Ir a contenido

LA EUROLIGA

El Barça vuelve a ganar en un Palau movilizado

Sanders y Claver reaparecen y los azulgranas cortan su mala racha ante el Olympiacos (73-51)

Luis Mendiola / Barcelona

El azulgrana Tomic recupera el balón en un acción del partido ante el Olympiacos

El azulgrana Tomic recupera el balón en un acción del partido ante el Olympiacos / JORDI COTRINA

Después de cinco derrotas consecutivas, El Barça volvió a saborear la victoria frente a uno de los grandes de la Euroliga, el Olympiacos, al que doblegó por 73-51, enderezando así en parte una trayectoria que había disparado la alarma en el entorno barcelonista.

Recuperó el sentido común el equipo de Sito Alonso en un partido que escapó totalmente a la normalidad, condicionado por las protestas que se vivieron en la grada del Palau a causa de la situación política de Catalunya y se aseguró un triunfo que le dará unas horas de tranquilidad antes de visitar este domingo la complicada cancha del Bilbao Basket en la Liga Endesa. Otra nueva prueba de consistencia en apenas 48 horas.

Durante 15 minutos el encuentro se vivió en un escenario ajeno a lo deportivo, con una mayoría del público de la cancha azulgrana puesta en pie, gritando “¡llibertat, llibertat!”, sumándose a las protestas que se han extendido por Catalunya por el encarcelamiento del exvicepresidente Oriol Junqueras y los exconsellers Jordi Turull, Raül Romeva, Meritxell Borràs, Joaquim Forn, Josep Rull, Carles Mundó y Dolors Bassa.

A los dos equipos les costó aislarse de ese enrarecido ambiente de las gradas, en especial al Barça, que no puede permitirse más dudas en este inicio de temporada. Pero cuando lo hizo y soltó  la presión y los nervios que lo atenazan, logró recuperar algunas de las sensaciones que parecían perdidas en estas dos últimas semanas, especialmente en defensa, su gran agujero en las últimas dolorosas derrotas, sin ir más lejos en la del pasado domingo en casa frente al UCAM Murcia.

No fue un encuentro para recordar en muchos sentidos. Ni para el Barça, ni para el Olympiacos, dos equipos que cuando se entregan a la defensa, espesan el desarrollo de cualquier encuentro. Pero sí que le sirvió al Barça para encontrar la química y la conexión que hace falta para sacar adelante partidos tan espinosos como el del equipo griego.  El protagonismo inicial de Seraphin, la intensidad de Pressey y Hanga o el acierto de Koponen le dieron un perfil mucho más competitivo a la propuesta azulgrana. 

Regresos esperados

Recuperó, además, el Barça a dos piezas claves para sus intereses, Rakim Sanders y Víctor Claver, el primero ausente desde hace tres semanas por una lesión en la muñeca; el segundo, recuperado tras una larga lesión: cinco meses a causa de una operación de menisco de la rodilla. Y la consecuencia fue el descarte de una pieza importante como Vezenkov
 

La mayoría de los jugadores azulgranas dio un paso adelante. Todos quisieron sumar y tener su protagonismo en la victoria. Pero la presencia de Sanders y Claver tuvo una gran influencia. Ambos aportan presencia física y dureza. Y, además, demostraron su importancia en los esquemas de Sito, en especial el alero estadounidense, desinhibido y vertical, dos de las virtudes que se han echado más de menos en las últimas derrotas.

Su propia medicina

A través de la defensa, el Barça doblegó al Olympiacos, dándole a probar su propia medicina, y fue creciendo y ganando en confianza hasta cerrar el encuentro con un margen de 22 puntos que  borró a su rival. De los nervios iniciales, el equipo azulgrana pasó a sentirse muy seguro de sus fuerzas. 

Cada canasta para el cuadro de Sfairopoulos, que pasar por ser uno de los rivales más temibles en Europa,  acabó convirtiéndose en una auténtica odisea. Y algunos de los datos que reflejaron la superoridad azulgrana escocerán algunos días en el vestuario del equipo de El Pireo, como los 18 puntos barcelonistas logrados en el contrataque, las 21 pérdidas sufridas por el equipo griego y los 25 puntos encajados después de esas pérdidas. 

FC Barcelona, 73 - Olympiacos, 51

FC Barcelona: Heurtel (6 ), Koponen (8), Hanga (3), Oriola (11), Seraphin (13) –cinco inicial- Ribas (4), Pressey (6), Navarro (3), Sanders (7), Claver (-), Tomic (4), Moerman (8).

8 de 25 triples (Pressey, 2). 31 rebotes, 2 ofensivos (Hanga, 6). 21 asis (Heurtel, 5).

Olympiacos: Roberts (5), Papanikolau (8), Thompson (7), Printezis (5), Milutinov (4) –cinco inicial- McLean (5), Toiliopoulos (4), Papapetrou (11), Agravanis (- ), Strelnieks (- ), Mantzaris (2), Bogris (-). 
2 de 15 triples. 31 rebotes, 2 ofensivos (Milutinov, 6). 11 asis. (Papanikolau, 4).
Parciales: 14-14; 18-12; 17-15; 24-10