Seguridad ciudadana

Badalona amplía el patrullaje de la Unidad Omega hasta las seis de la madrugada

  • Los agentes no serán fijos y se establece un funcionamiento por turnos

Un control policial de la Unidad Omega de la Guardia Urbana de Badalona.

Un control policial de la Unidad Omega de la Guardia Urbana de Badalona. / ACN / Albert Segura

3
Se lee en minutos
ACN

El Ayuntamiento de Badalona (Barcelonès) ha modificado el funcionamiento de unidad de refuerzo e intervención planificada de la Guardia Urbana, que el exalcalde Xavier Garcia Albiol creó y bautizó como Unidad Omega. A pesar del rifirrafe político que ha generado la existencia y objetivos de esta rama del cuerpo, el gobierno de Rubén Guijarro no sólo la mantiene, sino que ampliará sus horas de servicio.

Actualmente, la unidad está operativa de 18 h a 2 h, pero a partir de febrero patrullará de 14 h a 6 h. Por otra parte, con el objetivo de quitar presión a los agentes, la unidad se disuelve como tal y pasa a ser un servicio más de la Guardia Urbana, con un funcionamiento por turnos por el que pasarán de forma rotatoria diferentes policías. Siempre habrá en servicio ocho agentes.

Los cambios, que suponen aumentar en ocho las horas diarias de patrullaje de esta unidad, ahora reconvertida a servicio, se implementarán el próximo 1 de febrero. El alcalde, Rubén Guijarro, defiende que el nuevo funcionamiento va en consonancia con las demandas del propio cuerpo y de la ciudadanía para tener una mayor seguridad en la ciudad: "También hay que proteger a quienes nos protegen", afirma.

El servicio actual, explica el alcalde, estaba muy limitado a una franja horaria y a unos determinados agentes. Esto, dice, provocaba que la ciudad se quedara sin refuerzo policial buena parte de la noche y madrugada y que las bajas y vacaciones de los agentes de la Unidad Omega hicieran que a menudo quedaran cojos de efectivos.

Servicio “integral”

Ahora, comenta el alcalde, se intentará dar un servicio "integral" a vecinos y agentes, distribuyendo mejor los recursos humanos y posibilitando que se pueda mantener siempre a un equipo de ocho agentes por turno en el nuevo servicio de refuerzo e intervención planificada. En este sentido, todos los agentes que quieran podrán formar parte y se establecerán turnos rotativos cada mes.

Lo que no variará es la función de la unidad, que ofrecerá servicios a demanda de la jefatura en puestos con mayor incidencia delictiva, así como el refuerzo que requieran el resto de patrullas y servicios del cuerpo. "Queremos consolidar un mejor servicio en un momento en el que la seguridad es una prioridad", asegura el alcalde.

Cámaras de seguridad en los 'caminos lilas'

Por otro lado, el nuevo gobierno municipal de Badalona, surgido de la moción de censura del pasado mes de noviembre, se comprometió también a la instalación de las primeras cámaras de seguridad en las zonas más conflictivas de la ciudad antes que termine el mandato, dentro de poco más de un año. Ésta es una de las nuevas inversiones que quiere afrontar el Ayuntamiento en materia de seguridad este 2022, cuando prevé destinar 1,4 millones de euros al entorno de la Guardia Urbana. También se prevé implementar cámaras subjetivas a los agentes y la renovación y ampliación del parque móvil de la policía.

El alcalde, Rubén Guijarro, afirma que la primera actuación con las cámaras se hará en algunos de los puntos que el Grup Dones de Llefià ha definido como 'camino lila'. La iniciativa se ha estado trabajando en el último año y consiste en la identificación de plazas y calles poco seguras para reclamar a las administraciones el impulso de un urbanismo con ojos de mujer.

El colectivo reclama mejoras en la iluminación de calles, la transformación urbanística de espacios con obstáculos y rincones que incrementen la inseguridad o soluciones, como pueden ser las propias cámaras de seguridad, en plazas y calles poco transitadas. En total, el Grup Dones de Llefià tiene identificados más de 300 puntos con deficiencias sólo en este barrio.

Rubén Guijarro no ha querido avanzar todavía su ubicación ni el calendario para la implantación de las primeras cámaras, pero desde el consistorio calculan que los primeros aparatos podrían instalarse a finales de año, teniendo en cuenta toda la tramitación previa que debe hacerse para obtener los permisos y licitar el contrato.

Noticias relacionadas

En Badalona ya se instalaron cámaras de videovigilancia de tráfico en el entorno urbano en el barrio de Sant Roc durante el primer mandato de Xavier Garcia Albiol, en 2012. El objetivo era que, sin ser cámaras de seguridad, tuvieran un efecto disuasorio para reducir la conflictividad en 'puntos calientes' de la ciudad. Lo que se plantea ahora es totalmente distinto.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO