Ir a contenido

LAS SEMIFINALES DE LA LIGA ACB

El Baskonia deja al Barça al borde de la eliminación

El cuadro vasco logra el 2-0 en un partido muy físico pese a notable mejora del equipo de Pesic (85-79)

Luis Mendiola

El azulgrana Hanga lanza a canasta en presencia de Huertas 

El azulgrana Hanga lanza a canasta en presencia de Huertas  / David Aguilar (EFE)

El Barça se enfrentará a un reto imposible en las semifinales de la Liga Endesa. O, como mínimo, frente a uno que nadie ha superado hasta ahora en la historia de la Liga: remontar un 2-0 en contra en las eliminatorias por el título.

Ese es el escenario que dibujó el Baskonia con una nueva victoria este miércoles en un partido muy físico, intenso de principio a fin,  cargado de emoción, en el segundo partido de la serie en el Buesa Arena  (85-79). El triunfo de los vitorianos, en una demostración de carácter y también del talento que atesora el cuadro de Pedro Martínez, deja al equipo de Pesic  al borde del KO, necesitado de una proeza. La única buena noticia para los azulgranas que la serie, al mejor de cinco encuentros, se moverá este viernes al Palau Blaugrana (21.00 horas).

 La poderosa transformación que vivió el Barça respecto al primer partido, que cedió por 25 puntos, mereció seguramente  más recompensa. La mereció por el enorme despliegue físico colectivo. Por la actuación fabulosa de Adrien Moerman, que completó una de sus mejores actuaciones como azulgrana, con sus 18 puntos y 5 rebotes. Por el liderazgo que ejerció Hanga desde la posición provisional de base que le tocó asumir.

Pero en una batalla física despiadada, el Barça demostró recursos más limitados (la ausencia de Ribas y Oriola acabó pesando) y pagó también la mala toma de decisiones en los instantes finales y el acierto de los hombres claves del Baskonia. Apareció Matt Janning, con 19 puntos y 5 triples, como factor desequilibrante, y también surgieron enormes Huertas (15) y Shengelia (12) para hacer prevalecer al equipo vasco, que parece llegar con más energía a esta fase decisiva.

Cambio radical

La puesta en escena del Barça no tuvo nada que ver con la del primer partido. El cambio fue espectacular. En actitud, en intensidad y sobre todo en acierto. Dos triples rápidos de Moerman ayudaron a asentar rápidamente a los azulgranas en el partido (7-15, m. 5) y dieron consistencia al cambio mostrado por el equipo de Pesic, que empezó a visualizarse desde el puesto de base, con la presencia de Hanga en lugar de Heurtel, y también con la titularidad de Jackson y Navarro.

A partir del despliegue físico de Hanga y también de un agresivo trabajo defensivo, limitando las líneas de pase del Baskonia, forzando las pérdidas de balón de los jugadores de Pedro Martínez, rebajando sus porcentajes en el lanzamiento, el Barça consiguió el control del juego y asentarse por completo, llevando sus ventajas hasta los 14 puntos.

El Baskonia no consiguió moverse con la comodidad del primer partido frente  un rival mucho más mentalizado para la pelea.  Pero acabó despertando con las continuas rotaciones de Pedro MartínezGranger elevó la dureza del equipo vasco en la posición de base. Ganó en eficacia el  con Beaubois y  Shengelia, el mejor hombre de los vitorianos esta temporada. Pero sobre todo ganó en pegada con la aparición inesperada de Matt Janning, el jugador que dinamitó el encuentro en el tercer cuarto.

El escolta estadounidense fue el autor de 4 de los 7 triples con los que el Baskonia le dio la vuelta al encuentro (67-65, m. 30) con 10 minutos arrolladores del tercer periodo. Y ese torrente anotador también cambió la dinámica de un pulso en el que los azulgranas fueron perdiendo fuelle e incluso piezas (Koponen se lesionó el tobillo a falta de cuatro minutos, con 78-73) para acabar muriendo en la orilla.