13 jul 2020

Ir a contenido

    ENTREVISTA CON LA Cantante argentina

    Sandra Rehder: «Para cantar tangos hay que haber sufrido un poco»

    SONIA GARCÍA GARCÍA
    BARCELONA

    Sandra Rehder nació en Mendoza (Argentina. 1967), pero tiene una mezcla de alemán, italiano, vasco francés y asturiano, como la mayoría de habitantes de su país. Hoy actúa en el ciclo Nits d'Estiu de CaixaForum, acompañada de Pablo Logiovine, Gustavo Cassisi y Pablo Giménez y como invitado especial, Silvio Zalambani.

    –¿Qué le trajo a Barcelona?

    –La situación crítica de Argentina. Llegué un mes antes del corralito. Tenía simpatía por el Mediterráneo, por Serrat, quise sembrar algo nuevo y a los cuatro meses ya tenía disco editado en Barcelona.

    –¿Ha conocido a Serrat?

    –Una vez me lo crucé en la plaza del Rei, pero no he tenido ocasión de hablar con él, aunque canto uno de sus temas. He ido incorporando a mi canto, el tango, todo lo que me rodea.

    –¿Por qué canta tango?

    –Porque no podría vivir sin hacerlo, no sería yo. El tango es sentimiento, amor y desamor, melancolía, tristeza. Para cantarlo hay que haber sufrido un poco. Habla de mi tierra. Sé de lo que canto.

    –¿Ha olvidado su tierra?

    –¡No! Los argentinos estamos muy arraigados a la tierra, pero en el tango tenemos un universo para decir las cosas y cada uno lo manifestamos de acuerdo a cómo vivimos y entendemos el dolor y la alegría. Para mí es, poética y musicalmente, un género muy rico. He aprendido a bailar, pero no es mi fuerte. Vivo la vida como el tango, con intensidad.

    –¿Con intensidad?

    –Sí. En el tango no hay término medio.

    –¿Qué le gusta de Barcelona?

    –Es mi proyecto de vida. Dice Sándor Marai: «El hombre hace suyo un lugar, no solo con el pico y la pala, sino con lo que piensa al picar». Me gusta vivir aquí y aprender, pero tengo parte de mi alma en mi tierra natal. Son dos mundos paralelos.

    –¿Cuál es la importancia de seguir cantando tango?

    –A mí me sirve para descifrar lo que soy y encontrar el sentido a la vida. Me comunico con otros seres humanos, doy y recibo mucho afecto del público.

    –¿Barcelona es la tercera patria del tango?

    –Sí, como dijo el poeta tanguero Enrique Cadicamo, la tercera después de Buenos Aires y París. Mi próximo disco, que he grabado con Pablo Mainetti y César Angeleri, se llamará Tercera patria.

    –¿Qué necesita el tango?

    –Buenos compositores e intérpretes que divulguen que no es una música obsoleta, sino algo vivo. Romper la mentalidad de quienes creen que es algo antiguo. Programadores que lo incluyan.

    –En el tango el hombre domina.

    –No tiene que ver con cuestiones machistas. Es un baile.

    –¿Cuáles son sus proyectos?

    –Tener mi disco antes de fin de año y grabar un nuevo proyecto con Euclydes Mattos, donde haremos música latinoamericana, algo muy exquisito. Seguir con mi proyecto con el quinteto italiano de Silvio Zalambani y continuar aprendiendo. Me encanta la rumba catalana.

    CONCIERTO DE LAS 'NITS D'ESTIU DE CAIXAFORUM'. Ferrer i Guàrdia, 6. 20.00 y 22.00 horas. Gratuito.

    20.00