca de mí, su mentalidad ganadora ayudará al equipo", afirma Pesic

 “Supongo que ha sido una decisión difícil para el club y más para él. Con lo que ha sido, le habrá costado más que a cualquiera. Ha marcado una época”, destaca Victor Claver. “La huella que deja es muy importante”, reconoce Pierre Oriola,“y nadie podrá ocuparla porque es un jugador único e irrepetible”.

El mayor defecto que puede atribuirse Navarro es también su mayor virtud: su pasión por el baloncesto, esa que, a pesar de sus 38 años, le hacía desear más y más en la cancha: otra temporada, otro desafío, olvidándose que los héroes también acaban echando un pie a tierra. Podrá debatirse sobre el momento y la oportunidad del adiós, que el jugador quería escoger. Pero no sobre las formas, poco afortunadas por parte de un club cuya historia engrandeció desde su llegada.

“Estoy seguro de que ha sido una de las decisiones más complicadas de su vida, porque en toda mi carrera como entrenador no he conocido a un jugador con más ganas de jugar y disfrutar del baloncesto que él”, valora Pesic. “Es muy importante que se haya quedado. Es decisión suya su nueva función, pero me gustaría que estuviera cerca del equipo y de mí, ya que su ejemplo y mentalidad ganadora serán útiles”

Sin relevo inmediato

Los mejores años de la sección tienen el sello de Juan Carlos Navarro, igual que las últimas temporadas, desde la Euroliga del 2010, han sido una búsqueda desesperada sin éxito de encontrarle un relevo, mientras se iba apagando su extraordinaria calidad por las lesiones y los problemas físicos.

"La sensación de vacío es mayor porque no hay nadie de la cantera como él", reconoce Ribas

¿Y ahora qué? Esa es la pregunta del millón. La marcha de Navarro deja una bruma de pesimismo innegable en el baloncesto azulgrana, que este viernes inició los entrenamientos de la nueva temporada. Con su marcha, la plantilla se queda sin un solo jugador de la cantera, lo que no había pasado en toda la historia. Algo tan inaudito como lamentable. Una mirada hacia abajo deja abierto un resquicio de esperanza con Pol Figueras, Aleix Font, Sergi Martínez o Atoumane Diagne, cada vez más cerca de la élite, pero necesitados aún del salto final. “Tendremos una atención especial sobre estos chicos para ver su potencial”, promete Pesic.

“La sensación de vacío es mayor porque no queda un jugador que sea de de la cantera desde pequeño, como él”, interpreta Pau Ribas. “Los de aquí podemos ayudar al aficionado a sentirse cómodos. Pero un jugador como él, con 20 años en el club, es muy difícil de repetir”.

En la búsqueda de relevos hubo dos apuestas sólidas, que acabó malogrando el interés de la NBA. El balear Álex Abrines, llegado al club con 18 años, parecía el elegido, hasta que los Oklahoma Thunder se cruzaron en el camino. Igual de convincente parecía la apuesta de Mario Hezonja, este sí, formado en las categorías inferiores, que acabó reclutado por los Orlando Magic. Más difusa, la opción del gerundense Eric Vila, después del título júnior de la Euroliga del 2016, tampoco fue creíble y el ala-pívot de 2,09 y 20 años decidió seguir su formación en la liga universitaria de EEUU. La de Rodion Kurucs, casi inédito el pasado curso, y traspasado este verano a los Brooklyn Nets, nadie se la creyó.

Falta de resultados

La vuelta al primer plano del mejor Madrid de la historia, el de Pablo Laso en el banquillo y Llull, Sergio Rodríguez, Reyes, Rudy o Doncic en la cancha, ha añadido en los últimos años aún más desesperación a las decisiones en los despachos del Palau, muchas erráticas. También a la entrada y salida constante de jugadores ya desde la época de Creus y Pascual, que apenas ha tenido resultados satisfactorios (la Liga del 2014, la Copa del 2018) y sí, en cambio, mucha desafección y gradas vacías, por la falta de referentes, que ha vuelto a sufrir otro revés este verano con la negociación fallida por llevar al banquillo a Sarunas Jasikevicius, la opción más ilusionante para la afición.

"Nadie podrá ocupar su lugar porque es un único e irrepetible",  afirma Oriola

La gestión de la salida de Navarro en los despachos no ha sido afortunada. Habrá que dejar cierto margen para juzgar la apuesta deportiva, marcada otra vez por numerosas altas (6)  y bajas (10), para ver si el Barça es capaz de cambiar el rumbo con las decisiones de Nacho Rodríguez, la dirección de Pesic y el nuevo vuelco a la base, con Diego Ocampo relevando a Alfred Julbe.

Los fichajes de Singleton (Panathinaikos) y Pangos (Zalgiris), tops europeos en su posición y el deseo de contar con los jóvenes del filial parecen ir en la buena dirección. Pero los indicios ya no bastan. Pesic incluso vende optimismo. “Es una temporada ilusionante”, afirma. “Haber mantenido jugadores de experiencia como Tomic y Ribas es muy importante, pero también hemos pensado en el futuro a medio y largo plazo con las llegadas de Smits y Pustovyi”, explica el técnico serbio, que ha apostado por jugadores con experiencia en la ACB como Pangos, Kuric, Blazic y Pustovyi.

El Barça, que abre la pretemporada ante el Joventut (2 de septiembre), antes de la semifinal de la Lliga Catalana ante el Baix Manresa (8 de septiembre) retirará camiseta de 'La Bomba' en una despedida a lo grande, posiblemente en el primer partido de Liga frente al Gran Canaria (30 de septiembre). El adiós llega acompañado también de un homenaje popular, que le da una dimensión real a su figura. Irrepetible, inigualable o único son algunos de los elogios de sus compañeros, los que de verdad saben lo que supuso enfrentarse o tener al lado a ‘La Bomba’ y también lo mucho que el Barça lo añorará. 

Una mirada al futuro

Diagne, Font, Figueras y Martínez (en la imagen) compaginarán el primer equipo y el filial. Campeones júniors de la Euroliga en el 2016 forman parte de la mejor generación de los últimos años. "Los cuatro vienen de un gran trabajo previo", explica Diego Ocampo, nuevo técnico del Barça B. "Figueras entiende muy bien el juego y hace buenos a sus compañeros. Font es muy bueno de tres puntos y ha mejorado su capacidad de pase. Martínez usa muy bien el cuerpo, carga el rebote y juega bien sin balón. Y Diagne domina el rebote y tiene un gran interés en aprender y mejorar" .

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.