Ir a contenido

EUROBASKET-2017

La selección no agacha la cabeza

España hace autocrítica, intenta digerir la derrota ante Eslovenia y levantarse para cerrar el torneo con un bronce

«Es un poco frustrante, pero debemos asimilarlo con humildad y lograr la medalla», dice Pau Gasol

Luis Mendiola / Estambul (Enviado especial)

El seleccionador Scariolo y Juancho Hernangómez, en un momento del entrenamiento de la selección

El seleccionador Scariolo y Juancho Hernangómez, en un momento del entrenamiento de la selección / Juan Carlos Hidalgo (EFE)


Sergio Scariolo reunió a los jugadores apenas un par de horas después de que España sufriera ante Eslovenia una de las derrotas más duras de la última década en la semifinal del Eurobasket (72-92) y lanzó un mensaje que parece haber calado en el vestuario. «Tenemos que aceptar la derrota, revisar los errores y preparar el próximo partido para conseguir la medalla de bronce»,  dice el técnico. « Es un poco frustrante, pero debemos asimilar la derrota con humildad y recordar que aún podemos lograr la medalla», coincide también el referente del grupo, Pau Gasol.

Una nueva realidad para España

No hay excusas y sí autocrítica en la selección, que ha mandado en los últimos tiempos en Europa con mano de hierro y ha levantado tres de los últimos cuatro Europeos (2015, 2011, 2009) razón por la que resulta aún más dolorosa la caída y difícil de digerir el golpe vivido. «Las cosas no han ido bien. Lo intentas, lo intentas y a veces no funciona. Para nosotros es una gran derrota porque deseábamos mucho estar en la final», confesó Sergio Rodríguez.

España se había acostumbrado al éxito. Algunos de esos títulos los habían conseguido, además, pasando el rodillo, como en Lille hace dos años, con Pau Gasol exhibiéndose ante Francia con 40 puntos en las semifinales. El golpe de Eslovenia sitúa la selección en una nueva realidad.

El bronce por el que peleará frente a Rusia este domingo en Estambul, la ciudad donde la generación de Pau Gasol Navarro empezó a caminar con paso arrollador hace 16 años, en el Europeo del 2001, puede ser una buena forma de cerrar el círculo. El capitán del Barça ya ha anunciado su adiós a la selección, como Calderón. También lo ha insinuado Reyes y falta por ver si lo hará Pau, que prefiere vivir el día a día. «Hay que valorar el momento y la oportunidad que tenemos de ganar una nueva medalla, que es muy difícil», intenta animar Pau.  

Doncic: ha nacido una estrella

Goran Dragic, base de los Miami Heat y Luka Doncic, el nuevo talento del Madrid, de solo 18 años, han convertido en una potencia a Eslovenia, tan llena siempre de talento como falta de carácter. Nadie ha podido pararles porque ambos son capaces de generar juego, amenazar con el triple, penetrar o doblar el pase, desconectando cualquier defensa.

Dragic sumó frente a España 15 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias. Doncic, candidato a nº 1 del próximo ‘draft’ de la  NBA, se acercó al triple doble: 11 puntos, 12 rebotes, 8 asistencias, algo que nadie consigue desde Toni Kukoc en 1995.  No es el único nombre de leyenda al que se asocia a ‘Wonder Boy ‘(el chico maravilla) como se le conoce. También, por genio y precocidad, a los de Petrovic o Sabonis.

En Estambul, donde está firmando actuaciones impensables para su edad, Doncic ha dado un paso más al estrellato. Francia, Grecia y Letonia lo han sufrido por citar a equipos con aspiraciones de podio. España ha sido una víctima más.

Eslovenia: físico, talento y voracidad

Enganchados a sus dos estrellas, Eslovenia ha desplegado en el campeonato un baloncesto eléctrico, aplicándose con una velocidad más que sus rivales, con una intensidad física notable y una voracidad competitiva sin límites.

El plan de su seleccionador Igor Kokoskov, técnico ayudante en los Jazz, donde tendrá a sus órdenes a Ricky Rubio, está bien diseñado y ha sido mejor ejecutado por sus hombres, que mostraron una puntería letal.

Pau Gasol, en un momento de la semifinal ante Eslovenia / juan carlos hidalgo (EFE)

Siete de los nueve jugadores eslovenos que utilizó sumaron algún triple. Y Randolph (3 de 3), Dragic (3 de 5) y Prepelic (3 de 4) con un acierto espectacular. Eslovenia contó con más aportación del banquillo (25 puntos por 32), igualó el rebote y sumó más puntos en la zona, en el tiro exterior y en el contrataque.

 Con su pase a la final donde se medirá a Serbia, verdugo de Rusia en la otra semifinal (79-87), Eslovenia ya se ha asegurado la primera medalla en la historia del país, pero aspira a más. «Soñamos con el oro. Es la primera final para nuestro país», afirma Dragic. «Es el partido de nuestras vidas», asegura Doncic. "Todavía no me lo creo. Fue sensacional. Ganar a España de tanto es histórico".

Ausencias de mucho peso

El peso de los hermanos Gasol, que han sostenido a España como sus referentes durante todo el campeonato, desapareció en la semifinal. No fueron un factor de desequilibrio en la zona, desconectados por la defensa eslovena, que les cerró espacios con un juego muy físico, de muchas ayudas y de control de las línea de pases. Y tampoco encontraron la ayuda de los exteriores porque la selección ha acudido al campeonato sin tiradores fiables.

Ricky y Marc Gasol, en el hotel de la selección / JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

San Emeterio, Sastre, Juancho Hernagómez,  Ricky Rubio o Sergio Rodríguez pueden anotar, especialmente con la posición ganada, pero les cuesta crearse su propio tiro en movimiento . Sin gente que abra el campo, Pau y Marc Gasol pierden eficacia jugando juntos, como se ha visto en el torneo.

Marc ha brillado más cuando su hermano descansaba y él asumía más responsabilidad Y también ha sido así a la inversa. Aunque la solución también era el problema: era un lujo tenere sentado a uno de los dos.  

La selección echa de menos la presencia del Sergio Llull, que estaba llamado a jugar un papel capital en el torneo y se lesionó en la fase de preparación, una fuerza arrolladora tanto en ataque como en defensa. Y también la de Álex Abrines, descartado en Cluj (Rumania) por la presión de los Wolves.

Un cuatro abierto como Nico Mirotic (vetado por los Bulls) también habría ayudado a abrir el campo.Y ausencias como las de Claver, Reyes, Rudy, Ribas o Ibaka han acabado por rebajar el perfil físico y la fortaleza defensiva de la selección.
 

0 Comentarios
cargando