Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Vídeos

Servicios

SUICIDIOS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

Un botón para la esperanza en el metro

Es urgente hacer campañas de sensibilización como se hace con los accidentes de tráfico o la violencia de género

Las estaciones de la ciudad canadiense de Toronto tienen un botón azul para atender a los que piensan en suicidarse

 LEONARD  BEARD / LEONARD BEARD

Metro de Barcelona. Línea cortada. Una voz anónima avisa de una incidencia por causa ajena a la compañía. Los usuarios se resignan (en el mejor de los casos) o se enfadan (en el peor). El tren se para. Entre 80 y 100 veces al año la causa es un suicidio. Pero no son datos oficiales (no los dan). Son datos de los sindicatos del metro. Suicidio. Una palabra difícil de pronunciar. ¿Cómo reaccionarían los usuarios si esa voz que avisa de la incidencia explicara que la causa es un suicidio? Hasta el momento nos hemos excusado con el 'efecto contagio', también los medios de comunicación. Pero algunos expertos dicen que no tiene sentido silenciar la primera causa de muerte no natural entre personas de 15 a 45 años. Según el Departament de Salut, en Catalunya mueren 500 personas por suicidio al año.

Según los sindicatos del metro se producen entre 80 y 100 casos anuales de suicidas en estaciones

Es urgente hacer campañas de sensibilización. Esta opinión la defienden voces autorizadas como la del director del servicio de psiquiatría del Hospital del Mar, Víctor Pérez-Solà, que propone que igual que hay campañas de sensibilización de accidentes de tráfico o de violencia de género tiene que haber sobre el suicidio. En el libro 'La sombra del Ombú' su autor, el periodista Cristian Segura, lo tiene claro: «Cuanto más hablemos de ello, más fácil será captar las señales de auxilio que deja el suicida». Tenemos que hablar. Lo agradecerían también otras víctimas colaterales, los conductores de metro como Javier. La mala suerte ha hecho que, desde la cabina, haya sufrido ocho suicidios. No ha podido más, ha tenido que dejar un trabajo que había soñado desde niño. Querer frenar y no poder hacerlo a tiempo es un sentimiento difícil de superar.

SERVICIO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA

Testimonios como este ponen más en duda la posición de la empresa que gestiona el metro. TMB prefiere no informar, aunque conoce el impacto emocional que esto provoca en sus trabajadores. Tiene un servicio de atención psicológica las 24 horas, los 365 días del año. Pero no es suficiente, TMB se ha quedado atrás. Renfe distingue entre atropellos y suicidios y EEUU y el Reino Unido han dado un paso más. No esconden lo que pasa en sus andenes, han decidido afrontar la situación con campañas de sensibilización y formación a sus trabajadores. En Toronto, las cabinas de teléfono de las estaciones de metro tienen un botón azul para atender a los que piensan en suicidarse. Antes de morir, un botón para la esperanza. Son iniciativas que podrían cambiar el destino de muchas personas. Cecília Borràs, la presidenta de la única asociación de España que trata el suicidio está de acuerdo. Su hijo de 19 años decidió acabar con su vida en el metro de Barcelona.

Ha llegado el momento de escuchar a los psiquiatras, las familias y las personas que en el último minuto han decidido abrazar la vida

Puede pasar bajo tierra, en la oscuridad de una estación o en una vía aislada. Lo podemos silenciar y podemos mirar a otro lado. Pero quizá ha llegado el momento de escuchar a los psiquiatras, las familias y las personas que en el último minuto han decidido abrazar la vida. Hay que hablar del suicidio. Hacerlo abiertamente y un buen sitio para empezar sería el transporte público. Por Cecília, por Javier.

Outbrain