Tres emprendedores españoles seducen a la UE

  • Dos empresas catalanas y una cántabra reciben más de 6 millones del Consejo Europeo para impulsar sus proyectos disruptivos

Equipo de HumanITcare el día que les anunciaron la financiación europea. 

Equipo de HumanITcare el día que les anunciaron la financiación europea.  / Activos

3
Se lee en minutos
Natàlia Ríos

Se presentaron más de 2.000 empresas. A la última fase llegaron 135. Y sólo 65 start-ups de 16 países diferentes fueron finalmente seleccionadas para repartirse 363 millones de euros del fondo que tiene disponible el Consejo Europeo de Innovación de la Comisión Europea para lanzar nuevos proyectos al mercado. Entre las escogidas, tres empresas españolas.

Son HumanITcare, una plataforma de monitorización remota que permite al médico seguir biomarcadores y constantes vitales del paciente; Roka Furadada, que trabaja en los principios activos de las cremas solares para que se puedan adaptar en cada momento a la radiación solar y proteger mejor la piel cuando esta sea más intensa; y bound4blue, que desarrolla unas velas rígidas para buques que permiten ahorrar combustible y reducir las emisiones contaminantes.

La gran mayoría de empresas seleccionadas han presentado proyectos relacionados con actividades de salud, energía, biotecnología, espacio y tecnologías digitales. Cada una de ellas podrá recibir una combinación de inversiones de capital y subvenciones por un valor máximo de 17 millones de euros. De esta manera, se prevé poder beneficiar a cerca de 200 start-ups.

La Unión Europea prevé beneficiar a cerca de 200 start-ups con un alto componente diferenciador


A la compañía catalana HumanITcare se le han otorgado 2,5 millones de euros, el 60% de los cuales se destinarán a tecnología, software y desarrollo de producto. El resto del dinero se invertirá en procesos regulatorios y en ampliar la red comercial para poder implantarse en países que consideran estratégicos como Alemania. En España ya trabajan con 20 hospitales, tanto públicos como privados.

Núria Pastor (Barcelona, 28 años) trabajaba en el instituto de investigación del Hospital del Mar recogiendo y analizando datos de pacientes crónicos. Allí detectó "muchos procesos que se podrían digitalizar para mejorar la asistencia médica a distancia". Y en 2018, decidió poner en marcha, junto al ingeniero Unai Sánchez, HumanITcare, una solución tecnológica que proporciona al paciente un seguimiento desde casa. Un año después, contra todo pronóstico, se beneficiaron del impulso que la pandemia ha supuesto para todo el sector, que ha obligado a llevar a cabo muchos procesos en remoto.

Ahora, con los fondos europeos, además de poder crecer con la financiación pública, han conseguido un sello de excelencia, "que indica que lo que estas haciendo tiene un gran valor y un alto componente diferenciador". HumanITcare, a medio plazo, "liderará el sector de la salud conectada", augura.

Según Pastor, estos fondos están destinados a empresas "con un alto componente disruptivo". Algo en lo que coincide Judit Camargo,  que hace tres años recurrió al asesoramiento de Barcelona Activa para poder convertir su proyecto en un negocio operativo en el mercado: Roka Furadada.

En 2018, el grupo farmacéutico donde trabajaba cambió de estrategia y aparcó los proyectos que Camargo desarrollaba. En ese momento, se planteó seguir con esas investigaciones por su propia cuenta.

Roka Furadada ha conseguido 1,7 millones de euros de la bolsa europea, que se les abonará como subvención directa, para ampliar la plantilla, cumplir con la parte regulatoria y desarrollar diferentes fases de producto. Y 1,5 millones más, que se materializarán más adelante, como inversión en acciones, para poder comercializar su nuevo principio activo que permite desarrollar protectores solares que son hasta seis veces más efectivos que los filtros actuales sin ser tóxicos para las persones ni para el medio ambiente. En esta fase, Camargo también quiere dar el salto a nuevos mercados, "no sólo el europeo".

A su entender, lo más difícil hasta ahora ha sido llegar al punto de madurez necesario tanto de tecnología como de negocio y de finanzas. Pero en cinco años, espera dirigir una compañía "de unos 40 trabajadores con una facturación cercana a los 40 millones de euros y con una amplia gama de productos desarrollados también en economía circular y biomasa".

Ferry con las velas rígidas de bound4blue.

/ Activos

Noticias relacionadas

Finalmente, Bound4blue, con doble sede en Rubí y Santander, quiere ser líder en el sector de la tecnología asistida por viento para la industria del transporte marítimo. Ya ha instalado su nuevo sistema de vela rígida en un barco pesquero de Panamá.

Esta vela rígida de control autónomo, que no requiere tripulación adicional para manejarla, utiliza el viento para la propulsión del buque lo que permite reducir el consumo de combustible y las emisiones contaminantes de carbono.