25 sep 2020

Ir a contenido

MEDIDAS PARA PALIAR LA CRISIS SANITARIA

Impuestos aplazados, zona azul gratis y supresión de cuota de guardería: así reaccionan los ayuntamientos al coronavirus

Éstas son las principales medidas de los grandes consistorios metropolitanos para paliar desde el ámbito local las consecuencias de la crisis sanitaria

Han reaccionado al virus ciudades como Sabadell, Santa Coloma, Terrassa, Badalona, Sant Boi, Cornellà, Esplugues, L'Hospitalet o Mataró

Àlex Rebollo

 Fachada del Ayuntamiento de Badalona.

 Fachada del Ayuntamiento de Badalona.

Desde que Pedro Sánchez anunciase el estado de alarma, e incluso antes, los grandes ayuntamientos metropolitanos y de la segunda corona barcelonesa empezaron a aplicar medidas para paliar las consecuencias económicas derivadas de la crisis sanitaria del coronavirus. Entre las más destacadas están el aplazamiento de impuestos, la zona azul gratuita y la supresión de cuotas municipales, principalmente de guarderías.

Que la zona azul dejara de ser de pago fue una de las primeras medidas que se tomaron a nivel municipal. El objetivo de esta suspensión, más allá del ahorro para los ciudadanos, es evitar la rotación en el aparcamiento y reducir así la movilidad. Son muchas las ciudades que lo pusieron en marcha: Sabadell, Santa Coloma, Terrassa, Badalona, Sant Boi, Cornellà, Esplugues, L’Hospitalet o Mataró, entre otras.

Más allá de las zonas azules, el pasado martes 17 de marzo, el alcalde de Badalona, Álex Pastor, solicitaba al Gobierno de España la flexibilización de la Ley de Estabilidad Presupuestaria con el objetivo de que los consistorios pudiesen destinar los superávit de los últimos tres ejercicios a paliar los efectos perniciosos del coronavirus. No hubo que esperar mucho, pues horas más tarde Sánchez anunciaba la flexibilización de la regla de gasto como una de las medidas incluidas en su Plan de choque económico.

No obstante, sectores empresariales como la patronal Cecot pidieron a los ayuntamientos catalanes que, complementariamente a las medidas anunciadas el martes por el Gobierno, implementaran también acciones vinculadas a los tributos locales para sumar ayudas al tejido empresarial y los autónomos.

Aplazar los impuestos municipales

La patronal proponía un paquete de cinco medidas que pasan por aplazar el pago de todos los impuestos municipales; reducir las tasas de residuos y terrazas; y subvencionar el IBI y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) de las empresas que acrediten que han tenido que paralizar su actividad.

Como respuesta a la petición, algunos de los grandes municipios del área de Barcelona ya han anunciado el aplazamiento de impuestos y tasas municipales mientras dure el estado de alarma, como son los casos de Mataró y Santa Coloma de Gramenet. Por su parte, Badalona aprobó el pasado miércoles 18 aplazar el cobro del conjunto de impuestos y tasas municipales sujetos a padrón “que aún no se han puesto al cobro” –como el IBI, el IAE o la tasa de los mercados semanales-. Respecto a los tributos en periodo de cobro voluntario, los plazos de pago se han prorrogado hasta el 30 de abril.

Por su parte, desde el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat afirman que “se está estudiando el aplazamiento de impuestos” y “mirando cómo se puede hacer” para que ningún trabajador de las empresas contratadas por el consistorio, de forma directa o indirecta, “tenga que hacer un ERTE”.

Otras ciudades del área metropolitana como Sant Boi y Esplugues también han anunciado ya la seuspensión de impuestos y tributos municipales y otros, como Cornellà de Llobregat, también estudian medidas de esta índole.

Los impuestos en los ayuntamientos vallesanos

También los grandes consistorios del Vallès Occidental han anunciado aplazamientos en el cobro de impuestos municipales. “Paralizamos el pago de tasas, impuestos y tributos mientras dure el estado de alarma y ampliaremos el periodo de cobro de estos impuestos”, explicaba el mismo 17 de marzo la alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez.

Además, el Ayuntamiento de Rubí tiene previsto incrementar hasta los 250.000 euros el fondo de contingencia municipal. La partida presupuestaria, dotada actualmente con 100.000 euros, “se ampliará tan pronto como sea posible a fin de dar respuesta a los perjuicios ocasionados en la ciudad como consecuencia del coronavirus”, explican desde el consistorio.

El Ayuntamiento de Terrassa ya anunció el domingo 15 de marzo que estaba estudiando el aplazamiento o la prolongación de impuestos y tasas municipales. También ha pedido a los propietarios de locales comerciales que dejen de cobrar el alquiler a sus inquilinos mientras dure la emergencia sanitaria. Como contrapartida, el consistorio les bonificará proporcionalmente la cuota del IBI por el tiempo que se prolongue esta medida.

Por parte del Ayuntamiento de Sabadell, por ahora se ha aprobado la ampliación del pago del impuesto de vehículos y la tasa de vados hasta el 5 de mayo y el IBI hasta el 31 de julio; también se han suspendido los embargos por deudas con el Ayuntamiento. Además, el consistorio y representantes de las principales entidades económicas de Sabadell mantienen reuniones telemáticas para analizar conjuntamente las medidas de ámbito económico.

Cuotas de servicios municipales

Asimismo, algunos consistorios han apostado ya por la suspensión las cuotas de los servicios municipales que no se podrán prestar mientras siga activo el estado de alarma. Sabadell fue uno de los primeros municipios en aplicar esta medida, que en su caso afecta a las guarderías municipales, a la Escola de Música i Conservatori, a la Escola Illa, al gimnasio y piscinas municipales Joan Serra.

También Barcelona adoptó una medida parecida más tarde. Además, otros municipios como Mataró, Sant Boi de Llobregat, Esplugues y Santa Coloma han aprobado propuestas similares. Santa Coloma, por ejemplo, no pasará a cobro a las familias la cuota de la guardería correspondiente hasta que cese el estado de alarma.

El ahorro de la Fira d’Espàrrecs de Gavà, para autónomos y comercios

El Ayuntamiento de Gavà ha acordado la suspensión de la 67ª Fira d'Espàrrecs, que debía celebrarse del 1 al 3 de mayo. La decisión se ha tomado en consenso con la Cooperativa Agropecuària de Gavà y obedece a “la importancia de adoptar todas las medidas necesarias para luchar contra la propagación del coronavirus”.

A estas alturas no se contempla la celebración del certamen en una fecha posterior, si bien no se descarta la reprogramación de otros eventos que se organizan a su alrededor una vez superada la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

El ahorro que genere esta suspensión, que se prevé sobre los 150.000 euros, "se destinará a diferentes medidas para paliar el impacto económico provocado por la pandemia en autónomos y comercios de la ciudad", explican desde el consistorio.