Ir a contenido

cambio consistorial

El PSC registra la moción contra Sabater en Badalona por 'processista'

Los socialistas han contado con el apoyo de PPC y Ciutadans para echar a la alcaldesa, de Guanyem Badalona en Comú

Carles Cols

Sabater, el 27 de octubre, en el Parlament, como portavoz de los municipios por la independencia.

Sabater, el 27 de octubre, en el Parlament, como portavoz de los municipios por la independencia. / JULIO CARBO

Puede que en Badalona, ciudad baloncestista, haya quien se acuerde de Muggsy Bogues, que con 160 centímetros de altura jugó nada menos que en la NBA. Pues con solo tres concejales en un pleno municipal con 31 sillones, el socialista Álex Pastor ha presentado este miércoles 6 de junio una moción de censura contra Dolors Sabater, que llegó a la alcaldía con no mucha más tropa, cinco ediles. Se celebrará el pleno el próximo 20 de junio. Se atreve Pastor, como ya se ha contado estos días con gran alarma, porque cuenta con el respaldo en la retaguardia de los 10 concejales de Xavier García Albiol, más uno de propina de Ciudadanos, una mayoría que ya existía en el 2015, cuando se celebraron las elecciones, pero entonces la orden que llegó desde la sede central del PSC fue que había que poner fin al albiolato, incluso a costa de entregar la alcaldía a una candidatura que, aunque se presentó bajo una ensalada de siglas que parecia prima hermana del comunato de Ada Colau, era en realidad una lista de la CUP. Pastor facilitó la investidura de Sabater con un nudo en el estómago. Lo simple estos días ha sido subrayar lo obvio, la aparente insensatez de Pastor, decidido a ser alcalde como Bogges jugador de baloncesto, confiado en que ya pondrá los tapones y realizará los mates García Albiol, en opinión de todos menos de los suyos, el Dennis Rodman de la política, el malote de la cancha. No todo es tan simple. Es Badalona.

Pastor obedeció en el 2015 la orden de echar a Albiol. Con la moción se saca la espina que supuso para él dar la alcaldía a una candidata aupada por la CUP

Hay varios antecedentes o claves, llámeseles como se desee, a tener en cuenta para comprender esta moción de censura contra Sabater que, según el texto presentado en el registro, se justifica por "la utilización ilegítima de la institución del Ayuntamiento de Badalona y del cargo que ostenta para promocionar y participar del proceso soberanista, y por otro lado por una nula capacidad de gestión municipal". Comienza aquí un estriptís para los profanos en la vida política badalonense. Si fuera una peli, se anunciaría que es un film sin censuras.

Ensalada de nombres

Primero hay que viajar en el tiempo hasta el 24 de mayo del 2015, a lo que sucedió en más de un colegio aquel domingo electoral. “¿Cuál es la papeleta del de la coleta?”, preguntaron en más de una mesa. El podemismo o el pabloiglesismo tenía entonces una notable pegada. Se confirmaría un año después, en las elecciones generales, cuando En Comú Podem ganó las elecciones en Catalunya y también, sobradamente, en Badalona. La marca que aquellos electores buscaban en la mesa de las papeletas era la de Guanyem Badalona en Comú, que encabezaba Sabater como Colau lideraba la de Barcelona en Comú, pero pese a las similitudes fonéticas muy poco tenían que ver. Colau viajaba de la mano de Iniciativa. En Badalona, los ecosocialistas desdeñaron el acuerdo con Podemos y se presentaron en solitaro. Sabater era, aunque sin ser militante, la cabeza de lista de la CUP. De ahí el nudo en el estómago de Pastor cuando la investidura. No tenía claro quién era guatemala y quién guatepeor.

