CAMBIO DE TENDENCIA EN EL BARCELONÈS NORD

La inmigración baja en Badalona por primera vez en 15 años

El ayuntamiento asegura que no hay una voluntad de retorno masiva en la mayoría de los colectivos

La localidad registra un ligero descenso de vecinos extranjeros tras perder 1.225 en el 2009

2
Se lee en minutos
DAVID PLACER
BADALONA

No se trata de un descenso espectacular pero sí de un fenómeno sin precedentes. La inmigración disminuye por primera vez en Badalona según los datos que el Instituto Nacional de Estadística registra desde 1996. La ciudad perdió a 1.225 vecinos extranjeros según el padrón actualizado el primero de enero del 2010. Las grandes comunidades de inmigrantes como las de Pakistán, China, Ecuador, Bolivia y Rumanía se reducen. Solamente los marroquís aumentan con respecto al padrón del 2009 y se convierten (por muy poco) en la comunidad más numerosa con 5.563 vecinos.

Los paquistanís, que se habían convertido en la comunidad extranjera más importante de Badalona, han perdido a 202 compatriotas que comienzan a marcharse del país por las crecientes dificultades para conseguir trabajo y ahora se contabilizan 5.556. La comunidad china es la que más ha emigrado y su población se ha reducido en más de un 8%: un total de 350 personas se dieron de baja en el padrón municipal. También disminuyen los ecuatorianos, bolivianos y rumanos. Estos últimos pierden a 130 de sus vecinos connacionales y se quedan en 1.031.

Pero la disminución de vecinos extranjeros apenas pierde medio punto y pasa del 15,3% en el 2009 al 14,8% el año pasado. El concejal de Ciudadanía y Convivencia, Josep Pere (CiU), asegura que el fenómeno no tiene precedentes aunque matiza que todavía es prematuro asegurar que hay un cambio de tendencia. «No existe una voluntad de retorno masiva en las comunidades. Aunque es cierto que algunos se marchan por la crisis económica y la dificultad para conseguir trabajo, la mayoría tiene intenciones de permanecer aquí», explica el concejal.

MENOS PÓLVORA / Badalona ha pasado de tener 1.500 vecinos extranjeros en 1996 a más de 33.000 en el 2008, cuando alcanzaron su máximo histórico a pesar de la crisis económica. En las cifras del Instituto Nacional de Estadística solo hay un año en que se había registrado un descenso de inmigrantes, aunque no obedecía a una disminución real. En el 2007, el ayuntamiento dio de baja a en el padrón unos 6.000 inmigrantes sin permiso de residencia permanente.

Si se confirmara una tendencia del descenso de inmigrantes, en especial el de rumanos y paquistanís, la munición política utilizada por el líder del PP de Badalona, Xavier García Albiol, podría quedar con la pólvora diluida. La comunidad de rumanos, sobre la cual el PP ha construido su discurso populista y con tintes xenófobos, ha disminuido en el barrio de La Salut en los últimos años y la paquistaní, acusada por el mismo partido de crear guetos, pierde fuelle. «Me voy a Andalucía a trabajar en la recogida de la fresa. Hasta me van a hacer hasta un contrato», explica una joven rumana en la plaza de Antonio Machado.

Noticias relacionadas

Los latinoamericanos, los últimos en llegar al barrio de Artigues, también han sufrido un importante revés. «Ya no hay tantos bolivianos ni ecuatorianos. Todos se están yendo. Nos quedamos los que llevamos aquí muchos años o los que tenemos hijos», dice una vecina uruguaya.

Barcelona ya había registrado un descenso en su número de inmigrantes el año pasado cuando pasó del 18.1% al 15.5% pero el fenómeno hasta ahora no se había confirmado en los municipios metropolitanos con altos índices de inmigración. H