El algoritmo que puede detectar la depresión en una nota de voz

  • Accexible emplea inteligencia artificial para acelerar el diagnóstico de enfermedades

Carla Zaldúa, CEO de Accexible, junto a su hermano, Javier Zaldúa, cofundador del grupo.

Carla Zaldúa, CEO de Accexible, junto a su hermano, Javier Zaldúa, cofundador del grupo. / Activos

3
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

"Nombra en 60 segundos todos los animales que se te ocurran", solicita el programa. Perro, gato, ratón, zorro, lobo, pato, pavo. Carla Zaldúa, que se enfrenta a la prueba, mencionará otras veinte bestias de unas cinco familias y saltará de una categoría a otra casi quince veces. Pese a que aún le faltan otros dos exámenes para que el sistema llegue a una conclusión sólida, su rendimiento en este primer control le asegura estar lejos del deterioro cognitivo. Otro gallo cantaría si la herramienta hubiera percibido titubeos, problemas de pronunciación o silencios importantes entre otros muchos indicadores: esta plataforma, Accexible, está diseñada para detectar el deterioro cognitivo y la demencia.

El sistema, de raíces vascas pero desarrollado en Barcelona, es capaz de analizar el habla de una persona e identificar de forma temprana este tipo de enfermedades. Lo logra mediante inteligencia artificial, una tecnología que examina muestras auditivas y determina en cuestión de minutos y con un 90% de precisión si hay un problema o no.

"Lo que hacemos es identificar biomarcadores vocales", introduce Zaldúa, la fundadora de esta start-up afincada en el Tech Barcelona. "Son dos algoritmos que corren juntos, uno que analiza cómo dices las cosas (si hay prosodia, titubeo, la velocidad del habla, el tono…) y otro que utiliza técnicas de procesamiento natural del lenguaje para la parte semántica, el qué dices", detalla. Todo, con la intención de ayudar a los profesionales del sector sanitario, que son los destinatarios de esta herramienta.

En realidad, más allá de eso, su meta es utilizar la tecnología para mejorar la sociedad, una obsesión que define toda la trayectoria de la impulsora de esta empresa. Estudiante de sociología y ciencias políticas, se mudó a Londres al acabar sus estudios para cursar un máster en sistemas de información, allí aprendió a programar y acabó de darle forma a una idea que bailaba en su cabeza desde que estudió el impacto de las TIC en la sociedad en su proyecto final de carrera.

Antes de que todo esto se tradujera en Accexible, su fundadora había pasado por grandes compañías como la BBC o Repsol, había fundado start-ups tanto para dotar al sector cultural de plataformas tecnológicas como para formar a jóvenes desempleados y que aprendieran a programar, y había trabajado también en una fundación suiza dedicada a llevar la I+D al mercado. "Ya que vas a trabajar, por lo menos tener un impacto social positivo", razona Zaldúa.

Fue en esta fundación que empezó a dar forma a la empresa que hoy capitanea. "A raíz de leer un análisis experimental de un Instituto de Canadá sobre cómo se podían detectar demencias con el estudio del habla, monté una propuesta que recibió financiación de la Diputación de Vizcaya", recuerda. Este primer piloto, un ensayo clínico que tiró hacia adelante en colaboración con su hermano (ahora cofundador de la empresa), dio muy buenos resultados. Así, tras recibir otros 250.000 euros del CDTI para avanzar en el proyecto, en 2016 se fundaba formalmente Accexible.

Cerca de seis años después, la plataforma es una realidad en el mercado. Los médicos del sistema de salud vasco la emplean para prediagnosticar a cualquier persona que se acerque con una queja de memoria y los neurólogos de los centros Quirón la utilizan tanto para detectar como para hacer el seguimiento de enfermedades como la demencia. Asimismo, la empresa tiene varios pilotos en Colombia, Reino Unido y en los Estados Unidos, y acaba de recibir 300.000 euros de los fondos europeos ‘Next Generation’ para desarrollar un proyecto con la fundación para el Alzheimer ACE que consiga predecir si una persona desarrollará deterioro cognitivo o demencia.

Noticias relacionadas

Además, una vez validados los modelos para detectar estas enfermedades, Accexible está en vías de dar el siguiente paso: reformular la herramienta para que reconozca también la depresión. Un primer prototipo ha confirmado ya que su sistema puede detectarla en estadios tempranos con un 85% de precisión, así que de nuevo trabajan para que se convierta en una herramienta habitual de los profesionales médicos.

"Es un sistema de alerta para activar el mecanismo [médico] que haya que activar, nosotros no hacemos terapias digitales: hacemos detección y seguimiento", insiste Zaldúa, que pese a todo, no cierra la puerta a que en unos años esto sea una plataforma casi al alcance de cualquiera. Sobre todo, concluye, "con todo el incremento de casos de ansiedad y depresión" que ha desencadenado la pandemia.