LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

Un final de la temporada de esquí prematuro

Las estaciones cierran como medida preventiva para evitar la propagación del covid-19

Los dominios del Pirineo califican la campaña 19-20 como buena, a pesar de todo

La temporada de esquí acaba con mucha nieve en las pistas.

La temporada de esquí acaba con mucha nieve en las pistas.

4
Se lee en minutos
Sergi Mejías

La temporada de esquí 2019-20 ya es historia. Una historia marcada por el covid-19 y con un final incierto. El mundo de la nieve no ha sido ajeno a los estragos del coronavirus. A medida que se conocía el avance del virus y la cancelación de eventos uno tras otro, el cierre de las estaciones no iba a ser una excepción. Así fue como en un incesante goteo los centros invernales anunciaron el viernes pasado la finalización de la temporada, desde Andorra hasta Aragón pasando por Catalunya. En Francia no pasaron del fin de semana y también han cerrado las estaciones de Estados Unidos.

Para los amantes de los deportes de invierno, el viernes 13 de marzo del 2020 será recordado como el último día de la temporada tras el cierre de las estaciones de esquí como parte de las medidas para frenar el avance de la pandemia. Algunos centros invernales, conscientes de la magnitud de la situación y ante la amenaza de la pandemia igual hubiesen cerrado antes para preservar la salud de sus trabajadores y clientes. Sin embargo, el rechazo al cierre que podría generar en sus entornos les llevó a esperar a dar por concluida la temporada ya amparados por la ley. Otro detalle es la incidencia de este periodo de la temporada en la cuenta de resultados de las estaciones.

Desde Grandvalira Resorts, David Ledesma, director de márketing, apunta que “para Grandvalira Resorts en estos momentos la prioridad es velar por el futuro de nuestros trabajadores temporales a quien se les va a pagar hasta el final de sus contratos y se les está facilitando todas las gestiones para una salida lo más ágil posible que les permita volver a sus países de origen. Muchos de ellos a Argentina y Chile. Además, las estaciones de esquí vendemos ocio y ahora no toca”. El propio Ledesma destaca que dentro de la desgracia que esto supone para todo el sector de la nieve, esta crisis del coronavirus llega cuando ya llevábamos un 80% de la temporada realizada. “La temporada hasta la fecha había sido excepcional y es una lástima que acabe así”, observa.

Compromiso social

También desde Baqueira-Beret hacen hincapié en la necesidad de velar por la seguridad de sus trabajadores, de sus clientes y de los habitantes del propio Vall d’Aran en el sentido que el cierre el viernes evitó, en parte, el desplazamiento masivo de esquiadores al valle. “Hacía días que queríamos cerrar, ser consecuentes con la situación pero no lo podíamos hacer hasta que lo indicase la ley, no teníamos la potestad para finalizar la temporada”, explica Xavier Ubeira, director comercial de la estación arenesa. Sobre el balance de esta temporada con final prematuro explica que “teníamos una temporada muy buena pero se quedará en buena, como en los últimos 10 años. Hemos podido trabajar con buen tiempo en Navidades y en febrero, con nieve en las pistas con unos espesores de nieve notables”.

Después del anuncio del Primer Ministro francés, Edouard Philippe, el pasado sábado 14 por la tarde la obligatoriedad de cerrar todos los espacios públicos a causa del coronavirus, todas las 39 estaciones del Pirineo francés y también las de los Alpes cerraron ya el sábado. El director comercial del grup N’Py, Guillaume Roger, que agrupa ocho estaciones del Pirineo francés como Piau Engaly, Gourette, Pic du Midi, Grand Tourmalet, Peyragudes y Luz Ardiden, entre otras, comentó que “el viernes ya esperábamos el cierre. La temporada no ha sido mejor que en los diez últimos años. Pero hemos aumentado un 11% los días de esquí respecto el mes de febrero de la temporada pasada que es cuando celebran en Francia las vacaciones escolares. Por suerte, el cierre ha cogido a todos los dominios al final de temporada”, concluye Roger.

Verano y más allá

Noticias relacionadas

La temporada de esquí ya es historia. Pero también hay vida en las estaciones más allá de la nieve. Igual cuando llegue el verano la situación provocada por el covid-19 ya se ha normalizado. Y ya hay estaciones que ya se han puesto manos a la obra como explica el propio Ledesma: “Desde ya nuestros equipos están trabajando en remoto desde casa y nos estamos centrando tanto en la campaña de verano como en la temporada de invierno de la que viene. Después de la tormenta esperemos que llegue la calma y cuando llegue tocará demostrar nuestro compromiso constante con la mejora de la experiencia de nuestros clientes. Ya estamos en ello”.

Consejos para guardar el material de esquí

Finalizada la temporada de forma abrupta. Solo queda el último ritual de los amantes de los deportes de invierno: guardar el material. Pero no de cualquier manera. De cuidar de los esquís, botas, bastones e incluso la ropa dependerá que los encontremos en perfectas condiciones cuando estrenemos una nueva temporada. Lo primero es eliminar todo rastro de humedad de los esquís para evitar que las partes metálicas, como los cantos, se oxiden. Después intentar dejarlos con las suelas enceradas para una mejor conservación y al guardarlos colocar una separación entre los esquís, como una cinta de velcro o incluso un cartón para evitar que los cantos se toquen entre sí. Así y todo  no hay mejor manera de guardarlos que listos para la próxima temporada, es decir, los esquís con los cantos hechos y las suelas enceradas. ¿Y aflojar las fijaciones? No hace falta y se corre el riesgo de no apretarlas cuando se vuelvan a utilizar.

Temas

Esquí