Ir a contenido

MAPA DEL DOLOR

Profesionales de Can Ruti en Badalona crean una herramienta para controlar y reducir el dolor de los pacientes

El Mapa del Dolor permite visualizar todos los registros de dolor de las personas hospitalizadas de manera simultánea y optimizar el tratamiento analgésico

ACN

Una enfermera recoge datos del dolor de una paciente

Una enfermera recoge datos del dolor de una paciente / Hospital Germans Trias i Pujol / ACN

Profesionales del Hospitalet Germans Trias i Pujol de Badalona han ideado y desarrollado una nueva herramienta para gestionar mejor y reducir el dolor de los pacientes hospitalizados. Se trata del Mapa del Dolor, una tecnología que permite visualizar los registros de dolor de los pacientes de manera simultánea en una misma pantalla.

Como si de un mapa se tratara, esta herramienta permite dar una respuesta rápida para poder suavizar y controlar la progresión del dolor de cada paciente, a partir de datos obtenidos tres veces al día por el personal de enfermería del centro mediante la Escala Visual Analógica (EVA), que mide la percepción de dolor de los pacientes.

Estos datos permiten generar una imagen con todas las camas de hospitalización y mostrar en una pantalla inicial las medias del día y la máxima de todos los pacientes ingresados. Gracias a un semáforo de colores, el mapa permite identificar fácilmente los pacientes según su nivel de dolor: leve-verde, moderado-naranja, intenso-rojo. 

De esta manera, la enfermera clínica del dolor, que revisa diariamente el mapa y tiene la visión global de todo el hospital, puede detectar fácilmente los picos de dolor de los pacientes, es decir, de los que presentan un EVA igual o superior a 7.

En los casos de dolor más agudo, se optimizará el tratamiento analgésico y, a la hora en la que se haya producido el pico de dolor, se volverá a hacer la escala EVA para saber si la nueva analgesia administrada ha sido efectiva y ha conseguido aligerar el dolor.

El Mapa del Dolor identificará también de una manera espcial a los pacientes operados el día anterior, que son los más susceptibles a sufrir el dolor, y facilitará su control durante las primeras 24 horas. Además, mostrará los niveles de dolor por plantas y por servicio.

Patricia Barroso, enfermera clínica del dolor, asegura que el mapa no es una herramienta para comparar pacientes, sino para ver cómo evoluciona cada uno de ellos, pues cada uno percibe el dolor a su manera.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA