Crisis de materias primas

Plástico: peligro de desabastecimientos

  • La escasez de polímeros pone en riesgo la distribución de artículos sanitarios y alimentarios, entre otros

Empresa de transformación de plásticos en el municipio alicantino de Castalla.

Empresa de transformación de plásticos en el municipio alicantino de Castalla. / Juani Ruz

3
Se lee en minutos
Miguel Vilaplana

El sector de la transformación de plásticos está atravesando la mayor crisis de escasez de materias primas y encarecimiento de precios en muchos años, una situación que no sólo está causando graves perjuicios económicos a las propias empresas, sino que incluso amenaza con provocar problemas de desabastecimiento de productos esenciales como los sanitarios, los de higiene y limpieza, e incluso los alimentarios.

La baja producción de petróleo por el menor consumo durante la pandemia, y su consiguiente encarecimiento, está teniendo efectos directos sobre todos su derivados. Este es el caso de los plásticos, una materia prima estratégica, si se tiene en cuenta que la práctica totalidad de los artículos que se pueden adquirir hoy en día en los mercados tienen algún componente elaborado con este material.

La cotización viene incrementándose de manera imparable desde finales de 2020, hasta el punto de que las empresas transformadoras están teniendo que pagar en estos momentos de media un 80% más por los diferente polímeros. Según datos facilitados por la Asociación Española de Industriales de Plásticos (Anaip), la mitad de los fabricantes han tenido que subir sus precios entre un 20% y un 40%, pero sin llegar a cubrir el aumento de los costes de producción. De hecho, las empresas del sector están asumiendo el déficit, aunque resistiéndose, al menos de momento, a aplicar ertes o despidos.

Con todo, lo más preocupante, según afirma el director general de Anaip, Luis Cediel, "es el peligro de desabastecimiento de productos tan necesarios como envases de alimentos, productos sanitarios o de higiene y limpieza".

Así lo confirma también Luis Artola, director general de la empresa Plastigaur, del municipio guipuzcoano de Andoain y dedicada precisamente a los envases. Al respecto, señala que "el incremento desmedido de las materias primas, la dificultad para repercutirlo y la escasez que estamos sufriendo pone en riesgo la viabilidad del sector de la transformación y de una parte importante de la cadena de valor. El desabastecimiento nos obliga en muchos casos a tener que parar máquinas, y esto puede llevar a que los alimentos no lleguen al supermercado por falta de envase o embalaje, o que los medicamentos no lleguen a las farmacias".

Incluso hay determinados productos de uso sanitario, como los guantes, cuya producción también podría verse amenazada.

Calzado y juguete, al límite

Y luego están las industrias que también tienen una alta dependencia de los plásticos. Este es el caso del calzado, uno de los sectores más afectados por la pandemia, con caídas de la facturación en el último año del 30%, y que en estos momentos, además, se está enfrentando a la amenaza de subida de aranceles de EE UU.

La presidenta de la Federación de Industrias del Calzado Español (Fice), Marián Cano, destaca que, "el problema, sobre todo, está afectando a nuestra industria auxiliar, a los fabricantes de componentes como las suelas de los zapatos, que, después del año que llevamos, ya apenas tienen margen para poder hacer frente a estos incrementos".

Una prueba de ello es la empresa Synthelast, de Elche, cuyo director general, Francisco Rodríguez, señala que "cada cierto tiempo es bastante normal que se produzca el encarecimiento de una determinada materia prima. Pero lo que está ocurriendo ahora, en que absolutamente todo se ha disparado, no había pasado nunca. Además, como hay escasez, tienes que pagar lo que te pidan".

El problema es que muchas de estas empresas tienen los pedidos comprometidos desde hace tiempo, y no están pudiendo repercutir estos incrementos en sus productos. "Nuestros beneficios -lamenta Rodríguez-, han caído un 50%".

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Noticias relacionadas

Algo muy similar está pasando en el juguete, justo ahora que empieza la campaña de producción para la temporada navideña. El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, indica que "nos estamos encontrando con incrementos de precio de hasta el 100% en el polipropileno, un plástico esencial para nuestro sector, a lo que hay que unir los fletes de los contenedores, que han llegado a triplicar precios". Y todo tras una caída en la facturación del sector del 5% el año pasado.

En este contexto, Luis Berbegal, gerente de Injusa, empresa alicantina de Ibi, indica que "de momento estamos asumiendo nosotros los costes, pero de cara a Navidad tendremos que renegociar contratos, por lo que, lamentablemente, como casi siempre, lo acabará pagando el consumidor".