la covid-19 agranda las diferencias

Empresas ante la brecha digital: 8 ideas para hacer frente a los obstáculos

La COVID-19 acelera la evolución del comportamiento del consumidor y a las empresas les resulta cada vez más difícil mantenerse al día.

En un entorno tan competitivo y cambiante como el actual, donde la transformación hacia el entorno digital es cada vez más rápida, las empresas hacen lo que pueden para sortear un abismo que podría alejarlas de sus clientes y poner en peligro su supervivencia.

Las empresas deben sortear un abismo que podría poner en peligro su supervivencia.

Las empresas deben sortear un abismo que podría poner en peligro su supervivencia. / Unsplash

Se lee en minutos

En un entorno tan competitivo y cambiante como el actual, donde la transformación hacia el entorno digital es cada vez más rápida, las empresas hacen lo que pueden para seguir el ritmo de esta evolución y sortear la aparición y apertura de un abismo infranqueable que las aleje de las necesidades y hábitos de la sociedad. 

Haciendo repaso de la ‘Encuesta de uso de TIC y Comercio Electrónico’ del Instituto Nacional de Estadística (INE), con datos del primer trimestre de 2019, es muy elevado el porcentaje de empresas que disponen de ordenadores tanto en las pequeñas (79,91%), como en las de mayor tamaño (99,26%). También estamos ante una cifra elevada cuando se trata de conexión a internet, un insumo con el que cuentan el 76,31% de los negocios con menos de diez empleados y el 98,39% de los grandes. 

Sin embargo, las cifras se reducen notablemente cuando incluimos en la ecuación elementos tan esenciales en la actualidad como el tener una página web o hacer uso de las redes sociales. En el caso de las empresas con menos de diez trabajadores, solo el 30,21% cuenta con presencia online a través de una web y el 32,67% se comunican y venden a través de los social mediasocial media. Si atendemos a las empresas con mayor plantilla, el 78,16% tienen página propia y solo el 52,94% utilizan las redes sociales, de acuerdo con el informe del INE. 

Cuestión de supervivencia

Aspectos como un portal online o una cuenta (activa) en Twitter o Instagram representan simplemente la punta del iceberg de la transformación digital que, tal y como señala el grupo de reflexión de AMETIC en una de sus píldoras informativas, puede costarle la supervivencia a una empresa. 

Así pues, se plantea el reto de cerrar el gap digital que gapsi bien ya existía “Los consumidores están adoptando nuevos canales y tecnologías más rápido que nunca. La COVID-19 aceleró la evolución del comportamiento del consumidor y a las empresas les resulta cada vez más difícil mantenerse al día”, considera Miguel Machado, CEO y Managing Director Digital de la agencia de transformación digital The Keenfolks

Esta variante corporativa de la brecha digital hace referencia a la distancia que se abre entre”aquellas empresas que abordan con decisión la transformación digital de sus procesos, y aquellas que (...) no acaban de subirse a la ola tecnológica con la velocidad adecuada”, apuntan los expertos de AMETIC en su artículo.

La falta de recursos, la carencia de profesionales con formación y capacidades adecuadas, un ecosistema de I+D+i ineficiente o la escasez de infraestructuras de comunicación son para la patronal tecnológica los principales obstáculos que impiden a las empresas avanzar en su modernización.

También suponen barreras al cambio la resistencia interna del liderazgo, la innovación lenta debido a la estructura organizacional y la entrada de “los nuevos jugadores que son nativos digitales”, enumera Miguel Machado.

“Es difícil para las empresas gestionar la creciente disrupción en los mercados”, señala Machado, quien añade que la brecha digital afecta a empresas de todos los tamaños, aunque según su experiencia afecta más a las grandes multinacionales por “su gran tamaño” y los modelos de organización y jerarquía internos, que suelen ralentizar la innovación.

