Ir a contenido

Rice: "La vida me ha enseñado a mirar adelante sin bajar la cabeza"

Entrevista al nuevo líder del equipo de baloncesto del Barça

Luis Mendiola

Tyrese Rice posa en el Palau Blaugrana.

Tyrese Rice posa en el Palau Blaugrana. / JORDI COTRINA

En el diccionario personal de Tyrese Rice (Richmond, Virginia, 15 de mayo de 1987) no existe la palabra rendición. Esa máxima la está aplicando esta semana, después de sufrir una de las derrotas deportivas más duras frente al Madrid en la Euroliga. Pero también ha dado sentido a cada paso de su carrera. Después de una etapa ilusionante en Boston College se le cerró la puerta de la NBA , así que emigró a Europa. Fue dando tumbos por el continente durante cinco años (Grecia, Alemania, Lituania…) hasta que encontró el éxito en Israel y llevó al Maccabi al título europeo en una final contra el Madrid, la primera vez que entró en el imaginario azulgrana. Ahora disfruta del reconocimiento de las estrellas en el Barça, al que intenta llevar de nuevo a la cima, lo que no esconde el precio que tiene que pagar como padre, alejado de sus dos hijos (uno de 10 años, otro de uno), que viven con su familia en EEUU. "La vida me han enseñado que siempre hay que mirar adelante, sin bajar la cabeza", explica en esta entrevista con EL PERIÓDICO.

-El calendario es como una trituradora: este  domingo juegan en Málaga ante el Unicaja después de hacerlo el viernes en la Euroliga ante el Galatasaray, pero sobre el Barça aún planea la dura derrota ante el Madrid en la Euroliga. Tenemos una deuda con los que vinieron al Palau y también les debemos una disculpa por la forma en la que nos ganaron y la superioridad que mostraron. Sabemos que es muy difícil ganar tres veces seguidas a un equipo de este nivel, pero es realmente embarazoso la forma en la que jugamos. Lo único que podemos haer es pasar página. Pero no olvidar. Es una lección que tenemos que aprender.

"Lo que pasó ante el Madrid fue embarazoso. Es una lección que tenemos que aprender"

-Esa parece la historia de su vida. Usted ha construido una carrera de largo recorrido: primero en el Panionios (Grecia), después en Alemania (Artland Dragons y Bayern Múnich), en Lituania (Lietuvos), Israel (Maccabi), Rusia (Kuban) y ahora en el Barça. Ha sido una increíble experiencia en muchos aspectos. He podido conocer gente distinta, relacionarme, tener entrenadores diferentes que me han obligado a adaptarme y a  abrir mi mentalidad. Algunas de esas cosas las aplicas en tu propia vida personal, como el trabajo y la disciplina. Cosas que también te sirven para educar a tus hijos. De todo he sacado cosas positivas.

-¿Qué es lo más complicado? Vivir lejos de mis hijos, que han estado conmigo hasta ahora y están con mi familia en EEUU. Van y vienen. Pero a veces es más duro de lo que desearía. Hablamos cada día por teléfono. Están intentado adaptarse a no estar todo el tiempo conmigo.

-Recuerdo a su hijo mayor rodeándole con los brazos cuando ganó la Euroliga con el Maccabi y recogía el premio de MVP. Esa imagen para mí fue también increíble: Me había visto jugar durante años en diferentes lugares y no me había visto celebrar un campeonato de esa forma. Es también una lección de vida. Mi hijo entienden lo exigente y complicado que es pelear por tus sueños e intentar ser campeón. No solo en el baloncesto. También en la vida. Para conseguir algo, hay que que trabajar duro.

-A usted le tocó dar el salto a Europa después de no llegar a la NBA, para construir su carrera. ¿Fue una decepción que no lo escogieran?  Yo tenía muchos amigos que jugaban en Europa y hablábamos de lo que suponía. Pero honestamente, mi idea era entrar en la NBA.No pensaba en nada más. Es algo que siempre estará ahí. Veo a un montón de chicos que jugaron contra mí y que ahora están en la NBA, pero también a otros que no entraron. Las cosas son así. Tienes que seguir mirando adelante y viviendo tu vida.

