Ir a contenido

BALONCESTO

'Piculín' Ortiz vuelve a la cárcel

El pívot puertorriqueño que jugó en el Barça, condenado en el 2011 por posesión de marihuana, no ha cumplido con todas las horas de servicio comunitario

El exjugador puertorriqueño, José Piculín Ortiz, celebra una canasta de su equipo en el Mundial de Indianápolis del 2002.

El exjugador puertorriqueño, José Piculín Ortiz, celebra una canasta de su equipo en el Mundial de Indianápolis del 2002. / ADREES LATIF (REUTERS)

El exjugador de baloncesto José 'Piculín' Ortiz ha vuelto a entrar en prisión. La jueza Carmen Consuelo Cerezo ha ordenado su ingreso al no cumplir con las horas de servicio comunitario impuestas como parte de su sentencia por posesión de marihuana. El dictamen de la magistrada incluye 45 días de cárcel y las 278 horas que aún le quedan pendientes por completar del periodo de probatoria que finalizó en mayo.

El puertorriqueño, que jugó a principios de los años 90 en el FC Barcelona, fue arrestado en junio del 2011 por poseer un cultivo de 218 plantas de marihuana, además de 40 balas compatibles con las utilizadas en rifles AR-15, en una residencia de su propiedad. Tras declararse culpable, fue condenado en noviembre de ese año a seis meses de cárcel y nueve más de arresto domiciliario, los cuales ya cumplió.

ADICCIÓN AL ALCOHOL Y LAS DROGAS

En la condena se incluyeron 600 horas de servicio comunitario a lo largo de cuatro años de libertad condicional que consistían en dar charlas a niños y jóvenes sobre los peligros de la droga y la adicción. En la vista celebrada el pasado día 6, Ortiz declaró que no pudo completarlas al no surgirle suficientes oportunidades en este tiempo. "La mayoría de las veces las peticiones eran para actividades de baloncesto. Yo no decidí incumplir; no pude". 

'Picu', que tiene ahora 52 años, fue el primer puertorriqueño en ser 'drafteado' por la NBA, donde jugó con los Utah Jazz. En la ACB, vistió la camiseta del CAI Zaragoza, Real Madrid, Barça, Andorra y Unicaja. Representó a su país en cuatro Juegos Olímpicos, el último en el 2004 cuando lograron vencer a Estados Unidos en primera ronda. Sin embargo, después de la retirada sufrió graves problemas económicos y cayó en una depresión que le llevó a la adicción al alcohol y las drogas, lo que derivó en estos problemas con la justicia.