26 nov 2020

Ir a contenido

tú y yo somos tres

La monja más deseada

ferran Monegal

Es una monja singular. Se llama Teresa Forcades Vila. Doctora en Medicina por la Universitat de Barcelona, especialista en Medicina Interna por la de Nueva York, becaria de la de Harvard y experta en teología feminista, esta benedictina reside en el monasterio de Sant Benet de Montserrat. Hoy se ha transformado en la monja más deseada, más buscada, más requerida por los medios de comunicación dado su posicionamiento crítico sobre la gestión sanitaria de la llamada gripe A, vacunaciones incluidas. Tiene colgado un vídeo en Youtube en el que explica razonadamente, pausadamente y sin ningún tipo de alarmismo su postura crítica acerca de la campaña de vacunación sobre esta gripe. El vídeo ha recibido ya más de un millón de visitas. Precisamente, la madrugada de ayer, el programa Banda ampla (TV-3) planteó un debate en torno a la operación vacuna. Entre los debatientes estaba Teresa Forcades, presencia que fue resaltada por Lídia Heredia dado el interés que las opiniones de esta monja suscitan. Esa noche lanzó una pregunta inquietante, pero a le vez luminosa. Dijo: «¿En qué estudios se basa esta vacuna para que podamos considerarla segura?». Y añadió: «Para poder decidir libremente las personas necesitamos tener una información que no nos venga sesgada de origen». O sea, ¿la operación vacuna forma parte también de una gran estrategia de la poderosa industria farmacéutica? ¡Ah! Las palabras, las reflexiones de Teresa Forcades siempre nos impactan y atraen mucho. Quizá porque las dice evitando precisamente esa formulación impactante que tanto abunda en la TV. Su sosiego, su quietismo conventual, su prudencia, no le restan ni un gramo de firmeza y sensatez a sus juicios. Antes de ese interés mediático que le ha sobrevenido ya nos había sorprendido esta benedictina. Fue a finales de abril del 2006. Se lo conté a ustedes en esta columna. Ramon Colom la invitó en su Mil.lenium (El 33). Ella abordó la figura de María Magdalena como base para una reinterpretación del papel de la mujer en la Iglesia. Nos recordó que incluso en el Evangelio de Tomás se advierte que la pecadora pudo finalmente entrar en el cielo porque Jesús había decidido convertirla en hombre. ¡Ah! Qué extraordinaria sesión aquella. Qué talento crítico. Qué finura expositiva.