Empleados y COVID19: claves para retener el talento en plena pandemia

Ilustración de archivo.

Ilustración de archivo. / Pixabay

Se lee en minutos

Empleados, gerentes y departamentos de recursos humanos han lidiado con problemas de gestión durante el brote de la COVID-19. No obstante, sería simplista afirmar que la pandemia es la culpable de la pérdida de compromiso y de rendimiento de los empleados, ya que la generalización del trabajo a distancia solo ha amplificado problemas que ya existían.

Según una encuesta de Gallup de 2017, el 68% de los empleados no están comprometidos con sus puestos de trabajo. Esto tiene una influencia directa en la retención: el 50% de los empleados desmotivados comienza a buscar un nuevo trabajo y el 75% quiere renunciar a su puesto actual.

En un momento de desafíos sociales y económicos sin precedentes, los empleados buscan que su vida profesional no solo les brinde seguridad financiera, sino que también englobe otras dimensiones, como afiliación, reconocimiento y autorrealización.

Una causa fundamental de esta tendencia es que, en un momento de desafíos sociales y económicos sin precedentes, los empleados buscan que su vida profesional no solo les brinde seguridad financiera, sino que también englobe otras dimensiones, como afiliación, reconocimiento y autorrealización.

Si ocupas un puesto de liderazgo, convertirte en un equipo de alto rendimiento tendría que ser tu prioridad. Estas son algunas claves, así como consejos para adaptarse al teletrabajo en la era de la COVID-19: 

1.     Refuerza el propósito de tu organización

Algunas compañías españolas otorgan gran importancia a explicar cuál es el propósito de su empresa. Puedes ver el apartado “Sobre nosotros” en las páginas web de Barner o Heura como ejemplos de empresas con un propósito claro y transparente. No hay duda que la misión se halla en el centro de la estrategia de negocio y no solo es una operación de marketing.

Organiza un espacio de preguntas y respuestas para hablar con tu equipo sobre dicha misión, cómo les motiva en su día a día y cómo ha evolucionado con la COVID-19.

2.     Mantén conversaciones de forma frecuente

¿Qué ha cambiado con la COVID-19? No ocultes los cambios: habla de ellos de manera abierta y honesta, y crea soluciones con tu equipo. Atrévete a desafiar el status quo de cómo haces las cosas.

Crea espacios de feedback con cada empleado de forma regular. Teletrabajar significa mantener una conexión aún más intensa. No hay nada peor que un miembro del equipo sumido en el desinterés que anuncia de forma repentina su renuncia.

Además, con el trabajo a distancia es necesario enfatizar aún más en una comunicación clara y frecuente. Da preferencia a las llamadas telefónicas o videollamadas sobre los emails o los chats, ya que así podrás captar las reacciones de los miembros de tu equipo, entender el tono y observar su lenguaje corporal.

3.     Identifica las disfunciones de tu equipo

En 2002 el autor Patrick Lencioni publicó un libro titulado Las cinco disfunciones de un equipo, donde introduce los problemas más frecuentes: ausencia de confianza, temor al conflicto, falta de compromiso, eludir responsabilidades y no atender a los resultados. En esta nueva forma de teletrabajo, identificar los problemas principales te ayudará a actuar rápido y a realizar los cambios necesarios para superarlos.

Puedes llevar a cabo una encuesta sobre las disfunciones más importantes de tu equipo a través de una plataforma anónima para identificar qué áreas deberías priorizar.

4.     Vigila el posible agotamiento de tus empleados

El burnout, agotamiento o colapso profesional, está aumentando durante el siglo XXI. Una encuesta reciente de Mental Health America asegura que el 75% de las personas ha experimentado agotamiento en el trabajo, y el 40% afirma que lo ha sentido específicamente durante la COVID19.

Te puede interesar

Pregunta regularmente a tus empleados cómo se encuentran y organiza reuniones para repasar novedades profesionales y personales. Felicítales por sus contribuciones e implementa una cultura de gratitud. Una ronda para “dar las gracias” en la última reunión de la semana es una acción simple, pero muy significativa que se puede realizar online fácilmente.

En conclusión, mientras observamos cientos de publicaciones en LinkedIn sobre la responsabilidad individual de los empleados en cuanto a pérdida de productividad durante la pandemia, lo cierto es que la raíz del problema suele encontrarse en las empresas en sí. Evita culpar a la situación online y, en su lugar, aprovecha para desafiar el modelo de negocio de tu empresa y sentar las bases para crear un equipo de alto rendimiento. Así, el compromiso de tus empleados aumentará de forma natural y la rotación disminuirá.