LA FATALIDAD DE UN DIRECTOR SINGULAR

La odisea de Albert Serra

'El cant dels ocells' se estrena solo en tres salas pese a su periplo internacional

2
Se lee en minutos
CRISTINA SAVALL
BARCELONA

Albert Serra ya no sabe en qué ciudad duerme cuando abre los ojos cada mañana. ¿Mar del Plata, Toronto, Estoril, Londres, Los Ángeles, Seúl, Sao Paulo, Hong Kong, Londres, Bangkok, México DF...? La lista de festivales de cine dónde lo han invitado con todos los honores en estos meses es de infarto.

El cineasta revelación de la Quincena de los Realizadores ha sido el único director español presente este año en una sección competitiva de Cannes. Los encendidos elogios con los que la dirección del certamen y la prensa francesa acogieron el pase deEl cant dels ocells, junto a la decisión deCahiers du Cinémade incluir su segundo largometraje,Honor de cavalleria, entre los diez mejores del 2007, ha convertido a Serra en uno de los nombres más reclamados por la influyente red cinéfila internacional.

Esta sorprendente demanda, sin embargo, no es proporcional al escaso número de salas comerciales de Madrid y de Barcelona que hoy estrenanEl cant dels ocells. "La película española, sin duda, con más presencia mundial en este último año", afirma Albert Serra, que no se siente profeta en su tierra. "No entiendo por qué los Renoir y los Verdi se han negado a programarla. Dicen que es lenta y silenciosa".

Gran estreno en París

La respuesta le dejó perplejo, y más cuando ya había trascendido que la prestigiosa sala de París Mk2 Beaubourg, a dos pasos del Centro Pompidou, programa a partir del 21 de eneroEl cant dels ocells. "Están organizando una gran premier para el día 15". Tras este acontecimiento, el director prosigue su gira promocional rumbo a la costa este de EEUU.

Los salas Casablanca y Maldà de Barcelona y El Pequeño Cine Estudio de Madrid son los únicos que han adquirido este filme al que Serra define como una experiencia religiosa. "En Francia y en Estados Unidos tengo una recepción más cálida". No obstante, insiste, en que no le preocupa ni le afecta queEl cant dels ocellssuscite el mismo interés en España.

"De todas maneras no es una película que pase desapercibida", agrega. Si se hace la prueba de búsqueda en Google con las palabras "Cant dels ocells Albert Serra" salen 13.300 entradas. "¿Cómo se valora el éxito? ¿Por qué la administración no tiene en cuenta las más de 3.000 personas que solo en España han visto mi filme en su paso por algún festival? ¿Por qué la industria se mueve con esquemas tan arcaícos?". Estas son algunas de las preguntas que se plantea un cineasta que se entrega de lleno a los debates. "Cada vez son menos relevantes los datos de los estrenos de los viernes", sentencia.

Su cine contecta, según él, con la época bíblica de Luis Buñuel, de Federico Fellini y de Pasolini.

Noticias relacionadas

Llamada de Àlex Rigola

"El cant del ocellsrepesca su tradición religiosa, pero con un punto de humor". El mismo con el que afronta la escritura de una obra de encargo. "Me llamó Àlex Rigola y me propuso que participara en el proyecto de autoría teatral para lanzar a nuevos dramaturgos". Le encantó la idea, y más cuando Rigola le pidió que escribiese un libreto inspirado en el cine, ese mundo en el que se siente tan querido como incomprendido. "Tengo libertad para escribir lo que quiera, la misma que tiene el Lliure para ponerla en escena o no".