Los muebles del patio pulen su salida a bolsa

  • La ‘start-up’ de mobiliario artesanal y sostenible Hannun se prepara para cotizar en BME Growth antes de finalizar 2022

Maurici Badía y Joan Álvarez, fundadores de Hannun

Maurici Badía y Joan Álvarez, fundadores de Hannun / Activos

3
Se lee en minutos
Natàlia Ríos

Empezó en el patio de la casa de sus padres hace cinco años, donde -tras ser despedido de la empresa biotecnológica donde trabajaba y después de varios años viviendo en China y América Latina- Maurici Badia decidió fabricar algunos muebles que necesitaba para el piso que acababa de alquilar. Se había inspirado en Pinterest. Y se dio cuenta de que nadie comercializaba lo que buscaba: sostenibles, artesanales, de madera... Luego, decidió subir las fotos de esos muebles que él mismo producía a Wallapop para saber la demanda que podían tener. Le llegaron encargos. Y, enseguida, empezó a facturar 5.000 euros. "Así es como validé que los muebles artesanos, ‘ecofriendly’ y con baja huella de carbono tenían sentido", relata.

Con la ayuda de la incubadora de ‘start-ups’ Demion, donde encontró a su actual socio, Joan Álvarez, acabó de dar forma a una empresa que ahora está a punto de salir a bolsa. Es Hannun, nombre procedente del norte de África que significa ‘a mano’.

En su primer año de funcionamiento facturaron 300.000 euros. El segundo, 1,2 millones. En el tercer ejercicio superaron los 3,6 millones de euros y 2021 lo han cerrado con ingresos de 4,5 millones. "Este año esperamos situar el volumen de negocio entre los seis y los siete millones de euros", avanza Badia. El 50% del total de las ventas ya proviene del exterior, sobre todo, Francia y Alemania y, después, Italia y Portugal.

Nacer al amparo de una incubadora de ‘start-up’s les proporcionó desde el primer momento el apoyo de ‘business angels’. Levantaron 200.000 euros en una primera ronda de financiación, a la que le siguieron otras tres. En la última, en 2021, consiguieron tres millones de euros -cuando el objetivo inicial era alcanzar los dos millones- y acudieron inversores como Josep Casas, creador de Naturitas; Javier De la Rosa, de MiFarma; Sergi Audivert y Miquel Angel Bonachera, fundadores de AB Biotics, o la firma de ‘venture capital’ Ship2B a través de su vehículo de inversión Equity4Good.

De hecho, el interés que despierta Hannun parece superar todas las expectativas y de ahí surgió la idea de convertirse en una empresa cotizada. "El objetivo de este 2022 es salir a bolsa, concretamente al BME Growth de Barcelona, para dar entrada a más capital y ofrecer más flexibilidad a los inversores", argumenta el fundador de la compañía de muebles.

Ingeniero de formación, y nacido en Matadepera, Badia recuerda como un momento decisivo en estos años cuando apostaron por externalizar la producción. "Con el tiempo, vemos que hay que tomar una decisión importante: o somos buenos creando marca o somos buenos fabricando". Así es que empezaron a contactar con artesanos para que les fabricaran los muebles que tenían en mente.

Actualmente, a los 80 trabajadores que tienen en plantilla se les suma una red de 30 artesanos distribuidos por España y Europa "que deben cumplir con los estándares de calidad requeridos, que tienen plazos de entrega muy marcados y a los que se dota de un sistema informático para gestionar los encargos de manera eficiente". Empezaron con estanterías y ya disponen de un catálogo de casi 1.000 productos. El objetivo es llegar a cerca de 2.500 referencias en los próximos 12 meses.

Noticias relacionadas

Según Badia, uno de los secretos del éxito es el "irrenunciable" compromiso medio ambiental y social. "¿Podemos hacer muebles sin cortar árboles? Sí. Recuperamos residuos de madera industrial y los reconvertimos", explica. Además, pagan más a los talleres donde contratan a personas en riesgo de exclusión. Todo ello sin encarecer el producto porque "la sostenibilidad no puede ser un lujo". 

En los próximos años, Hannun quiere convertirse "en el ‘player’ número 1 en Europa en todo lo referente al hogar de forma comprometida y sostenible, desde muebles hasta jabones, pijamas o sofás".