Ir a contenido

EL EUROPEO DE BALONCESTO

España sobrevive a una batalla con Turquía y pasa a cuartos de final

Ricky Rubio decide con 12 puntos en el último cuarto en un pulso agónico (73-56 )

Luis Mendiola / Estambul (Enviado especial)

Pau Gasol intenta controlar un balón en el partido de octavos presionado por Koksal.

Pau Gasol intenta controlar un balón en el partido de octavos presionado por Koksal. / Juan Carlos Hidalgo (EFE)

En Estambul, el mismo escenario donde empezó la leyenda de esta generación de oro hace 16 años, en el 2001, España sigue escribiendo su historia sin que se acuse el paso del tiempo. Aquel bronce europeo fue el inicio. Pero no se conoce aún el final. De momento, con su triunfo frente a Turquía, el anfitrión, en un encendido Sinan Erdem Arena, sobreviviendo a una batalla épica, como pocas que se recuerdan (73-56), volvió a los cuartos de final del Eurobasket, ese territorio que ha pisado en todas las grandes competiciones desde aquella cita, donde le aguarda Alemania.  El tiempo pondrá en valor a una trayectoria tan sensacional.

Turquía fue un enemigo temible, empujado por el descaro de sus jóvenes, especialmente Korkmaz, autor de 20 puntos, pero la selección supo encontrar siempre respuesta en el equipo en los momentos más calientes, especialmente de sus dos bases, Ricky Rubio y Sergio Rodríguez, que compartieron muchos minutos en pista y se convirtieron en protagonistas.

Contó España, sobre todo en la fase decisiva, con apariciones decisivas de Ricky con 12 de sus 15 puntos en el último cuarto (abrió el marcador a 66-52 a tres minutos del final con dos triples claves) y de Juancho Hernangómez, que sumó cinco puntos consecutivos cuando el partido se apretaba, para acabar con 8 y 4 rebotes.

Ambos le dieron así el relevo que necesitaban los Gasol, en un partido donde sumaron más en defensa y el rebote que de cara a canasta, aunque volvieron a tener un papel de peso: 11 puntos y 7 rebotes de Pau y 10 y 5 rebotes de Marc.

"No ha sido fácil. Hemos tenido nuestros momentos de dificultad. Pero creo que hemos defendido bien y el dato de las 22 asistencas y las 9 perdidas es fantástico frente a un rival tan agresivo. Es un triunfo que nos confianza para seguir", analizó Scariolo, que alabó la labor de los bases. "Ambos están en un buen momento y me alegro especialmente por Ricky, que está muy bien de tres" .

Control inicial

Fortaleza en el rebote, intensidad y anticipación, con varios robos importantes, asentaron la defensa de España y le dieron el control y la pausa necesaria en un partido de mucha tensión inicial. A Turquia le costó entrar en el encuentro y, en cambio, la selección jugó con inteligencia, aprovechando su dominio de la zona y desgastando con personales a su rival. Limitados de inicio Erden y Osman, las dos principales referencias turcas, el marcador empezó a crecer para la selección que construyó un cómodo 19-10 al final del primer cuarto.

 A Turquía no le convenía ir por ese camino. Necesitaba un pulso más físico, más minado y embarullado y lo consiguió a pesar de que, en el camino, su banquillo se llevó una técnica por sus protestas.

Más exigido en todas sus acciones en la zona, donde suelen manejarse mejor los Gasol, y sin demasiado acierto cara a aro, a España le tocó apretar los dientes para prevalecer. Lo consiguió a través de la defensa, mientras Turquía conseguía funcionar a base de tirones y rachas, que lograron apretar el marcador (29-25), pero no acabaron de desestabilizar a la selección, que encontró alguna canasta providencial de Navarro para seguir mandando en el descanso (33-25).

Partido enloquecido

La locura se adueñó aún más del partido tras la reanudación, convertida cada acción en una batalla y cada canasta en una conquista. Le costó más de tres minutos a los dos equipos sumar la primera canasta y Turquía supo salir mejor de esa dinámica a través del descaro y los lanzamientos de Korkmaz. Subió la temperatura del pabellón y también la adrenalina de la cancha, con los turcos intentando presionar a los árbitros en cada decisión, lo que le costó una nueva técnica a Sarica, técnico turco.

 Ese plus de agresividad llevó a Turquía también a igualar y, en algunos momentos, controlar la pelea por el rebote y a apretar el marcador (46-43) de forma alarmante, situación que corrigió Sergio Rodríguez, valiente y lúcido en el pase,  con un triple sobre la bocina al final del tercer cuarto (49-43).

Así se entró en un terreno complicado para España, crecida como estaba la selección de Sarica, desgastados por el trabajo físico tanto Pau como Marc. En ese escenario de trampas y descontrol de las emociones fue cuando apareció primero la rebeldía de Juancho Hernangómez con cinco puntos seguidos providenciales (un triples y dos tiros libres) y después, grandisoso, dominador como pocas veces, Ricky Rubio que asumió la responsabilidad en ataque y marcó diferencias con dos triples y 12 puntos de sus 15 totales para allanar el camino de España después de una agónica batalla.

España, 73 -Turquía, 56 

España: Ricky Rubio (15), Navarro (8 ), San Emeterio (4 ), M. Gasol (10 ), P. Gasol (11) –cinco inicial- Rodríguez (11), W. Hernangómez (2 ), Sastre (2 ),  Oriola (2 ), J. Hernangómez (8 ).
8 de 20 triples (Ricky, 3 ).33 rebotes, 8 ofensivos (P. Gasol, 7). 22 asistencias (Rodríguez, 9).

Turquía: Sipahi (2), Osman (8 ), Mahmutoglu (10),  Sanli (4 ),  Erden (6 ) -cinco inicial- Veyseloglou (4 ), Guler (2 ), Hersek (- ), Aldemir (- ), Korkmaz (20), Koksal (- ) . 
3 de 20 triples (Osman, 2) 33 rebotes,11 of. (Erden , 10). 16 asis. (Guler, 4).
Parciales: 19-10; 14-15; 16-18; 24-13

Árbitros: Maranho (Bra), Kato (Jap), Jasevicius (Lit)

Cancha: Sinan Erdem Arena (14.000 espectadores)

0 Comentarios
cargando