Ir a contenido

EUROBASKET-2017

Ricky Rubio: "Uno se malacostumbra con las finales. Y no es fácil llegar"

El base de los Jazz confía en despedir el Eurobasket colgándose el bronce con la selección frente a Rusia

Luis Mendiola / Estambul (Enviado especial)

Ricky Rubio, durante la fase final del Eurobasket en Estambul

Ricky Rubio, durante la fase final del Eurobasket en Estambul / OZAN KOSE (AFP)

El tiempo de reflexión y autocritica en el Eurobasket ha sido corto para España. La selección intentará arrancar este domingo una medalla en el partido con el bronce frente a Rusia y despedirse con buen sabor de boca del torneo. Ricky Rubio (El Masnou, 1990) asegura que el palo de semifinales frente a Eslovenia debe servir para aprender. “Uno se malacostumbra, piensa que es fácil llegar a una final y no les”, afirma en una entrevista con El Periódico. Lo dice con ese tono reflexivo que define al base catalán, ya lejos de esa imagen de niño prodigio de su debut con 14 años en la ACB y reconocible ahora por una barba hipster, una larga melena y una leona con su cachorro y una rosa tatuada en su brazo, y la frase: 'Contigo se fue tanto de mí'.

-¿Le han dado muchas vueltas a la derrota en las semifinales frente a Eslovenia? Es difícil no hacerlo. Te paras a pensar y buscar mil excusas, como el alto porcentaje de triples que anotaron. Pero la realidad es que fueron mejores. Jugaron muy bien. De una forma muy bonita de ver. De las derrotas se aprende. Lo tenemos que aceptar y centrarnos en el partido por el bronce. Es una cita muy importante para conseguir una medalla que creo que nos mereceremos  Sería una buena forma de despedir el campeonato.

-¿Les ha sido más difícil digerirla porque se habían acostumbrado al éxito? No, simplemente valoras mucho más todo lo que has conseguido hasta ahora. Es verdad que uno se malacostumbra y piensa que es fácil llegar a las finales. Y no lo es. Esta generación lleva 10 años llegando a las semifinales y eso es un hito. Muchas las hemos ganado. Otras las hemos perdido. Pero tenemos que ser capaces de reponernos e ir a por la medalla.

-¿Están motivados para pelear por el bronce? Sabemos que es duro, pero somos exigentes. Tenemos que estar al 100% y vamos a estarlo para conseguir esa medalla. No vamos a menospreciarla. En Eslovenia ganamos el bronce, igual que el año pasado en los Juegos de Río y al final le das mucho valor.

-¿No les sabrá a poco? El primer objetivo que nos pusimos era una medalla. Pero es verdad que somos exigentes y que luego subimos el listón al oro, conscientes también de que iba a ser muy difícil. Pero no tenemos que menospreciar ninguna medalla. Sabemos que tenemos una oportunidad muy importante de conseguirla y con el tiempo, cuando las cosas se compliquen, son de esas que valoras mucho más.

-Navarro ha anunciado que será su despedida de la selección. ¿Es una motivación adicional? Por supuesto. Juan Carlos es un jugador único, que no se va a volver a repetir y tenemos que darle el adiós que se merece subiendo al podio.

-¿Cómo se ha sentido usted en el torneo? Me he encontrado muy cómodo, con mucha confianza. He trabajado muchísimo durante muchos años para llegar a este punto. Estoy tranquilo. He logrado un equilibrio de todo, la experiencia, las ganas, la juventud. También el aspecto mental. Todo en general.  Es muy importante estar fuerte mentalmente. Cuando equilibras la balanza, ves que las cosas salen mejor.

Ricky, en acción, en la semifinal frente a Eslovenia / JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

-Ha cambiado su imagen, inicia una nueva etapa en los Jazz ¿Estamos ante un nuevo Ricky? Yo diría que un Ricky diferente, mejorado. Es una etapa nueva que me ha coincidido con muchos aspectos de la vida, tanto personales como también deportivos, entre ellos la salida de Minnesota después de seis años. Confío que sea también un punto y parte en mi trayectoria y abra una nueva etapa en la que llegar a donde quiero.

-¿Se siente mejor jugador? Sí, sin duda.

-¿El trabajo físico le ha ayudado en esa mejora? La NBA es otro nivel físico y si no estás a ese nivel es muy difícil mantenerse, sobre todo después de la lesión de rodilla. Así que he tenido que dar un paso adelante para llegar al nivel que quería. Ahora me siento capaz de jugar contra cualquiera, de defenderlo. Pero he intentado mantener un equilibrio. Esta fuerte físicamente, pero seguir siendo ágil.

-En este campeonato está cerca del 40% de acierto en el triple ¿se ha quitado esa etiqueta de encima? No. Siempre me acompañará. Pero sí que he aprendido de la experiencia a convivir con éella. Muchas veces nos olvidamos de lo que somos. Y tienes que ser fiel y valorar también lo que te ha llevado a estar donde estás.

-¿Le ha dolido su forma de salir de Minnesota, el runrún constante sobre su traspaso? Da rabia en cierta forma que después de seis años allí no se te valore, porque desde que llegué me involucré mucho en todos los proyectos de la franquicia. Pero sí que al final llega un momento en el que te puedes cansar. Así es el negocio. También he aprendido muchos de los errores para no volver a cometerlos. Intento preocuparme de lo que puede controlar.

-¿Y qué objetivos se marca para su nueva etapa en Utah? Por supuesto, me gustaría poder jugar unos ‘play-off’. Pero he dejado de tener objetivos numéricos y me he marcado otros como disfrutar y pasarlo bien en la pista.

-¿No lo hacía? Ahora vuelvo a disfrutar. Pero sí, lo había perdido un poco por estar enfocado más en objetivos erróneos. Todo llega a ser muy metódico y al final los números no lo son todo. Sino pasarlo bien. Creo que eso es lo más importante y algo que no hay que olvidar nunca. Hay que ser consciente de dónde estás. Y de que pasar de jugar en Masnou a hacerlo en el Madison Square Garden supone un cambio importante.

0 Comentarios
cargando