Ir a contenido

entrevista con la actriz

María Esteve: «La tele ha sido un regalo para el actor»

La hija de Marisol regresa hoy a A-3 TV con la tercera temporada de 'Doctor Mateo', serie en la que da vida a Elena, la panadera

JUAN CARLOS ROSADO
MADRID

–Parece que la manida crisis va a llegar también a la pareja que forma en la serie con Alfredo, ¿no?

–Pues sí. Hemos comprado un caserón que se cae a cachos. Estamos luchando para reformarlo, pero no hay dinero. Por eso monto la panadería allí y Alfredo (Alex O’Doguerty) se tiene que buscar otro trabajo como guardia jurado. Mucha gente se va a sentir muy identificada.

–Y en esa casa se forma un trío...

–Es que otra de las soluciones es alquilar una de las habitaciones, y por esa vía se introducen personajes que entran y salen. Lo curioso es que Santiago (Gorka Otxoa), el médico ayudante de Mateo, entra a vivir en casa y se crea un trío muy divertido.

–¿Ha conocido en su vida gente tan rarita como Alfredo?

–Sí. En el colegio y en muchos sitios todos hemos visto gente que son especiales, porque piensan de otra manera y ven la vida desde otra perspectiva. Al principio piensas “este está colgao”. Pero luego descubres que tienen un gran corazón y una manera totalmente distinta de ver el mundo que a ti también te abre puertas para pensar de otra manera.

–¿Se ve rara en el papel de madre?

–Lo más fuerte es que mi hijo Pedro crece mucho. Cada vez que volvemos para hacer una nueva temporada noto que el niño se va haciendo hombre. Ya tiene 14 años. Fuera del plató le llamo hijo, y el pobrecillo está agobiado. Está en esa edad difícil de la adolescencia, y cuando sale de casa de su madre llega y se encuentra conmigo. Tengo que dejar de llamarle hijo: es un compañero de trabajo y se llama Rodrigo Castellanos.

–¿Es fácil para una actriz de comedia el trasvase del cine a la tele?

–Creo que al revés. La television me ha cambiado muchísimo para cuando vuelva al cine: se trabaja con más premura de tiempo. Tener un mes y medio para preparar un solo guión me va a parecer increíble.

–¿Usted es de las que tenían cierta prevención contra la televisión?

–Cuando surgieron las primeras series españolas, nos pasó eso a muchos actores de cine. Solo existía Farmacia de guardia y una o dos más. De repente, empezó a generar series de todo tipo que nos dieron la posibilidad de trabajar mucho. A partir de ahí, me pareció un medio fantástico que sirve además para promocionarte. La tele ha sido un regalo para nosotros. Lo que pasa es que hay compañeros que no se atreven a hacer tele porque no tienes ese mes y medio del que dispones en el cine.

–¿Ve bien que las cadenas privadas tengan que invertir en cine?

–Igual los compañeros se me echan encima por lo que voy a decir. Por supuesto que estoy de acuerdo, pero lo que debe mirarse con mucho ojo es a dónde se destina ese dinero. En España se hacen 130 películas al año y eso es mucho. La inversión de las teles debería ir a proyectos de calidad. Algo no estaremos haciendo bien cuando el público no va a las salas a ver nuestro cine. Creo que se deberían hacer menos películas, pero más cuidadas. Así evitaríamos las quejas de las cadenas privadas.

–Ahora les ha dado por hacer miniseries sobre personajes famosos, como la que hicieron sobre su madre, Pepa Flores, Marisol...

–Mientras haya consenso con la familia, se documenten y cuenten la verdad me parece estupendo. Me preocupa cuando eso no ocurre y la versión es bastante libre. En nuestro caso no hubo ese consenso. Pero nosotros optamos por el silencio porque, al final, si hablas promocionas el producto. Es mejor callarse.

0 Comentarios
cargando