Feminismo

Yo, jefa: el programa que quiere potenciar la vocación de liderar entre las niñas

  • El objetivo del programa es que las niñas y adolescentes tengan referentes en todos los ámbitos

Presentación del programa Shadowing de Yo, jefa

Presentación del programa Shadowing de Yo, jefa / El Periódico

Se lee en minutos

Todavía queda mucho camino por recorrer para conseguir la igualdad real entre mujeres y hombres en todos los aspectos. Uno de ellos es el de la alta dirección: jefes, directivos, consejeros delegados. Muchas de las personas que ocupan esos cargos son hombres, aunque es verdad que cada vez se ve a más mujeres, pero en España se está lejos, todavía de conseguir la paridad.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) fijó en el 30% la representación femenina que debían tener los consejos de las empresas cotizadas para 2020. Las empresas del Ibex 35 lo han superado al alcanzar el 31,17% de representación femenina. Sin embargo, en el total del Mercado Continuo esta tasa cae al 25,8%, según el informe de Atrevia y el IESE. Las 92 empresas que no forman parte del Ibex son las que merman la tasa, ya que no llegan ni a un 23% de mujeres en sus consejos. 

Con estos datos queda demostrada la importancia de fomentar el liderazgo femenino entre las niñas, que sean capaces de saber que pueden ser directivas si ellas quieren. Este es uno de los objetivos del programa Yo, Jefa puesto en marcha por Trescom hace dos años de la mañana de Ana Vázquez. Para ello ponen en marcha diferentes iniciativas. En 2020, pusieron en marcha la primera edición del ‘Shadowing Yo, jefa’, una acción de mentoring con la que emparejaron a 15 emprendedoras y directivas de primer nivel con 15 estudiantes universitarias para que, con sus consejos y experiencia, las ayudasen a desarrollar sus propios proyectos innovadores. 

“Salieron unos proyectos increíbles y las jefas decían que las estudiantes están aprendiendo de nosotras de nuestros errores, pero nosotras estamos aprendiendo de la vitalidad, de su arraigo, de sus ganas de aprender”, comenta Ana Vázquez. De hecho, explica que las directivas le decían que hubiesen querido que sus inicios hubiera habido alguien que le hubiera acompañado. “Este programa fue un éxito por eso, porque fue muy enriquecedor para unas y para otras”, puntualiza Vázquez.

¿Qué quieres ser de mayor? Yo, jefa

“Lo que queremos es dar visibilidad a todas las mujeres que han roto techos de cristal y que ocupan puestos de liderazgo y que son referentes en sus campos”, explica la responsable. Y es que es muy importante para las niñas y adolescentes tener referentes, y así cuando les pregunten qué quieren ser de mayor, ellas puedan decir: “Yo, jefa”. Ana Vázquez explica más allá “que no solo se vean en un colegio siendo maestras o en un hospital siendo enfermeras, sino que sepan que también pueden ser la directora de ese colegio, la gerente de ese hospital, pueden ser emprendedoras, pueden llegar tan alto como quieran cuando se preparen para ello”.

Está claro que el lema del programa es una declaración de intenciones. Ana Vázquez asegura que no es difícil encontrar a mujeres en puestos de poder, pero que no se les ha hecho el caso necesario, “no son todavía referentes”. Además, asegura que es fácil convencer a estar mujeres para que colaboren con el programa, pero “no por un tema de ego, sino por un tema de ser el espejo de las jóvenes, ya que ellas no lo tuvieron”. 

Para Ana Vázquez es muy importante que se les siga dando voz a las mujeres directivas “es un proyecto que como sociedad tenemos por delante”. Por ello, insiste en que hay que trabajar desde todos los ámbitos “hay que dar pasos hacia la corresponsabilidad, hacia la igualdad…”. La responsable de Yo, jefa insiste en que tiene que se una colaboración público-privada “a grandes niveles”. 

El liderazgo femenino

Ana Vázquez quiere dejar claro que este programa no se centra en la diferencia entre el liderazgo femenino o masculino, sino que va más allá. “Lo que queremos es que haya más mujeres líderes en todos los sectores y en todos los escalones”, apunta. 

De hecho, este año han realizado el estudio ‘Liderazgo femenino y Covid-19: perspectivas postpandemia’, entre cuyas conclusiones destaca que la mitad de las jefas encuestadas ha tenido que diversificar o reinventar su modelo negocio para encontrar nuevas oportunidades durante la pandemia, si bien, 1 de cada 4 (26%), asegura que esta situación ha hecho crecer su empresa o compañía. Frente a ello, un 22% no ve oportunidad alguna de mejorar sus perspectivas empresariales, aunque espera que la situación sea excepcional y pueda volver a la normalidad en la que estaba antes de la pandemia en el corto-medio plazo. Sólo un 2% indica que no espera, de ningún modo, ninguna mejoría u oportunidad para su empresa en el primer semestre de 2021.

Si atendemos al aumento de la demanda de servicios o productos en los próximos 6 meses, un 37% de las encuestadas cree que aumentará hasta un 15% e incluso hay un 19% que prevé que las peticiones de su servicio o producto pueden aumentar en más de un 20%. Por el contrario, un 23% afirma que no tiene la misma demanda que antes de la pandemia y un 20% reconoce que la demanda ha descendido considerablemente desde la pandemia. La nueva situación económica y laboral provocada por la pandemia ha hecho que la mayoría de las empresas y líderes tengan que adaptarse en cuanto a procedimientos, formas de trabajo, espacios y, en muchos casos, plantillas y salarios.

Te puede interesar

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

 Así, un 45% de las jefas, directivas y emprendedoras consultadas tiene previsto hacer algún tipo de reajuste en su empresa en este primer semestre de 2021 frente a un 55% que no prevé hacerlo en este periodo. De las que llevarán a cabo esos ajustes, destaca que 6 de cada 10 prevén aumentar su plantilla. Por el contrario, un 17% la recortará y reducirá el número de empleados. Sólo un 7% reducirá las horas de trabajo del personal y un 4% modificará su política salarial, haciendo recortes salariales. El 12% restante apuesta por una combinación de reajustes.