COLECTIVOS VULNERABLES

Comienza el desalojo de la nave ocupada en Badalona

  • La asamblea de los habitantes de la vieja fábrica, propiedad de la Sareb, se comprometen a abandonarla en tres meses si se detiene el desalojo previsto para este jueves

  • Aseguran ser conscientes de que deben marcharse, pero subrayan que los malos datos de la pandemia y la bajada de temperaturas hacen inviable abandonar el espacio ahora

Vista general de la nave en la calle de Progres en Badalona donde están alojados más de un centenar de inmigrantes y que podrían ser desalojados el próximo día 13

Vista general de la nave en la calle de Progres en Badalona donde están alojados más de un centenar de inmigrantes y que podrían ser desalojados el próximo día 13 / JORDI COTRINA

2
Se lee en minutos
El Periódico

El pasado 1 de diciembre, a pocos días del primer aniversario del incendio de la nave ocupada del Gorg, en Badalona, en el que murieron cuatro personas, el juez aceptaba el recurso presentado por los ahora habitantes de la fábrica de la calle del Progrés, también en Badalona, y aplazaba el desalojo previsto para el pasado 2 de diciembre hasta este jueves, al que los afectados, sin ninguna alternativa, no se resignan. Llegada la fecha, el desalojo ha iniciado el proceso, entre una gran expectativa.

El pasado mes de julio, la presión de los vecinos que arropan al casi centenar de personas que sobreviven en la vieja nave logró por primera vez que el juez suspendiera la anterior orden de desalojo, a la espera de que los servicios sociales enviaran los informes de vulnerabilidad de las decenas de personas que se cobijan en la fábrica, muchas de ellas provenientes de la nave quemada hace un año. Pero el último margen de tiempo dado por el juez termina de nuevo y la situación sigue sin resolverse.

En una asamblea realizada en la nave este fin de semana, las personas afectadas -muchas de ellas sin papeles, lo que lo dificulta todo aún más- redactaron un comunicado en el que piden de nuevo detener el desahucio previsto para este jueves. "Dejar la nave ahora es inviable dada la carencia de alternativas de vivienda, el altísimo nivel de contagios de covid-19 y la fuerte bajada de las temperaturas, factores, que incrementan todavía más la extrema vulnerabilidad del colectivo", señalan.

Sin alternativa

Conscientes, sin embargo, de que vivir en una nave ocupada no es una opción viable a largo plazo -y de los peligros para sus propias vidas que conlleva-, el colectivo se compromete en el mismo comunicado a abandonarla en tres meses, "una vez pasado el invierno". Unas condiciones, aseguran, "plenamente asumibles" tanto por parte de las administraciones como por parte de Sareb, propietaria del inmueble, a quien señalan para que pida al juez que paralice el desahucio.

El objetivo de los residentes es crear una comisión de trabajo con representantes del Ayuntamiento de Badalona y la Generalitat que permita encontrar alternativas sociales para el colectivo en el momento en que se materialice la salida de la nave. El Ayuntamiento de Badalona asegura que ya se está trabajando para evitar que estas personas queden en la calle cuando se produzca el desalojo y, a petición de los habitantes, este martes se reunirán con el concejal de Servicios Sociales, David Torrents.

"El día después"

Noticias relacionadas

A pesar de las propuestas que hay sobre la mesa, Torrents ve "muy complicado" que se pueda detener el desahucio y centra los esfuerzos en gestionar "el día siguiente del desahucio". En este sentido, el concejal admite en declaraciones recogidas por la ACN que los servicios sociales municipales no podrán asumir la petición de ayuda de los habitantes de la nave y pide al Estado, a la Generalitat y al Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) que es impliquen. "El Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB) les puede garantizar el techo durante dos o tres días y algunos ya han dicho que se espabilaran buscando otros espacios, pero difícilmente podemos dar soluciones definitivas si no existe la implicación de otras administraciones", concluye el concejal.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO