Ir a contenido

SITUACIÓN DE INESTABILIDAD

La alcaldesa de Badalona pierde la cuestión de confianza y pende de un hipotético pacto de PSC, PP y C's

Los socialistas se abren a una moción de censura con populares y Ciudadanos pero vetan a García Albiol como alcalde

Dolors Sabater, que busca aprobar sus presupuestos si no hay mayoría alternativa, solo obtiene el apoyo de 11 de los 27 ediles

Joan Salicrú

Rueda de prensa de Dolors Sabater, alcaldesa de Badalona.

Rueda de prensa de Dolors Sabater, alcaldesa de Badalona.
Dolors Sabater (centro) y Xavier García Albiol (derecha), en un pleno del Ayuntamiento de Badalona.

/

"Hoy los socialistas somos la garantía de que la prioridad vuelva a ser Badalona. Si recibimos el apoyo del pleno, lideraremos un gobierno ejecutivo", ha dicho Àlex Pastor, líder de los socialistas locales, en el pleno de la moción de confianza planteada por la alcaldesa Dolors Sabater, este lunes por la tarde, que ha perdido al recibir solamente el apoyo de 11 concejales de los 27 que tiene el consistorio. Y el popular Xavier García Albiol, exalcalde de la cuarta ciudad catalana, le ha respondido: "Estoy convencido que los partidos que hoy le retiramos la confianza sabremos llegar a un acuerdo para que Badalona recupere la normalidad”.

Ahí empieza ahora el baile. Que Dolors Sabater perdería la moción de confianza lo sabía todo el mundo -al igual que Ada Colau en Barcelona-, puesto que los apoyos que tiene estructuralmente en el pleno son insuficientes; de ahí el uso de este mecanismo que permite que, si en 30 días no hay un candidato alternativo, se aprueben los presupuestos municipales correspondientes, que es el problema más acuciante que tiene entre manos.

Lo que no estaba clara era la actitud que tomarían los socialistas y los populares ante la posibilidad de plantear un candidato alternativo a Sabater aprovechando que esta perdía la moción de confianza. En Barcelona, populares y socialistas no suman ni en pintura, pero en Badalona Xavier García Albiol sacó en 2015 un total de 10 concejales y el PSC cuatro –aunque ahora tiene tres después del paso de Conxita Botey como no adscrita-, con lo cual solamente con el concurso del único edil de Ciudadanos la moción de censura es, aritméticamente, sencilla.

Oferta para formar alternativa

¿Y qué se ha visto, en este sentido, en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Badalona? Un líder socialista que se ha ofrecido para liderar la alternativa -hasta ahora eran siempre los populares quien tomaban la iniciativa- y un jefe de filas del PP con un tono "poco agresivo", según valoraban los de Miquel Iceta al término del pleno.  Ahora la incógnita está en saber hasta qué punto, a un año de las elecciones, los socialistas querrán ir hasta el final en este proceso. ¿Qué significa ir hasta al final? Aceptar a García Albiol como alcalde, claro está. Y es que la cuestión del nombre no es ningún secreto que dificultará enormemente la operación.

Se ha podido captar ya durante la celebración del pleno, al cual han asistido en apoyo a Sabater personalidades políticas como los senadores de En Comú Podem Joan Comorera y Óscar Guardino o diputados al Parlament como Vidal Aragonès (CUP) y Elisenda Alamany (Catalunya en Comú). En su alocución, el jefe de filas del PSC ha afirmado que no es “momento de personalismos”: “Dolors Sabater y Xavier Garcia Albiol tienen que comprender que su tiempo ya ha pasado, que no está Badalona hoy para más extremos y confrontación. En el 2019 los ciudadanos y ciudadanas volverán a evaluar a todos los partidos, pero hoy tienen que entender que su momento ya ha pasado”.

