Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Panathinaikos de Pascual hunde aún más al Barça

El equipo azulgrana decepciona en Atenas y suma su séptima derrota consecutiva como visitante (71-65)

Luis Mendiola

Tomic, enredado entre tres contrarios del Panathinaikos, que le niegan la salida

Tomic, enredado entre tres contrarios del Panathinaikos, que le niegan la salida / SPYROS CHORCHOUBAS (EFE)

Decepción tras decepción, el camino del Barça por la Euroliga lejos del Palau asemeja a una pendiente sin fin. Frente al Panathinaikos de Xavi Pascual volvió a estrellarse el equipo azulgrana en el intento de salir de su racha negativa. Nueva derrota (71-65). La séptima consecutiva como visitante, que le aleja aún más de su objetivo de clasificarse entre los ocho primeros, que pelearán por la 'final four'.

No hay forma de que el Barça cambie su dinámica. Ni con el recién fichado Faverani ni sin él. Mentalmente es un equipo débil de carácter. Con la autoestima muy baja. La falta de continuidad, la irregularidad, los problemas de confianza que transmite el bloque de Bartzokas lo encadenan al suelo y le impiden levantarse en Europa, donde la exigencia es muy alta, demasiada para un bloque alejado del nivel que debería.

La historia que ha vivido el Barça en toda la Euroliga volvió a repetirse en Atenas. El equipo azulgrana fue siempre a remolque, con opciones de tomar el control, pero incapaz de dar el paso adelante. Los 21 balones perdidos son una muestra de su inconsistencia, que se agrava por la falta de un líder claro, aunque Rice (12 puntos) lo intentara, pero sin gran inspiración (8 balones perdidos).

El Panathinaikos tampoco firmó una gran actuación, pero que sí fue mucho más consistente. El cuadro de Pascual anotó más triples (11), defendió con mucha más contundencia (a veces por encima del límite de la falta) y encontró siempre a alguien que tirara de sus compañeros, a un líder emocional:  bien Bourousis, con 14 puntos y 11 rebotes; bien Rivers (13) o James (10). Mucho más de lo que enseñó el Barça. 

EL LASTRE DE LAS PÉRDIDAS

Ofensivamente, el Barça estuvo muy espeso, sin un referente claro al que encomendarse. Pero lo que lo lastró de forma especial fueron las pérdidas de balón, excesivas  y la falta de confianza que transmiten sus hombres, enredados en una espiral negativa que ha atrapado a Rice, pero también a Renfroe (12 minutos, cero puntos), Navarro (5 puntos, en 12 minutos), o Tomic (4 puntos, 10 rebotes) que ha perdido fuerza.

El Panathinaikos tampoco atraviesa por un momento de juego brillante (había perdido 3 de sus últimos 4 partidos), pero tiene jugadores de carácter, que asumen el liderazgo y eso le dio la iniciativa.

El equipo de Xavi Pascual vivió de la inspiración individual y de sus porcentajes desde el triple (11 de 30), con los que fueron sofocando los intentos del quipo azulgrana de cambiar el guion, incluso con la vuelta anticipada de Perperoglou en los azulgranas, por el que apostó Bartzokas para ganar en consistencia. 

Lo intentó el Barça, sobre todo en un último periodo, en el que, siempre con el agua al cuello, tuvo varias oportunidades de ponerse por delante (55-54, m. 33; 69-65, m. 38). Pero en cada ocasión, apareció el error. Koponen, Rice y Vezenkov fueron los que mostraron más descaro. Pero al equipo le faltó más química y convicción para cambiar una tendencia que apunta a condena irreversible en Europa. 

Panathinaikos, 71 - FC Barcelona, 65

Panathinaikos: Calathes (5), Feldeine (8), Gentile (2), Gabriel (7), Bourousis (24) –cinco inicial- Singleton (10), Nichols (- ), Rivers (13 ), James (10), Pappas (2). 

11 de 30 triples (Singleton, Rivers, 3). 30 rebotes, 8 of. (Bourousis, 11). 15 asis (James, 4).

FC Barcelona:  Rice (12 ), Navarro (5), Claver (5), Doellman (11), Tomic (4) –cinco inicial- Faverani (10), Vezenkov (8), Koponen (10), Renfroe (-), Perperoglou (-). 
8 de 18 triples (Vezenkov, 2) 37 rebotes, 7 of. (Tomic, 10). 16 asistencias (Rice,5).
Parciales: 15-13; 21-26; 18-17; 17-19