CITA CON LAS URNAS

Rajoy: "Rita, eres la mejor y la alcaldesa que merece Valencia"

Demostración de fuerza del PP en la emblemática plaza de toros levantina

Barberá, exultante, con Rajoy y el presidente valenciano, Alberto Fabra.

Barberá, exultante, con Rajoy y el presidente valenciano, Alberto Fabra. / MIGUEL LORENZO

2
Se lee en minutos
PATRICIA MARTÍN / VALENCIA

"Anticorrupción abre diligencias contra Rita Barberá" por los abultados gastos de representación de su Ayuntamiento. Es el titular que ha copado este jueves todas las portadas digitales desde primera hora, el día en que Mariano Rajoy participaba en el mitin más importante en lo que llevamos de campaña y con el que el PP pretendía exhibir músculo llenando su coso mítico, la plaza de toros de Valencia.

Compromís logró apuntarse el tanto de anunciar que uno de los pesos pesados del PP valenciano que aún no ha caído por la corrupción, la alcaldesa de Valencia, va a ser investigada por los gastos de este mandato en plena crisis. Para contrarrestarlo, Rajoy se deshizo en elogios hacia la candidata a la reelección y se abonó a su tesis de que las acusaciones son falsas: "Los valencianos te quieren y no a los que acosan, insultan y mienten".

Nada más comenzar su intervención, proclamó: "Rita, eres la mejor. Eres la alcaldesa que merece Valencia". Con su "empuje y determinación", dijo Rajoy, Barberá ha transformado la comunidad. La cara de la alcaldesa fue de plena satisfacción. De la corrupción ni media palabra. Tan solo que el PP "no es perfecto", algo que ha repetido en la campaña, sin entrar en detalles. Rajoy, además de elevarla a los altares, arremetió contra el resto al subrayar que ella tiene "entidad", pero se enfrenta a una "pandilla". "Enfrente tienes una sopa de letras, una ensalada de ocurrencias y ni una sola idea", señaló. Por ello, auguró, Barberá continuará como alcaldesa.

UNA 'VÍCTIMA'

La regidora, por su parte, se presentó como una víctima de la "manipulación y las mentiras" en la "campaña más sucia, más ruin y más vergonzante" que dice haber sufrido en sus 24 años de carrera política. Los asistentes al mitin la aplaudieron a rabiar, especialmente con cada uno de sus golpes hacia la "izquierda movilizada y crecida" --en la que incluyó a C's-- cuyo único afán es "el odio político" y "destruir al PP". Barberá agradeció a Rajoy su "confianza" en ella, una actitud que, dijo, le da "fuerza y seguridad".

Noticias relacionadas

Los populares valencianos confían en que el 'caso Barberá', ya que llueve sobre mojado, apenas les haga daño. Al principio de la campaña se difundieron unas conversaciones en las que presuntamente se escucha al alcalde de XàtivaAlfonso Rus, contando billetes procedentes de una 'mordida'. La cúpula del PP le expulsó, pero este continua como candidato a la reelección y aún no se ha dado de baja definitivamente de la presidencia de la Diputación valenciana. La trama en la que Rus está implicado también cerca a Barberá. El goteo de escándalos, por tanto, no cesa. Pese a ello, los populares esperan ser la fuerza más votada en la comunidad y poder gobernar con el apoyo de C's. Valencia simboliza el dominio del PP desde hace décadas y perder la Generalitat supondría un duro golpe para Rajoy a pocos meses de las generales.

IGUALAN AL PSOE

Por ello, el mitin fue simbólico. Los protagonistas se dieron un baño de masas y vaticinaron con orgullo que llenar "la emblemática" plaza significa "ganar". No hubo fuegos artificiales, pero sí los tradicionales cánticos de apoyo al PP y sus dirigentes. Los conservadores acostumbran a abarrotar la plaza como demostración de fuerza. En las europeas no se atrevieron, pero en esta ocasión su meta era "reventarla". No lo lograron, porque había algunos sitios libres, pero sí rozaron la mágica cifra de 15.000 asistentes que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, logró el pasado sábado.