E-COMMERCE Y CONSUMO

¿Es 'insostenible' comprar online?

El uso de más envases de cartón y plásticos, no poder agrupar pedidos o que nos traigan los paquetes en un único viaje, además de la entrega rápida o la alta devolución son efectos colaterales del comercio online, con el consiguiente impacto ambiental

El uso de más envases de cartón y plásticos, no poder agrupar pedidos o que nos entreguen los paquetes en un único viaje, además de la entrega rápida o la alta devolución de productos son algunos de los efectos colaterales del comercio online, con el consiguiente impacto ambiental.

Con la crisis del coronavirus las ventas online se han disparado.

Con la crisis del coronavirus las ventas online se han disparado. / Pixabay

Se lee en minutos

A raíz de la crisis del coronavirus las ventas online se han disparado y, tras los meses de confinamiento, un 30% de los consumidores comprará más por internet, según el estudio de EAE Business School 'El estado del e-commerce y el retail. Un crecimiento en evolución ante la incertidumbre del COVID-19'. Algo que también afecta a la alimentación: el 8,3% comenzó a comprar estos productos a través de la red y un 4% empezó a comprar en internet en general. 

Además, tal y como se desprende del informe de EAE Business School 'Sostenibilidad y Covid 19' realizado por las profesoras May López y Elena Búlmer, durante el confinamiento las ventas de bienes de consumo envasados se incrementaron un 10%. 

MÁS RESIDUOS

Al mismo ritmo que se incrementan las compras online a domicilio, crecen un 15% los residuos domiciliarios de empaquetado. También han aumentado los generados por el uso de mascarillas, guantes y otros materiales sanitarios. Esto, mezclado con el resto de residuos, “ha limitado el tratamiento y reciclado por priorizar la prevención ante contagio durante el proceso de recogida y gestión”, señala Elena Búlmer, profesora de EAE Business School.

Cada acción y cada compra tiene sus efectos, también en el medio ambiente. Producción, empaquetado y embalaje, logística y transportes... No poder agrupar los pedidos, el uso de envases de cartón y plástico, las devoluciones o que no nos entreguen los paquetes en un único viaje. Todo suma cuando hablamos del impacto ambiental de las compras online. La necesidad de urgencia, la entrega rápida y la devolución de productos también aumenta el número de vehículos de distribución. 

Cuando compramos por internet, nos traen a casa los paquetes individuales e incluso, en ocasiones, el transportista tiene que realizar más de un viaje, lo que mueve toda una operativa logística y de gestión que no juega a favor del medio ambiente.

En este sentido, en palabras de la directora de Empresas por la Movilidad Sostenible y profesora de EAE Business School, May López, muchos son los factores que hacen que las compras online sean ‘insostenibles’: desde la compra compulsiva al sobreconsumo pasando por el ‘consumo de urgencia’ o la falta de optimización de las entregas de última milla.

“El comercio online tiene impacto en la calidad del aire, en los recursos naturales y necesita un embalaje mayor -entregas unitarias con sobreembalaje-. También tiene impacto en la movilidad, pues muchas veces compro para probar y devolver”, argumenta May López.

EL 'EFECTO AMAZON'

“Lo que conocemos como ‘efecto Amazon’ también tiene impacto económico y social: el desarrollo económico de un país se desliga por primera vez del consumo. Se consume más, pero no quiere decir que el país tenga un desarrollo económico relacionado, pues muchas veces no se pagan impuestos ahí donde se consume”, argumenta May López.

De ahí que esta experta advierta: “Tenemos que ser responsables de nuestra decisión de compra. Ese euro que nos estamos ahorrando, en realidad nos está costando mucho. Cuando hacemos una compra en internet es importante que empecemos a buscar el comercio local”.

SOLUCIONES POR LA SOSTENIBILIDAD

No se puede poner puertas al campo y frenar el consumo por internet es ilógico. Por eso, hay que adaptarse a las circunstancias. Comprar online sí, pero ¿cómo hacerlo de una forma más sostenible? Según May López, entre las claves se encuentran realizar la compra de productos de proximidad o “crear una tasa de CO2”, con un etiquetado para minimizar el impacto ambiental.

Además de esto, esta experta en sostenibilidad propone que la última milla sea sostenible, volver al B2B con microhubs y puntos de conveniencia, con tiendas locales de barrio “que sirvan para la entrega de mercancías, lo que permite ofrecer el envío de varios clientes al mismo tiempo y gestionar las devoluciones”, además de sumar “métodos alternativos de entrega” como los tipos de vehículos.

Te puede interesar

“Es necesario reforzar los sistemas de transporte sostenible en España para poder alcanzar los objetivos establecidos en las directrices de movilidad europeas y el Pacto Verde Europeo”, alerta la profesora.

Pero también cabe poner el foco en los impuestos, y que “los marketplaces paguen impuestos donde estén vendiendo”, esgrime López, además de “garantizar que el e-commerce actual juegue con las mismas reglas que el comercio local, en cuanto a transparencia y comercialización de datos”.