"Lo más complicado es vivir lejos de mis hijos, es más duro de lo que desearía"

-¿Es una puerta que considera cerrada?  No se puede decir porque sabes que en la vida de un deportista las cosas cambian y nunca sabes cuándo se puede presentar una oportunidad ante ti. Mientras tanto, sigues centrado en lo que están haciendo en tu vida, en el día a día.

-¿Le ha costado adaptarse a tantos cambios en su carrera?  Al principio fue difícil. Por supuesto. No hay nada como tu país, especialmente cuando eres un joven de 21 o 22 años. Así que tuve que pasar por un proceso de  aprendizaje y entender que la vida iba a ser muy diferente a lo que había vivido. Pero al final, entiendes que el proceso es mucho más fácil si lo pones todo de tu parte.

-Hablando de su país ¿Le preocupa el triunfo de Trump?  Es demasiado tarde para preocuparnos. Lo único que podemos hacer ahora es intentar mejorar la situación de lo que va mal. No soy muy partidario de las protestas duras y de todo esto que se está pasando. Porque al final no va a producir nada diferente ni va a cambiar el resultado

-Hay un partido que define su carrera  la final de la Euroliga que jugaron un 18 de mayo del 2014 el Madrid y el Maccabi. Usted anotó 21 de sus 26 puntos en el último cuarto y la prórroga. ¿Qué supuso para usted?  Es difícil explicarlo con palabras. Cambio mi vida por completo, la de mi familia. Cambió un montón de cosas después de una temporada que fue como una montaña rusa, con muchas emociones, y la forma en la que ganamos fue increíble.

"La final con el Maccabi cambió mi vida por completo, tuve la oportunidad y la aproveché"

-Ese partido le convirtió en una estrella en Europa.  Yo creo que hay muchísimos jugadores que tienen talento, que trabajan duro, que son mejores que yo, pero a los que no les llega su momento. Yo tuve la oportunidad en el Maccabi y la aproveché. Igual que le pasó a uno de mis mejores amigos: Ricky Hickman. Cuando llegas a un escenario así, con toda Europa mirando, eso acaba compensándolo todo y dejas atrás todas tus dudas.

-Partidos como ese son los que le han abierto la puerta del Barcelona ¿Qué supone para usted?  El Barcelona para mí es otro paso adelante en la dirección correcta con un escenario mayor y más reconocimiento global. Todo el mundo conoce al Barcelona. Allá donde vayas, puedes encontrar una camiseta del equipo. Es algo muy grande. Es una oportunidad única que se te presenta en la vida.

-¿Cómo va su adaptación a la ciudad? Creo que tiene una cocinera que cuida de su dieta. Me estoy adaptando bien, todo el mundo me ayuda. Vivo en el centro, donde puedo accede a todo con mucho más facilidad, aunque no he podido visitar demasiado con tanto partido. Lo de la cocinera es verdad. Me gusta comer bien y sano, sin excesivas grasas. Evito la comida rápida y cosas por el estilo. Intento cuidarme.

"El Barça es una oportunidad única que se te presenta en la vida"

-El equipo está trampeando las lesiones, pero viendo la dureza de la competición, no parece fácil sobreponerse a tanta mala suerte. Jugar sin cinco jugadores durante tanto tiempo, con dos o tres partidos a la semana, incluso más, parece realmente un milagro y más mantenerse en una situación ganadora. Pero creo que el trabajo de todos, la ética de los jugadores, el trabajo del staff técnico, nos está ayudando a mantenernos. Eso nos ha permitido seguir adelante, no rendirnos y espero que cuando vuelvan estos chicos, seamos capaces de despegar definitivamente.

-¿Se siente a gusto en el papel de líder del equipo?  Sí. No soy una de esos jugadores que estén dando órdenes o chillando a sus compañeros. Pero sí que intento que se sientan cómodos, ayudarles y ver que necesitan para que la conexión funcione fuera y dentro de la cancha.

-¿Se atreve a considerar al equipo como un candidato al título, teniendo en cuenta la fuerza de otros equipos como Madrid o CSKA el tiempo que llevan juntos y el proceso de renovación del Barça?  Yo creo que podemos ponernos en una posición de ganar algunas cosa esta temporada. Será un año largo y complicado. Hay muchas cosas aún que trabajar y que mejorar, pero que creo que en el camino estamos aprendiendo unos de otros y, al final, podemos estar en posición de luchar por algún título.

0 Comentarios
cargando