Cuando el PP 'ucedea' en España, García Albiol se vuelca de nuevo en Badalona, dispuesto a 'pujolear'

Las elecciones en Badalona las ganó de calle García Albiol, más o menos como los Panzer arrasaron a la caballeria Pomorska (falsa leyenda de la segunda guerra mundial, pero periodísticamente recurrente). Venció en 30 de los 34 barrios de la ciudad. El PP, entre Gürtel y caída de Mariano Rajoy, parece que ucedea, verbo político que no se conjugaba desde 1982, pero, según reconocen sus adversarios, eso no está claro que afecte a García Albiol. Cuando se pasea por esos 30 barrios en los que ganó (en algunos, con un 50% del voto) todavía se puede permitir pujolear (otro verbo a repescar), es decir, les habla en una suerte de tú a tú que muy pocos son capaces de emular.

El albiolato

Pastor, cuentan en el PSC, ha decidido hacer un Pedro Sánchez, o sea, moverse antes de que la inacción le aplaste demoscópicamente. Falta menos de un año para las próximas elecciones municipales. A su derecha tiene García Albiol. Un caso a estudiar. Su mandato fue un vodevil de corruptelas a manos de cargos de designación directa. Uno extorsionaba a los comerciantes paquis. Otra se hizo obras en casa a cargo del municipio. Un concejal dejó el grupo municipal tras encargar fuera de todo control obras por valor de 700.000 euros. Badalona era la Valencia catalana, no por esos chanchullos, que también, sino porque García Albiol tomó notas de sus colegas del sur y estaba decidido a apostar por las grandes obras. Quería dedicar 10 millones de euros a una piscina olímpica, a mayor gloria de Mireia Belmonte.

A Pastor, hasta los suyos le echan en cara en privado que orille ese pasado del PP en la ciudad, pero él les responde que hay que poner en el otro plato de la balanza los tres años de mandato de Sabater y lo que parece que se avecina. Primero lo primero.

Mutación en el centro

“Ha gobernado Badalona como si fuera Berga”, le critica un exconcejal socialista que, con todo, teme que la aparente alianza con el PP termine de hundir aún más al PSC. Se refiere con ello a todas aquellas ocasiones en que Sabater ha exhibido Badalona, por volumen de población, como la capital del independentismo. Lo hizo, por ejemplo, el 27 de octubre en el Parlament, el día de la rocambolesca independencia de Catalunya. El discurso que pronunció seguro que no fue aplaudido en los barrios en los que Albiol gana de calle. Pero sí, y mucho, en el centro. A Sabater le reconocen incluso los adversarios que ha sacado a independentisas del armario en los barrios del centro de la ciudad, antaño sociovergentes (según cual fuera la cita electoral) y les ha movilizado como a los que más. Vamos, como si fueran de Berga.

Es en este contexto en el que hay que sacar a la luz la alianza que se estaba tejiendo estas semanas a la par que Pastor sopesaba la opición de la moción de censura. Se han sucedido algunos primeros contactos para que cara a las próximas elecciones municipales concurran en una misma candidatura los Comuns, Iniciativa, la CUP y, como cabeza de lista, Sabater. Solo así, consideran los defensores de esta lista de macedonia, se podrá hacer frente a la fuerza del unionismo badalonense. Pastor confía que con la moción de censura que acaba de presentar pueda ser el tercero en discordia.

Por su 'procesismo' y por su "nula gestión"

El texto registrado para la moción de censura contra Dolors Sabater subraya que en el pleno extraordinario del 7 de mayo quedó rechazado el presupuesto municipal y se aferra a ello para acusar al actual equipo de gobierno de haber sido "incapaz de aprobar el documento económico más importante del presente año, ya que no ha sido capaz de llegar a acuerdos con ninguno de los partidos de la oposición". Ante esta situación, "la alcaldesa Dolors Sabater decidió someterse a una cuestión de confianza, la cual no superó.
"El gobierno de Sabater --continúa el documento-- se ha encontrado sin apoyos en el pleno debido a la utilización ilegítima del Ayuntamiento de Badalona, y del cargo que ostenta, para promocionar y participar del proceso soberanista, y por otro lado, por una nula capacidad de gestión municipal que ha llevado a una parálisis que está afectando a toda la ciudad en todos los ámbitos de gestión".
"La máxima preocupación y ocupación del nuevo gobierno debe estar de puertas para adentro. No de puertas para afuera", concluye el documento.

0 Comentarios
cargando