entrevista con Mario Camus, Director de cine

Mario Camus:"Odio el glamur, me hace vomitar"

El maestro cántabro recibió ayer la Biznaga de Plata en el Festival de Málaga, que le ha dedicado una retrospectiva.

2
Se lee en minutos
OLGA PEREDA
MÁLAGA

Mario Camus (Santander, 1935) dice que no se llama Mario Camus sino "el cineasta que hizo realidadLos santos inocentes", una película que se mantendrá vigente "hasta que se apaguen las estrellas".

--Algo falla en el cine español cuando en el Festival de Málaga la estrella absoluta para el público ha sido El Duque, ¿no cree?

--No tengo ni idea de quién es.

--Es Miguel Ángel Silvestre, un joven actor que ha saltado a la fama por la serie Sin tetas no hay paraíso.

--Yo hablo de películas y de rodajes. Lo demás no me interesa. Odio el glamur. El glamur, la alfombra roja y las chicas que gritan me parece odioso. Ese no es mi mundo. Seguramente es necesario, ojo, pero es que me dan ganas de vomitar.

--Perdone. No quería hablarle del fenómeno fans sino del hecho de que la televisión se está apoderando de cine. Incluso en la técnica.

--Bueno, es que es algo inevitable. El cine también se apodera de la tele.

--De hecho, usted contó con Marian Aguilera, de la serie Los hombres de Paco, para rodar su última película, Los hombres de PacoEl Prado de las estrellas

--Claro que sí. Y está muy bien. ¿Por qué esos actores van a dejar de hacer televisión? Es algo que les da de comer y les permite algo fantástico: adquirir experiencia y soltura.

--Marian Aguilera cuenta que usted le dio solo un consejo: "Sé siempre humilde y sigue estudiando".

--Fue un consejo de abuelito.

--Usted suele fijarse en una frase para empezar los guiones. En su último filme, la frase escogida fue "La humildad es la única sabiduría que podemos adquirir", de T.S. Eliot.

--Sí, eso es una costumbre, una manía. Los hay, por ejemplo, que escogen siempre folios de un mismo tamaño. Yo busco una cita que corresponda a lo que estoy pensando.

--¿Qué echa de menos de los viejos tiempos?

--Se toma un tiempo Gente. Gente que se ha ido quedando por el camino. Y eso duele. Hay veces que ves películas y aparecen personas que ya han muerto.

--¿Cree que ir al cine ha perdido algo de magia?

--Yo no voy al cine.

--¿?

--Yo veo el cine en casa, en el DVD. ¡Es que no hay cines! En Santander, por ejemplo, no hay cines. Solo hay salas en los centros comerciales que huelen a palomitas.

--¿Sigue usted en el mercado? ¿Le llaman para hacer películas?

--Los productores deEl prado de las estrellasson gente muy fiel y me han llamado ahora. Pero no existe ese mercado del que habla. No estamos tan conectados en el mundo del cine. Además, yo vivo en un pueblo. Ahora estoy intentado escribir una historia, pero estoy cansado y ya las cosas no me salen con tanta facilidad. El camino ha sido duro y es como subir una montaña. Ahora estoy más fatigado que hace 30 años. Además, quiero hacer las cosas con rigor. No quiero chapuzas. Siempre trato de que mi película sea mejor que la anterior y eso quema.

--El prado de las estrellas es una película que emociona.El prado de las estrellas

--¿Le gustó?

Noticias relacionadas

--Sí. Me emocionó mucho.

--Si una película gusta a una persona ya está justificado haberla hecho.