Veto a Albiol

En declaraciones a EL PERIÓDICO, después del pleno, Àlex Pastor ha concretado un poco más y ha asegurado que “en ningún caso” harán alcalde al antiguo primer edil. Con lo cual, Garcia Albiol tendría que dar “un paso al lado” -de los que se han puesto tan de moda en la política catalana- para derribar a Dolors Sabater y presentarse en mayo de 2019 como candidato -que es lo que tiene ganas de hacer, lejos del Parlament- justificando que 365 días antes dejara paso a los socialistas. Complicado. Y poco acorde con el carácter enérgico y protagonista del líder popular.  

Fuentes próximas a Albiol insisten que lo que le motiva ahora mismo es intentar recuperar la alcaldía de Badalona y no la vida en el Parlament y ven “absolutamente improbable” que haga “un paso al lado” al estilo de Artur Mas. En respuesta a las declaraciones de Àlex Pastor, fuentes del PP de Badalona mostraron su enojo al conocer la precondición planteada por el PSC: “Poner condiciones previas que no respetan la voluntad mayoritaria de los vecinos de Badalona expresada en las elecciones de 2015 no es un buen punto de partido, obviamente. Pero mantendremos una reunión con el PSC y Ciudadanos; no es una condición excluyente”. 

Se refieren a la convocatoria anunciada por Albiol durante el pleno: explicó haber enviado una carta a Pastor y al único concejal de Ciudadanos, Juan Miguel López González, para reunirse formalmente en los próximos días y explorar las posibilidades de un gobierno alternativo.

De hecho, la postura de las socialistas no ha variado un ápice desde la última intentona de conformar una moción de censura, en abril de 2016. En aquel momento Àlex Pastor dijo también: "Lo que tenemos claro los socialistas es que hay una línea roja: Xavier Garcia Albiol nunca será alcalde con los votos del PSC".  Con lo cual, el futuro de Badalona en el año que queda hasta las elecciones de junio que viene está en las manos del incombustible líder del PP. De momento, como admitía el propio Àlex Pastor, los próximos días serán movidos.  Ahora, la política catalana tiene otro 'deadline' -aparte del del 22 de mayo-, el 7 de junio.

Podemos no participará en un nuevo Guanyem Badalona en Comú

Aunque menos acuciante, la mayoría de gobierno de Badalona tiene otro conflicto entre manos. El experimento que supuso en 2015 que la CUP de Badalona y el círculo local de Podemos se disolvieran junto a una parte de Esquerra Unida i Alternativa y Procés Constituent en la confluencia Guanyem Badalona en Comú no se repetirá. No se repetirá, como mínimo, en relación a los podemitas, puesto que a lo largo del mandato, las relaciones entre el mundo de la CUP y el de Podemos se han ido enfriando y en el momento presente una fuente morada afirma que “no son buenas, nada que ver con el inicio, porque no han cumplido con los acuerdos pactados”. Muy lejos la visita que Pablo Iglesias realizó en junio de 2015 a Dolors Sabater para interesarse por los entresijos del pacto más singular entre Podemos y la CUP, calificado como experimento por ambas partes.

De hecho, el único concejal que salió elegido perteneciente a Podemos, Javier López, dejó en mayo de 2016 el acta de concejal por este motivo y le sustituyó otro de la CUP, Francesc Duran. Todo apunta que en las próximas elecciones los dos bloques irán por separado y que Podemos se integrará, como en el resto de Catalunya, en una candidatura de Catalunya en Comú junto con ICV, EUiA e independientes. Este hecho no es menor puesto que Guanyem Badalona en Comú sacó cinco concejales, convirtiéndose en la pieza principal para articular una alianza que echara a Xavier Garcia Albiol -ganador de las elecciones con diez concejales- de la alcaldía que había ostentado entre 2011 y 2015.

De todas formas, esto no significa que en 2019 no haya una papeleta con el nombre 'Guanyem Badalona en Comú' en los colegios electorales. Es más, según responsables de esta plataforma ciudadana, la voluntad es volver a repetir el experimento con aquellas formaciones que así lo quieran, disolviéndose como en 2015 o conformando una coalición de partidos de corte más clásico. En realidad no está claro que el nombre se mantenga pero si el espíritu de la propuesta y, de hecho, según las fuentes consultadas, la idea es poder sumar aún más apoyos y conformar así un "frente amplio" de izquierdas. 

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA