Pescanova Biomarine Center

El futuro de la acuicultura hecho presente

  • El Biomarine Center de Pescanova comercializará los primeros pulpos criados en cautividad

Nueva Pescanova inaugura el Biomarine Center

Nueva Pescanova inaugura el Biomarine Center / Iñaki Abella

4
Se lee en minutos
Manuel Méndez

"Galicia no puede perder el tren de la acuicultura, debe mantener su liderazgo en el mundo de la pesca y tiene que destacar en la investigación del cultivo del mar". Con estas premisas presenta el consejero delegado del grupo Nueva Pescanova, Ignacio González, el Biomarine Center, considerado "el mejor centro de I+D+i de España y uno de los mejores de Europa".

De este modo la compañía se sitúa como referente de la investigación acuícola mundial, aupándose a una posición privilegiada desde la que obtener resultados con los que mejorar "la salud, la nutrición y el bienestar" entre las diferentes especies cultivadas, apostando en todo momento por la búsqueda de otras nuevas y la sostenibilidad.

Baste como ejemplo que, desde estas instalaciones, asentadas en el municipio pontevedrés de O Grove, e inauguradas el pasado lunes, se comercializarán el verano que viene los primeros pulpos criados en cautividad, lo cual viene a ser algo así como una pequeña revolución dentro de la gran apuesta de presente y futuro que es la acuicultura.

Y para el consumidor esta propuesta "no puede ser más atractiva", ya que tendrá a su alcance un producto "de la máxima calidad, saludable, desprovisto de parásitos, sin microplásticos, sin metales pesados y en cuya producción han primado materias primas de origen natural", asegura el presidente de Nueva Pescanova, José María Benavent.

Será "el primer pulpo de la historia nacido de la acuicultura" y "un motivo de orgullo" para la compañía, ya que supone la consolidación de un ambicioso proyecto iniciado con ‘Lourditas’, el primer pulpo nacido en cautividad. Aquel entrañable cefalópodo creció, fue madre y ya tiene tataranietos que acaban de ser padres, consolidándose así un ciclo reproductivo que se ha completado por primera vez en la historia gracias al trabajo de biólogos y/o investigadores como Jacobo Fernández, durante décadas uno de los máximos exponentes de Insuíña y ahora una de las caras más destacadas del proyecto Biomarine Center.

Un edificio construido prácticamente desde cero en el que se invirtieron 7,5 millones de euros, que dispone de un parque solar fotovoltaico para autoconsumo que evitará la emisión de CO2 equivalente a plantar más de 7.000 árboles y que se levanta en un lugar donde hace cuatro décadas funcionaba una granja de pollos.

Fue entonces cuando nació Insuíña, la piscifactoría pionera en el cultivo de rodaballo en España que, sin saberlo, se convertiría en el embrión del Pescanova Biomarine Center, que se extiende sobre una superficie de 4.000 metros cuadrados bañada por la ensenada de O Grove.

"Un centro de investigación en acuicultura del que vamos a sacar nuevas especies y en el que vamos a investigar sobre su manejo, genética, nutrición, su bienestar y su impacto en el medio marino", insiste el consejero delegado y el presidente de Nueva Pescanova.

Pero el Biomarine Center es, también, "un centro de divulgación de la cultura del mar y la acuicultura; una instalación museística abierta al público" que aspira a contribuir a "dignificar la pesca y la acuicultura, dándoles la importancia que se merecen". Todo ello, insiste Ignacio González, "en torno a dos ejes fundamentales, como son la sostenibilidad y la digitalización".

Los mismos que, arropados por la inteligencia artificial y el big data, permiten a Nueva Pescanova seguir creciendo y pensando a lo grande en un futuro más cercano. En este caso en concreto de aplicación a especies como el langostino, de modo que mediante una alianza con Microsoft pueda controlarse el 100% de sus procesos de obtención y comercialización "para garantizar la trazabilidad alimentaria y mejorar la salud y el bienestar animal". Así lo destaca el presidente de Nueva Pescanova, quien recuerda que en Nicaragua, Guatemala y Ecuador, su compañía cultiva langostino vannamei en «7.000 hectáreas de lagunas naturales, que equivalen a 15.000 campos de fútbol».

Presume de ello, como también, y sobre todo, de que "pulpos nacidos en el Biomarine Center hayan podido llegar a su madurez biológica y reproducirse con éxito, hasta el punto de que ya tengamos una quinta generación". Esto demuestra, argumenta Benavent, "no sólo la viabilidad científica" de las instalaciones inauguradas en O Grove, sino también "su formidable potencial productivo" y su capacidad para lograrlo garantizando la preservación medioambiental.

Galicia produce el 20% del total del pescado y marisco criados en Europa, representando el 85% del total de la producción en España.

Según el estudio ‘The future of Foods’ de Morgan Stanley, "el crecimiento de la acuicultura va a ser en la década de 2020 a 2030 de un 5% anual compuesto, hasta alcanzar un volumen global de 300.000 millones de dólares en valor".

Noticias relacionadas

Dicho de otro modo, en la actualidad, "el 50% de los productos del mar que consumimos en el mundo ya procede de la acuicultura, según la FAO, siendo un sector que da empleo a 2,5 millones de personas en todo el mundo". Y esto es sólo el principio, ya que esas cifras se multiplicarán sin freno un año tras otro, haciendo que la producción global de los océanos en 2030 se limite a un 45%, "y eso descargará al medio natural de la presión a la que se ve sometido". 

José María Benavent recuerda que Naciones Unidas "apuesta por el desarrollo de la acuicultura mediante la utilización de nuevas tecnologías y la promoción de la cooperación científica internacional". Y Nueva Pescanova acepta el reto, "no sólo para descargar de presión a los océanos, sino también para contribuir a su recuperación y aportar soluciones a los interrogantes sobre el porvenir alimentario de la humanidad".

Temas

Empresas