Reajuste fundamental

Entonces, ¿qué necesitan para no quedarse rezagadas? Un “reajuste fundamental” que les permita aprovechar plenamente las oportunidades de la era digital según concluye el estudio ‘Bridge the Digital Gap’ elaborado por The Keenfolks, que ha desarrollado una  metodología de “Digital Gap Management” para ayudar a las empresas y organizaciones a acelerar sus esfuerzos digitales y superar la velocidad de evolución del consumidor.

De acuerdo con este documento, las ventajas que se obtienen de dar los pasos para sortear la brecha digital pasan por reforzarse en el largo plazo, obtener una ventaja competitiva que proporcione nuevos ingresos, aumentar las ventas y mejorar el retorno de la inversión.

Con el objetivo de ayudar a las empresas a adoptar estos cambios y ser capaces de proporcionar valor, la consultora, con Johannes Ceh como asesor, ha lanzado un estudio sin precedentes titulado “Bridge the Digital Gap”, en el cual 59 líderes de opinión de todo el mundo aportan su conocimiento.

El punto de partida debe ser el análisis y la comprensión de cómo está funcionando su negocio actualmente además de identificar “qué tan grande es su digital gap”, señala Miguel Machado. “Saber dónde se encuentran en comparación con la evolución de los consumidores y los líderes en su industria es esencial para obtener una visión integral”, añade el directivo.

Ideas para cerrar la brecha

Así, de los comentarios y reflexiones que estos expertos plasman en el informe podemos extraer algunas ideas: 

1. Escuchar a los clientes y al público en general: es la vía para entender qué cambios son necesarios. “Los consumidores están adoptando nuevos canales y tecnologías más rápido que nunca. La COVID-19 aceleró la evolución del comportamiento del consumidor y a las empresas les resulta cada vez más difícil mantenerse al día”, considera el CEO de The Keenfolks. 

2. Enfocarse en un propósito: diseñar una hoja de ruta o plantear un objetivo es “clave para entender lo que estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo a medida que nos involucramos en la transformación digital”, destaca Dion Hinchcliffe, autor y experto en transformación digital.

3. Tomar decisiones de forma rápida: y esto aplica tanto a la hora de implementar nuevos procesos y estrategias o de incorporar nuevas tecnologías, como a la hora de asumir los posibles errores y rectificar.

4. Mirar (y actuar) más allá de la zona de confort: esto implica tomar ejemplos incluso de industrias distintas a la de nuestra actividad, y también buscar sinergias y colaboraciones con otras empresas, universidades, etc. En este sentido, Miguel Machado pone como ejemplo los desafíos a los que se enfrentan muchas multinacionales en Transformación Digital, Experiencia del Cliente, Redes Sociales, Big Data & AI y Tecnología de Marketing.

5. Comprensión del papel esencial de las nuevas tecnologías en la estrategia empresarial: “Hay que tener en cuenta que el Big Data y la IA son ‘herramientas’ - necesitamos ser capaces de entender cómo podemos y debemos usarlas dentro de la estrategia principal que estamos desarrollando”, indica Doyle Buehler, Global Digital Brand Architect 

6. Poner al cliente en el centro de la estrategia comercial: es un factor clave y todas las decisiones deben estar dirigidas en asegurar su mejor experiencia posible. Para ello es importante activar un ecosistema digital dinámico potenciado por datos, tecnología e Inteligencia Artificial para brindar soluciones personalizadas a los clientes.

Te puede interesar

7. Aplicar los cambios a toda la organización: abrazar el proceso de digitalización implica a todas las áreas de la compañía y la modernización no debe limitarse a “simplemente hacer lo mismo de antes con nueva tecnología”, asegura Joachim Skura, director de estrategia de Human Capital Management en Oracle para Alemani y Suiza. 

8. Asumir que la evolución es constante: indica en el informe Dirk Kedrowitsh, Managing Director en thjnk, que la transformación digital no es más que “un permanente y extenso desarrollo de la propia compañía” que requiere de una perspectiva de “cambio constante”.