Ir a contenido

BALONCESTO

Una temporada cargada de retos para Barça, Joventut y Manresa

Luis Mendiola

BARTZOKAS LLEGA AL BARÇA PARA REEDITAR ÉXITOS

Acostumbrado a los éxitos, especialmente en la ACB, el Barça ha digerido mal los resultados de los dos últimos años, cerrados con un título menor: la Supercopa del 2015 y con el Madrid instalado en una época dorada: doblete de Liga y Copa la pasada temporada; triplete (incluida la Euroliga), la anterior.

 Ese balance ha puesto fin a la etapa de Xavi Pascual, por muy exitosa que resultó sobre todo en sus inicios (12 títulos en ocho años y medio) y ha abierto una nueva era: la del preparador griego Georgios Bartzokas, a quien se le pide no solo que reedite éxitos en la sección, sino que apueste por los jóvenes de la casa, una política muy descuidada en los últimos años.

Junto a Bartzokas, han llegado una estrella (Tyrese Rice) y dos  jugadores muy competentes (Claver y Koponen) para ocupar los huecos dejados por la salida de Arroyo, Samuels, Satoransky y Abrines (estos reclutados por la NBA) y Diagné. Diez jugadores tenían contrato de la pasada temporada, lo que ha complicado la labor del nuevo mánager general de la sección, Rodrigo de la Fuente, muy limitado a nivel presupuestario.

A donde no llegue el dinero, tendrán que hacerlo los jugadores consolidados de la plantilla, caso de Tomic, Doellman o Perperoglou; los jóvenes como Eriksson o Vezenkov, que tendrán su oportunidad, y los sistemas de Bartzokas, que fue campeón de Europa con el Olympiacos en el 2013, tan meticuloso en el aspecto defensivo, como dúctil en ataque, donde deja mucho margen de actuación al talento de sus jugadores.

EL DIVINA JOVENTUT SE MANTIENE FIEL AL MODELO

Lo que en cualquier equipo de la la Liga Endesa se considera una excepción, la presencia de seis jugadores españoles en nómina, en el Divina Seguros Joventut no es más que el sello de marca. Sàbat, Abalde, Vidal, Miralles, Ventura y Noguès mantendrán la identidad de la plantilla verdinegra en la temporada que empieza, después de perder en el tránsito del verano al último capitán, Nacho Llovet, fichado por el Obradoiro y de traspasar además a la última perla del ‘bressol del básquet’, el alero Alberto Abalde, que ha firmado por cuatro temporadas con el Valencia, pero que en esta campaña seguirá en Badalona en calidad de cedido.

La Penya no renuncia a sus principios, que pasan por hacer bandera de la base, mucho más en épocas complicadas a nivel económico como la que vive el club de Badalona en la actualidad.

Prueba de ello es la llegada al banquillo de Diego Ocampo en sustitución de Salva Maldonado, que ha puesto fin a su etapa después de seis años. camino de Estudiantes. Ocampo ha trabajado, en diferentes etapas, como ayudante de cuatro entrenadores con perfil Joventut: Pedro Martínez, Joan Plaza y Aíto García Reneses, y su filosofía, apostar por los jóvenes, bebe en la mismas fuentes que  el club.

Desde esa premisa, la Penya ha intentado cerrar la plantilla con nombres poco conocidos pero contrastados como el base lituano Sarunas Vasiliauskas, el pívot Garrett Stutz o recuperar a un viejo conocido como Luka Bogdanovic.

MANRESA SE REINVENTA DESDE LA ILUSIÓN

Año tras año, el ICL Manresa es capaz de reinventarse desde la ilusión, después de vivir los meses previos con la soga al cuello. Es una historia repetida. El pasado mayo, el equipo manresano completó, una vez más, el milagro de la salvación en la última jornada, asegurándose otra temporada la condición de equipo ACB.

Las dos temporadas anteriores, la salvación llegó desde los despachos, tras confirmarse la falta de ascensos y descensos desde la LEB. Pero eso no quita para que el proyecto encabezado por Jaume Arnau en la presidencia e Ibon Navarro en el banquillo vuelva a situarse, en la línea de salida del campeonato, cargado de confianza y optimismo.

 «Estamos muy ilusionados con estos jugadores y con este equipo», proclamó en un perfecto catalán el técnico vitoriano, en la presentación de la plantilla. «Nos gustaría decir que no vamos a sufrir tanto y que vais a ir a disfrutar al Nou Congost, pero lo único que podemos prometer es que trabajaremos al máximo para conseguirlo».

El reto pasará por armar un equipo competitivo y para lograrlo han llegado al Nou Congost ocho caras nuevas que, por lo visto en pretemporada, no han tardado en lograr la química necesaria.

Ilusionante es, especialmente, la llegada de un pívot contrastado como Luksa Andric y un exterior como Scott Suggs, también la continuidad del ala-pívot Patrick Auda, que llegó a mitad de la pasada temporada, y ha sabido hacerse con un hueco en el vestuario y el fichaje de un alero como el exverdinegro Pere Tomàs

0 Comentarios
cargando