Ir a contenido

El balance

'Millennium', suma y sigue

Con 21 millones de libros vendidos en todo el mundo, el 'fenómeno Larsson' continuará generando beneficios gracias al cine, la televisión y futuros títulos sobre el escritor sueco

Anna Abella

Más de 21 millones de ejemplares en 41 países. Esta es la cifra de ventas actualizada de la trilogía Millennium que hace poco más de una semana facilitaba Norstedts, la editorial sueca de las novelas de Stieg Larsson. Un dato que hace solo seis meses –según el último recuento, hasta marzo, antes de que se publicara en España el tercer volumen– era de 8 millones menos. Anteayer, los premios del programa de libros de Barcelona Televisió, Qwerty, reconocían como mejor best-seller la obra del fallecido autor sueco. El festival Getafe Negro, que tiene lugar hasta el domingo en Madrid, rinde homenaje a Larsson con la presencia de su viuda, Eva Gabrielsson, y de su amigo Kurdo Baksi, y con un desembarco de autores suecos de novela negra.

Son una muestra de que todo lo relacionado con Stieg Larsson constituye un fenómeno literario y social, pero también un filón económico que ha generado unos beneficios que, según ha declarado recientemente Gabrielsson, su compañera durante 30 años, suman 24 millones de euros. Ninguno de los dos ha podido disfrutarlos. Él, porque murió sin dejar testamento, antes de ver publicada su obra. Ella, porque la ley sueca no la reconoce como heredera ya que no se casaron para no figurar juntos en un registro público por seguridad ante los grupos nazis que él denunciaba en sus textos. Los afortunados beneficiarios del legado son Erland y Joakim Larsson, padre y hermano del autor, con quienes apenas tenía relación. Gabrielsson mantiene con ellos una batalla legal, y moral, por la herencia y escribe un libro sobre ello. Una iniciativa en internet –www.supporteva.com– se solidariza con Gabrielsson y recauda fondos para su causa.

Empieza a tocar techo

Sin embargo, aunque el estreno en el cine de Millennium II ayude a alimentarlo, parece que el fenómeno Larsson empieza a tocar techo. En España ya no monopoliza el podio de los más vendidos y libreros consultados ya notan una menor demanda. En cambio, las cifras son un suma y sigue: Destino lleva vendidos en castellano tres millones de ejemplares y Columna, 300.000 en catalán. Ambas editoriales lanzarán, este noviembre, un estuche con la trilogía completa de cara a Navidad.

En los cines, la primera parte, Los hombres que no amaban a las mujeres, que se estrenó el pasado 29 de mayo y aún está en 36 salas, ha recaudado 9.233.000 euros y la han visto más de un millón y medio de espectadores. Hoy, la segunda entrega, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, se exhibirá en 355 cines de todo el país, en 12 de ellos en catalán.

La explotación del fenómeno no acabará aquí: para el 2010 quedará el estreno de la tercera parte, La reina en el palacio de las corrientes de aire; la publicación de los libros sobre Larsson de su amigo Baksi y de Gabrielsson, quien también prepara un documental; y la serie de televisión de seis capítulos de 90 minutos con material inédito grabado durante el rodaje de las películas.

Temas: Novela negra