"Sant Pep no es toca"

Manifestación en Badalona por la reapertura del pabellón del Club Bàsquet Sant Josep

La afición del equipo reclama soluciones para que se pueda volver a jugar en el recinto, clausurado por el Ayuntamiento en junio

Manifestación en Badalona por el CB Sant Josep.

Manifestación en Badalona por el CB Sant Josep. / Twitter @CBSantJosep

1
Se lee en minutos
El Periódico

Decenas de personas se han movilizado esta mañana en Badalona para pedir la reapertura del pabellón del Club Bàsquet Sant Josep, el cual fue clausurado por el Ayuntamiento de Badalona a finales de junio a instancias de un vecino ante la "absoluta sorpresa" del colectivo deportivo.

La manifestación ha arrancado en el pabellón del conjunto, las instalaciones del Centre Parroquial Sant Josep, hasta desplazarse posteriormente hasta la Plaza de la Vila y volver a la Plaza Rector Rifé de Badalona.

Con pancartas y gritos de "Sant Pep no se toca", los seguidores y la comunidad del equipo, compuesta por unas 300 familias, han reclamado soluciones para que se pueda volver a jugar en el recinto clausurado hace algo más de dos meses debido a que el Ayuntamiento de Badalona aseguró que, a raíz de la denuncia de un vecino, está obligado obras de reforma para reducir el impacto de ruidos y vibraciones en la estructura.

El histórico del caso

En el momento de la clausura del pabellón, el Centre Parroquial Sant Josep, al cual está adscrito el club de básquet, recordó que a finales del 2019 quería recalificar el terreno deportivo para construir una residencia de ancianos, proyecto que fue rechazado por el Ayuntamiento.

Más tarde, en enero de 2020, el consistorio comenzó un expediente administrativo por falta de licencia de actividades en las instalaciones que se precintaron. Poco después, sin embargo, el club presentó un proyecto técnico para obtener esta licencia, y en abril el Ayuntamiento se la concedió con la condición de que hicieran las diversas obras acordadas.

Noticias relacionadas

Sobre las reformas, el club insiste en que recibieron el requerimiento de pago de las tasas y critica que "sin previo aviso" vieron cómo les precintaban el espacio. Según explicó la entidad en junio, estaban en conversaciones con el gobierno local para poder mantener su actividad mientras acababan de tramitar toda la documentación para hacer las obras.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO