Semana de la movilidad

4 mitos a derribar antes de pasarse al coche eléctrico

  • El números de puntos de recarga, el tiempo que tarda en cargarse las baterías o el coste de su mantenimiento son las principales dudas que generan los coches eléctricos

4 mitos a derribar antes de pasarse al coche eléctrico

Pixabay

2
Se lee en minutos
El Periódico

En la semana de la movilidad se ponen en valor las ventajas que tiene el uso de los coches eléctricos. Pero la verdad es que el desconocimiento sobre este tipo de automóviles es aún muy grande. A pesar de que su venta se ha disparado en un 81,3% en 2020 con respecto al año anterior, según datos de la ANFAC, aún son muchas las dudas que surgen alrededor de estos coches. Pero, ¿cuáles son los principales mitos a derribar sobre los coches eléctricos?

MITO 1: Los coches eléctricos son muy silenciosos y, por lo tanto, menos seguros

Desde este mismo verano los coches de nueva creación en Europa han de ir equipados de serie con un sistema de aviso acústico con el objetivo de alertar de su presencia a los peatones. Además, según destacan desde EDP, los coches eléctricos no suponen ningún peligro ya que, por encima de los 20 km por hora, los ruidos de los neumáticos de carretera y el viento se consideran sonidos perceptibles. 

 MITO 2: Un coche eléctrico tarda mucho tiempo en cargarse

Existen tres formas de recargar un vehículo eléctrico: las cargas domésticas, son las más lentas y suelen rondar entre las 5 y 8 horas; las recargas en puntos públicos y privados, el tiempo descienda a entre 1 y 3 horas, y por último, "los puntos rápidos, disponibles en estaciones de servicio y electrolineras, consiguen reducir ese tiempo a entre 5 y 30 minutos", según explican desde Northgate.

Una afirmación que comparten desde EDP, ya que aseguran que "hoy en día un coche eléctrico en una estación de carga rápida puede cargar cien kilómetros en tan sólo diez minutos".

MITO 3: No existen suficientes puntos de recarga

A la hora de cargar un coche eléctrico se puede hacer en dos lugares: en nuestro domicilio o en el exterior. En el caso de la primera opción, instalar un cargador eléctrico en un domicilio es "relativamente sencillo", siempre y cuando lo realice un profesional homologado, según Northgate. Y en el caso de que sea un garaje comunitario, no es necesario ningún tipo de permiso, sólo notificarlo a la comunidad de vecinos. "Actualmente en España sólo es necesario dar el aviso en la comunidad de vecinos. Después ya se podrá instalar tu propio cargador de vehículo eléctrico en tu plaza de garaje", confirman desde NDP.

En el caso de necesitar carga en el exterior, actualmente en España hay un punto de carga por cada 11 vehículos eléctricos, es decir, hay más de 8.000 puntos de recarga públicos en toda España.

Noticias relacionadas

MITO 4: Su mantenimiento es más costoso que el de los coches tradicionales

Como regla general, estos vehículos son menos susceptibles al deterioro y el paso del tiempo, lo que se traduce, según datos de Northgate en hasta un 30% de ahorro respecto a un vehículo de combustible, así como una probabilidad menor de avería.

En este sentido, el elemento al que hay que prestar una mayor atención es a la batería que es necesario su recambio tras 10 0 12 años de uso. 

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete