Cambio en el hábito de consumo

¿Comprar o alquilar? El debate se traspasa a la tecnología gracias al portal de renting Grover

  • Este portal permite alquilar tecnología mediante suscripciones de 1, 3, 6 y 12 meses.

¿Comprar o alquilar? El debate se traspasa a la tecnología gracias al portal de renting Grover

Activos

3
Se lee en minutos
Alicia Navarro
Alicia Navarro

Redactora del suplemento 'activos'.

ver +

Hace unos años el debate de comprar o alquilar estaba solo destinado a grandes inversiones como la vivienda o el coche. Para bienes de más barata adquisición no había nada que discutir, se desembolsaba el importe pertinente y el objeto en cuestión era tuyo. El mercado nacional siempre se caracterizó por la preferencia a la propiedad, pero esta realidad hace tiempo que ha empezado a cambiar y todo gracias a las plataformas de renting como es el caso de Grover. Este portal permite alquilar tecnología mediante suscripciones de 1, 3, 6 y 12 meses.

“Grover es una plataforma que permite a los usuarios suscribirse a dispositivos electrónicos y así acceder a la tecnología de una forma más flexible sin tener que descapitalizarse o hacer una gran inversión al principio", describe Sergio Alonso, growth marketing manager de Grover. De este modo, si alguien quiere el último dispositivo móvil de Apple, el iPhone Pro 12, deberá abonar 124,90 euros si decide alquilarlo por un mes y 54,90 euros cada mes si lo va a tener durante todo el año. Un modelo que se repite con cualquier producto. Cuanto más tiempo dure el renting, más barato. Grover ya cuenta con un catálogo de más de 500 productos entre los que destacan móviles, ordenadores, drones, pero también aspiradoras, alarmas de seguridad y relojes inteligentes.

Pero, ¿y qué pasa si un producto se estropea mientras está en poder del cliente? Ante esto Grover cuenta con lo que denominan como 'Grover Care', un seguro con el que la plataforma se hace cargo de hasta el 90% de los costes de reparación por defectos técnicos, roturas de pantalla, daños de agua o signos graves de uso. "El cliente no tiene que coger un seguro por su cuenta. Va incluido en el precio de la suscripción".

Recién llegado a España

Hace tres meses que esta empresa aterrizó en España, pero ya es una vieja conocida en Austria, Países Bajos y Alemania, donde se fundó en 2015. Todos ellos países con una mente muy abierta respecto al renting, por eso su llegada a España, un mercado más conservador, significaba un reto tan mayúsculo. "Teníamos que validar que el público español era receptivo a este tipo de cambios", explica. Y según cuenta Alonso así ha sido, ya que en los tres meses que lleva Grover en España, la plataforma ha tenido una proyección mucho mejor a la esperada.

Alonso reconoce que la pandemia ha sido un revulsivo para su proyecto, ya que la crisis sanitaria ha hecho que cambien las prioridades para la mayoría de los ciudadanos. "Tras la pandemia el trabajo es mucho más flexible, no sabes dónde vas a estar mañana, con lo cual ahora el panorama es muy distinto al de hace 10 años y toda esa flexibilidad también se nota en el alquiler vs compra. (...) Se está produciendo un cambio coyuntural en toda la sociedad española y al final eso se extrapola a la tecnología", comenta Alonso que en su opinión considera que este cambio en los hábitos de consumo ha llegado para quedarse. "La compra de un dispositivo te ata a él aunque se quede desactualizado", comenta.

No obstante, Alonso asegura que en este punto también reside la principal debilidad del proyecto. Aunque se esté produciendo un cambio en la forma de consumir de los ciudadanos aún existe bastante reticencia al modelo de renting. "Aún falta que mucha gente lo valore como una alternativa, las personas no tienen en su cabeza este modelo de consumir", se lamenta Alonso a la vez que afirma que "nosotros buscamos que la gente valore este modelo como una alternativa real a la compra".

Con fines sostenibles

Noticias relacionadas

Por otro lado, según explica Alonso, Grover es un proyecto que contribuye al cuidado del medio ambiente a través de la reutilización del producto. "Nuestros dispositivos se ponen en recirculación y esto tiene un impacto ecológico ya que son usados por 3 o 4 personas antes de terminar su ciclo de vida", cuenta y pone esta idea en contraposición a aquellos ordenadores, móviles o tablets que se adquieren y pasados unos años "se quedan cogiendo polvo en un cajón y al final se convierten en un desperdicio tecnológico".

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Temas

Empresas