Ir a contenido

Conflicto en el Barcelonès Nord

La gestión del edil de Seguridad de Albiol divide a la policía de Badalona

Un colectivo de agentes de la Guardia Urbana acusa a Miguel Jurado de «déspota» y «autoritario»

El cargo niega las acusaciones y atribuye las quejas a motivos económicos ligados a las horas extras

XABIER BARRENA
BADALONA

El triunfo del PP el pasado mes de mayo en Badalona y la elección de Xavier García Albiol como alcalde han abierto una nueva etapa en la tercera ciudad de Catalunya. La prioridad del nuevo regidor es, no supone ello ningún secreto, la seguridad en las calles. Para hacer frente a este objetivo, que en mayor o menor medida determinará el éxito o el fracaso de su gestión, García Albiol confió el área a Miguel Jurado. Apenas medio año después, el principal instrumento del ayuntamiento para garantizar la seguridad callejera, parte del cuerpo de policía local, hierve en indignación contra el concejal de Seguridad por sus actitudes «despóticas», según señalan voces de la institución que reclaman anonimato ante el temor a posibles consecuencias. De hecho, ese, el anonimato, es el común denominador de todas las fuentes consultadas por este diario. Por su parte, Jurado señaló a EL PERIÓDICO que la razón que motiva las quejas es meramente pecuniaria, tras haber recortado él, en nombre del ahorro, las horas extras de que disfrutaban los agentes.

Lo que denuncian estas voces se puede dividir en dos capítulos. El primero, la arrogación por parte del concejal de Seguridad de decisiones que corresponderían a los mandos de la Guardia Urbana, algo que contraviene la ley catalana de policías locales. El segundo, y ligado al primero, es la creación de una casta de policías de confianza del concejal mejor pagados que el resto, gracias a determinados pluses. Y de fondo, las decisiones políticas del propio edil en cuanto a qué tipo de acciones y redadas hay que hacer. Incluso el diseño de algunas de ellas.

COMPETENCIAS POLICIALES / Fue Jurado, cuyo ámbito profesional es el sanitario, el que dibujó el nuevo organigrama de la policía local. «Trata a los agentes como soldados, empleando un trato humillante», afirma una de las voces consultadas.

Jurado niega las actitudes despóticas. «Nunca he dado una sola orden a un agente», señaló a este diario el concejal, antes de pedir que los que hacen estas acusaciones se presenten con «nombres y apellidos». También niega cualquier invasión en las competencias de los mandos. Asimismo, señala que las únicas intervenciones que ha ordenado han sido las que requerían una acción inmediata por su urgencia. «Si un ciudadano me cuenta que en un punto de la ciudad se está produciendo un delito, ¿qué voy a hacer?»

LAS PATRULLAS 'OMEGA' / Entre sus decisiones está la de resucitar una especie de unidad antidisturbios que ya existía antes en Badalona (las patrullas Omega) y que fue eliminada después de que dos agentes tuvieran problemas con la justicia. «Él ha designado a los agentes que forman parte de este operativo», señala otra voz, algo que el concejal niega. Este cuerpo operativo tiene un horario que abarca cinco días a la semana, pero retribuido con pluses de hasta 480 euros.

Lo mismo pasa con otro subcuerpo creado, los policías de barrio, una figura que, según narran los agentes, cuenta con algunos beneficios: «Están retribuidos de forma especial, pudiendo sumar hasta 350 euros al mes más, con un horario que es un sueño --finalizan la jornada a las 18 horas-- y están exentos de trabajar el fin de semana».

Estos pluses solo para algunos (en concreto para unos 100 agentes sobre los casi 300 que forman el cuerpo) se producen, además, en un momento en que el consistorio ha decidido recortar las horas extras. En el 2010 se pagaron 1,2 millones de euros por este concepto. Es decir, menos dinero y reparto arbitrario, según algunos agentes. El sueldo de un policía local en Badalona con estos pluses se aproximaba al de los mossos sin pluses. Según el testimonio recogido por este diario, hay agentes con mejor sueldo, gracias a los pluses, que algunos mandos. La versión de Jurado apunta a un grupo «de 40 agentes que hasta ahora se embolsaban buena parte de las horas extras» que pagaba la institución. Ahora, con los complementos se benefician unos 170 policías», afirma.

El anecdotario sobre las operaciones policiales y las patrullas ordenadas por el concejal Jurado es rico en ejemplos. Baste decir que en alguna ocasión ha incluido como patrullas inspecciones que él mismo ha realizado.

DESMORALIZACIÓN / Según un documento de aquellos que discrepan de Jurado, los cambios internos decididos por el edil («sin ningún tipo de transparencia», afirma el texto) se han realizado «sin que se haya calculado previamente el impacto» y, es más, algunas de estas medidas están produciendo «desconcierto y desmoralización en los policías». Las formas de Jurado son tildadas, aquí, de «autoritarias».