Ir a contenido

PROYECTO

TV-3 revivirá el drama del exilio de 1939 en el campo de Argelès

Felip Solé dirige el documental, que incluye el testimonio de exrefugiados

OLGA LERÍN
ARGELÈS-SUR-MER

"Tenemos que aprender para comprender, perdonar pero no olvidar y actuar para no tener que soportar". Son palabras de Pierre Aylagas, alcalde de la localidad francesa de Argelès-sur-Mer, un municipio del sur de Francia que forma parte de la memoria colectiva de miles de españoles que vivieron fustigados por la guerra civil y fueron confinados en su playa entre alambradas. Coincidiendo con el 70° aniversario de la apertura del campo de refugiados del municipio del Languedoc-Rosellón, el pasado 9 de febrero, TV-3 ha iniciado el rodaje del documental Camp d'Argelers, un trabajo dedicado a la vida en esa cárcel de arena entre 1939 y 1941.

La historia de esta tranquila localidad costera dio un vuelco aquel mes de febrero del 39: la Playa del Norte dejó de ser un feudo de pescadores para convertirse en lo que muchos han denominado la playa de la vergüenza. Cerca de medio millón de refugiados españoles iniciaron el exilio huyendo de una guerra perdida, lo que desbordó todas las previsiones de las autoridades francesas, que ordenaron levantar el recinto.

MAPA EN MANO

La grabación del documental --una coproducción de TVC y las productoras Utòpic y Kalimage-- se inicia con la llegada de los oficiales del Ejército francés a la playa, mapa en mano. "Marcaron el plano y pusieron dos alambradas --explica Felip Solé, director y realizador del trabajo--. Era un domingo y no localizaron ni al alcalde ni a su adjunto. Finalmente, una mujer les indicó el camino de la playa".

Por el lugar pasaron cerca de 300.000 personas, aunque en determinadas épocas llegaron a ser 80.000 las que se hacinaron en aquel suplicio de arena, piojos, sarna, frío (aquel invierno fue uno de los más hostiles del pasado siglo) y, sobre todo, mucha hambre. Remei Oliva, una encantadora jovencita de 90 años, bajó a los infiernos en Argelès. Su primer hijo, Rubén, nacido en la cercana maternidad de Elna el 5 de enero de 1940, le dio fuerzas para resistir. "No éramos nada: perdimos la dignidad, la esperanza... Todo", dice Oliva. "Ahora ya no lloro cuando hablo de ello", puntualiza.

Propietaria de un taller de modista en Badalona, Oliva, sus padres y su marido huyeron en un camión el 7 de febrero. "Cuando pasé la frontera sentí que abandonaba España. Ahora me considero ciudadana del mundo", relata desde la localidad francesa de Gap, donde reside.

En el documental, de una hora y 300.000 euros de presupuesto, participan 30 actores y "muchos" voluntarios como figurantes, explica Solé. La dramatización de la cruel vida en el campo se mezclará con imágenes de archivo y el testimonio de 25 exrefugiados, de los 50 que se calcula siguen vivos, y de la enfermera suiza que estaba al frente de la maternidad de Elna, Elisabeth Eidenbenz. También incluirá un centenar de fotografías captadas por Robert Capa y Agustí Centelles, entre otros.

MEMORIA INTACTA

"Argelès es un icono colectivo --dice el realizador--. De cada dos familias catalanas, una ha tenido algún familiar en el campo. Aquí toda la memoria del exilio está intacta. Al otro lado de la frontera, el franquismo la rompió". Rodado en imagen digital, Camp d'Argelers se preestrenará en la localidad francesa el próximo 20 de mayo. El alcalde, hijo de refugiados, recuerda emocionado a su padre: "Me dijo: 'Seremos franceses, pero con el corazón español'".

0 Comentarios
cargando